“Los trabajadores petroleros apoyamos las medidas modernizadoras del Presidente Peña Nieto”: Carlos Romero Deschamps

428

Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos; Licenciado Miguel Márquez Márquez, Gobernador Constitucional del Estado de Guanajuato; Licenciado Pedro Joaquín Coldwell, Secretario de Energía y Presidente del Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos; Licenciado Miguel Angel Osorio Chong, Secretario de Gobernación; Licenciado Luis Videgaray, Secretario de Hacienda; Señores Secretarios de Estado que nos acompañan; Maestro Emilio Lozoya Austin, Director General de Petróleos Mexicanos; Señores Gobernadores de entidades vecinas que nos acompañan esta tarde. Bienvenidos a Salamanca; Representantes de los Poderes Legislativo y Judicial que también hoy nos acompañan; Autoridades civiles y militares; Señores Presidentes Municipales del Estado de Guanajuato, Amigos y compañeros funcionarios de Petróleos Mexicanos; Compañeros funcionarios de nuestro organismo sindical; Distinguidos invitados; Compañeras y compañeros petroleros; Señoras y señores:

En unas horas más se cumplirán 75 años de uno de los acontecimientos más brillantes de la historia reciente de nuestro País.

Hoy recordamos un episodio de nuestra historia que, tal vez, es de los pocos que de manera unánime ha hermanado a los mexicanos, de tal forma que no hubo lugar a discusiones, disputas o desencuentros y sí, en cambio, concitó el respaldo entusiasmado y generoso de todos los sectores de la sociedad.

Ese brillante momento de nuestra industria que hoy recordamos: la Expropiación Petrolera, destacó algunas de las mejores  prendas de nuestra sociedad.

Mostró la dignidad y fortaleza de los trabajadores en defensa de sus legítimas aspiraciones de justicia laboral.

Permitió que brillara la valentía y sensibilidad de un Presidente de la República que supo entender que su compromiso fundamental era con el interés nacional y exhibió, para sorpresa del mundo, que aun las condiciones más adversas y las carencias más desarmantes son superables cuando existe la decisión de un pueblo de darle rumbo a su destino y respaldo a su gobierno.

Vale por ello recordar en este 18 de marzo a los destacados protagonistas de aquel magnífico episodio.

Nuestro recuerdo emocionado a todos los integrantes del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, cuya actitud combativa en 1938 supo despertar el fervor de todo un pueblo en defensa de su riqueza petrolera.

Nuestra admiración perenne, permanente al General Lázaro Cárdenas del Río, quien como Presidente de la República comprometió su decisión a la voluntad de su pueblo y a la solidez de sus Instituciones.

Y sobre todo, nuestra gratitud permanente a esa generación de mexicanos que decidieron apostar su futuro a sus propias fuerzas y a su compromiso con el País.

Nacida apenas tres meses después de aquellos acontecimientos nuestra emblemática y querida empresa Petróleos Mexicanos, vivió durante sus primeras décadas de existencia y hasta finales de los años setentas, una etapa de crecimiento y maduración tanto técnica como administrativa.
En esa última década se construyeron las tres más recientes refinerías con que contamos, así como los grandes Complejos Petroquímicos del Sureste del País y se descubre el yacimiento Cantarell que nos coloca en el escenario mundial como importantes productores  de crudo. Se crea, inclusive, con visión estratégica, una importante Institución de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico que después sería paulatinamente desplazada por  consultoras externas y que esperamos  pronto recupere su presencia a favor de la Industria Petrolera Nacional. Por supuesto me refiero al Instituto Mexicano del Petróleo.

Pemex ha sido, sin duda,  el gran detonador del desarrollo nacional y regional y, durante décadas, la garantía de la estabilidad económica del País.

La monumental  cantidad de recursos  que ha aportado a lo largo de los años, de manera directa  e indirecta, a favor  de todos los mexicanos, contrasta con la mezquindad con que diversas voces juzgan un desempeño que siempre ha sido en beneficio de todos los mexicanos, sin distingo. Pemex sigue siendo una empresa vigorosa y productiva.  Ello se debe, fundamentalmente, al esfuerzo cotidiano de todos sus trabajadores de confianza y sindicalizados, quienes con enorme compromiso mantienen a Petróleos Mexicanos como pilar de nuestra estabilidad. Señoras y Señores:

Hoy nuestro País y el mundo en nada se parecen a lo que eran hace 75 años. Sin embargo, la más importante lección que aquel episodio nos deja es la manera de cómo enfrentar un reto mayúsculo.

A lo largo de más de siete décadas nuestra industria petrolera nacional ha conocido situaciones brillantes y otras muy complicadas.

En los últimos meses tuvimos dos acontecimientos dramáticos: uno en el Complejo Procesador de Gas Burgos y el otro, aún más  inesperado por el lugar donde sucedió, el Centro Administrativo de la Ciudad de México, que nos actualizaron de manera conmocionante las características de la industria en la que laboramos.

Nos recordaron de la exigencia y de la peligrosidad de la industria, pero sobre todo, nos recordaron la responsabilidad y valentía con que el trabajador petrolero desarrolla su tarea cotidiana.

