China Hoy pierde a su pionero en México y Latinoamérica

129

La excelente y prestigiada revista China Hoy pierde a su pionero en México y América Latina, señor Wu Yongheng. Él sembró lazos de amistad, cordialidad y periodísticos a lo largo de cuarenta y cinco años de ejercicio profesional, abrió brechas e hizo caminos transitables de información, comunicación y entendimiento entre naciones e instituciones. Sus relaciones humanas no tuvieron fronteras para proyectar a la nueva República Popular China en el mundo.

Llegó a México en 2004 a dirigir la revista China Hoy, filial latinoamericana de China Today, y desde entonces supo entender a los mexicanos y latinoamericanos e hizo muchos amigos a quienes prodigó atenciones, respeto y servicios de intercambio informativo con Notimex, revista Macroeconomía, Radio en Línea y otros medios. Contribuyó a los intercambios culturales de periodistas chinos y mexicanos, por lo que obtuvo el nombramiento de único miembro honorario vitalicio extranjero del Club Primera Plana y de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos (Fapermex) donde gozó de gran estimación y reconocimiento.

Quienes conocieron su bondad, trabajo incesante, cordialidad y capacidad de diálogo con sus colegas periodistas y personalidades de gobiernos, legisladores, empresarios, académicos, profesores, estudiantes, autores de arte, ciencias, tecnologías y un sinnúmero de otras actividades humanas se conmovieron por el paro cardíaco repentino que segó su vida a los 68 años, el 18 de marzo de 2013, en su domicilio en la Ciudad de México.

A fin de que pudieran trasladarse de Beijing a México, su esposa Jiang Jingli, su hijo y un hermano, así como altos directivos del Grupo de Publicaciones Internacionales de China (CIPG), el cuerpo permaneció embalsamado varios días. Las honras fúnebres tuvieron lugar el domingo 24 del actual mes, a las 11:00 horas, en la Agencia Funerarias J. García López, en Versalles y general Prim.

Ahí acudieron el embajador de China en México, señor Zeng Gang, los representantes del Presidente Enrique Peña Nieto y del ex presidente Luis Echeverría Álvarez, Diego Gómez y Jorge Nuño Jiménez, respectivamente, quienes hicieron llegar las condolencias y arreglos florales, así como asistieron innumerables miembros de la colonia china en nuestro país, y los provenientes de la RPCH.

El embajador Zeng Gang, al dirigir unas palabras en las exequias, así como el periodista y cronista radiofónico Teodoro  Rentería Arróyave, presidente vitalicio de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos y del Club Primera Plana; el señor Hu Baomin, presidente corporativo de China Hoy; Guo Xiaoyong, vicepresidente ejecutivo del Grupo de Publicaciones Internacionales de China, mostraron su pesar por la pérdida del señor Wu Yongheng, “quien fue un maestro muy querido, un amigo sincero y colega muy cordial”.

SEMBLANZA

Hicieron una semblanza del doctor Wu Yongheng en la que destacaron que al terminar la secundaria en su país fue enviado a estudiar a Cuba, convirtiéndose en uno de los primeros alumnos que viajaron a América Latina, después de la fundación de la República Popular China. Años después empezó a trabajar en la Agencia de Noticias Internacionales Xinhua, en 1970, donde cumplió ampliamente con éxito las tareas encargadas por sus jefes en toda América Latina. En 2004, cuando ocupaba la subdirección de asuntos internacionales de Xinhua y por sus méritos profesionales fue contratado por la revista China Hoy, que se edita en seis idiomas, entre ellos el español, para hacerse cargo de la dirección de la filial latinoamericana con sede en México, a la que hizo crecer y fortalecerse en nueve años, tiempo en que sembró amistad y cariño entre los mexicanos en toda la república.

Trabajó en varios países de América Latina, donde hizo muchos amigos al realizar un sinnúmero de entrevistas y reportajes en esta región y contribuyó a profundizar el conocimiento y la amistad de los pueblos chino y latinoamericanos.

El señor Wu fue conocido como “embajador civil” porque amó a México, América Latina y a su país. Realizó infinidad de conferencias y exposiciones de China en México y cultivó relaciones culturales y periodísticas incansablemente. Hay que dejar claro que vivía solo en un departamento en la colonia Cuauhtémoc. Tiene una hermana, señora Xian, a quien conocemos y platicamos con ella el sábado 23 de marzo, dijo que se veían eventualmente y comían juntos. “La última vez fue quince días antes de su deceso, no sabía que estuviera enfermo”. Una vez al año, o más tiempo cuando podía, el señor Wu viajaba a China a visitar a su familia, por lo que antepuso el deber periodístico al valor y calor humano familiar; a cambio se nutrió del afecto de las amistades que lo compensaron y ahora éstas resienten su ausencia y el dolor silencioso de no volver a verlo. Será bien recordado siempre y desde estas líneas de Macroeconomía se le dice: ¡Señor Wu, descanse en paz!

Por Alfonso Fernández de Córdova M.




Agregar un comentario