A la conmoción y dolor naturales ante los acontecimientos siguió la reanudación de las actividades con la decisión y compromiso de siempre. Reciban por ello, desde aquí, todos nuestros compañeros, mujeres y hombres del Petróleo, nuestro más amplio reconocimiento por su encomiable, aunque anónima, labor que sostiene el caminar de la Industria.

Para ustedes y para los compañeros que representan, nuestro reconocimiento.

A quienes vivieron la tragedia de perder  un ser querido o de sufrir de manera personal alguna afectación, nuestro abrazo fraterno y solidaridad permanente.

Por supuesto, nuestro aprecio a todos aquellos trabajadores que de manera espontánea e inmediata acudieron en auxilio de sus compañeros en desgracia y especialmente a nuestras compañeras y compañeros de los servicios de salud de Petróleos Mexicanos, enfermeras, médicos y demás trabajadores que con enorme vocación atendieron a las víctimas del desafortunado incidente.

Nuestra gratitud a la sociedad civil que de igual manera reaccionó formando rápidamente cadenas de abastecimiento de agua y alimentos para las brigadas de auxilio.

A todas las autoridades del Gobierno Federal y del Gobierno de la Ciudad de México que con toda oportunidad acudieron para atender tan sorpresivo acontecimiento.

Nuestra especial gratitud al señor Presidente de la República, nuestro amigo, el licenciado Enrique Peña Nieto, quien con sensibilidad y calidez supo hacer patente todo su apoyo, lo mismo con su presencia personal que con sus instrucciones a las diferentes dependencias responsables de la atención al siniestro.

Esta acción, como muchas otras en el corto lapso de esta Administración, confirman la llegada a la Presidencia de la República de un joven político con gran sensibilidad personal y una clara visión institucional.

Señor Presidente:  queremos patentizarle que hoy, 17 de marzo, aquí en la Refinería Antonio Manuel Amor, nos sentimos muy orgullosos de festejar un aniversario más de la Expropiación Petrolera en esta tierra guanajuatense y reiterarle, señor Presidente, nuestro afecto y nuestro respeto.

Ya queríamos que nuestro Presidente estuviera en un evento con sus amigos los trabajadores petroleros.

Reiteramos nuestra confianza en que con su liderazgo, alejado de recelos y dogmatismos, se recupere el clima de concordia nacional indispensable para reencontrar nuestra visión de futuro.

Queremos un Pemex fuerte, eficiente y competitivo que desarrolle  todo su potencial y aproveche todos sus recursos, tanto técnicos como materiales, y sobre todo sus recursos humanos aquí representados.

En abono de ello estamos comprometidos a respaldar a la Administración del Presidente Peña Nieto en su proyecto modernizador de Petróleos Mexicanos que permita consolidar su posición de Empresa líder en el mundo.

Para los trabajadores petroleros es muy gratificante constatar el clima de colaboración que sigue creciendo en el País alrededor de su Presidencia a partir del primer gran compromiso nacional establecido en el Pacto por México.

Por ello, apreciamos enormemente la asistencia de los distinguidos invitados a este evento eminentemente petrolero; a los señores Secretarios de Estado; a los señores Gobernadores, particularmente a nuestro amable anfitrión, licenciado Miguel Márquez Márquez, Gobernador del Estado de Guanajuato; a los representantes de los Poderes Legislativo y Judicial, a todas las autoridades civiles y militares que nos acompañan y, por supuesto, a todos mis compañeros Secretarios Generales de las 36 Secciones que conforman nuestra Organización Sindical, especialmente a nuestro anfitrión, nuestro amigo Secretario General de la  Sección 24, mi compañero Fernando Pacheco Martínez.

Señor Presidente: pronto, iniciaremos los trabajos de la Revisión de nuestro Contrato Colectivo de Trabajo. Confiamos plenamente en que la relación de transparente colaboración que rápidamente hemos establecido con nuestro Director General, Maestro Emilio Lozoya Austin desde su arribo a esa importante responsabilidad, nos permita encontrar caminos de entendimiento que satisfagan el interés de la institución por fortalecer su desempeño operativo y eficientar sus tareas administrativas. Asimismo, atender las legítimas aspiraciones de los trabajadores petroleros por mejorar sus condiciones laborales.

Para ello, señor Director, encontrará en nosotros una actitud franca y de plena colaboración; sabedores de los muy importantes retos que tiene Petróleos Mexicanos en su futuro.

Confiamos que, como todos sus trabajadores,  otros sectores de la sociedad también reconozcan la nobleza mostrada por Petróleos Mexicanos a lo largo de tres cuartos de siglo de existencia y la aportación permanente que ha hecho a favor del desarrollo del País con la participación del esfuerzo  cotidiano de sus trabajadores.

Nosotros estamos puestos a redoblar el esfuerzo y renovar nuestro compromiso, asumir nuestra responsabilidad y buscar la excelencia.

Confiamos en que pronto muchos mexicanos más, junto con nosotros, asuman que como lo descubrimos los trabajadores petroleros hace más de 75 años, siempre:

“Unidos Venceremos”.




Agregar un comentario