Muestra carácter Peña Nieto y aplica la ley

263

La aprehensión de la Maestra Elba Esther Gordillo en el aeropuerto de Toluca, el martes 26 en la tarde, conmovió a la opinión pública mexicana; el Procurador General de la República, Lic. Jesús Murillo Karam apareció en la televisión acusándola de desvíos de fondos sindicales y violación a la Ley Contra el Crimen Organizado. Esa misma noche “la Maestra” fue trasladada al Reclusorio Femenil de Santa Martha Acatitla y al día siguiente, miércoles 27, la Profesora Elba Esther fue presentada ante su Juez, en el Reclusorio Oriente, acompañada de tres de sus socios o ayudantes.

Este golpe sorpresivo fue en general bien recibido por los sectores productivos y académicos del país, así como por los partidos políticos nacionales, excepto el PANAL, que es el instituto político fundado por “la Maestra”.

Antes de ser aprehendida, cuando la profesora Elba Esther Gordillo llegó a la ciudad de Toluca procedente de California, EUA, tenía como destino incorporarse al día siguiente a la Ciudad de Guadalajara para asistir a una reunión del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación, donde se plantearían las estrategias de ese gremio para resistir y combatir los términos de la Reforma Educativa, que un día antes había promulgado el Presidente Enrique Peña Nieto.

Para los estudiosos de la política mexicana, el error grave cometido por la Profesora Elba Esther fue el oponerse a la aplicación de una Reforma Educativa que ya había sido aprobada por el Congreso de la Unión y por la mayor parte de las legislaturas de los Estados, con lo cual había entrado ya en vigor el día 25 de febrero.

Lo curioso es que la oposición a la Reforma Educativa provenía de dos flancos: tanto del sindicalismo encabezado por “la Maestra” Elba Esther Gordillo Morales, lideresa vitalicia del SNTE, como por lo que se llama “el magisterio disidente” organizado en la CNTE un organismo magisterial que opera en los Estados pobres del Centro y Sur del país: Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Michoacán, Morelos, Veracruz y otros.

La Reforma Constitucional que estableció la Reforma Educativa pretende reordenar la educación en todo el país y volverla a poner bajo la rectoría del Estado Mexicano, al que la educación pública se le había salido de las manos durante los regímenes del PAN encabezados por Vicente Fox y Felipe Calderón que extrañamente se aliaron a “la Maestra” Elba Esther Gordillo, en búsqueda de votos y apoyos populares.

Fue exactamente Elba Esther Gordillo la que ayudó a Vicente Fox a llegar a la Presidencia de la República en contra de Roberto Madrazo, quien el año 2000 fue el Candidato Presidencial del PRI; y todavía más en el año 2006, Elba Esther Gordillo apoyó y ayudó abiertamente a Felipe Calderón en las urnas y en todo tipo de actos políticos, con lo cual, tanto Calderón, como antes Fox, quedaron absolutamente comprometidos con la maestra Elba Esther Gordillo, quien los presionó y hasta los chantajeó en repetidas ocasiones, logrando élla numerosas posiciones de poder como el ISSSTE, la Lotería Nacional, la Subsecretaría de Educación Pública e innumerables canonjías, que incluyeron entregas de cientos y hasta miles de millones de pesos para fondos sindicales extras, complementados hasta con regalos de camionetas “Hummers”, como las que le regaló Fox casi al final de su sexenio.

La canonjías que recibió de los gobiernos de Vicente Fox y de Felipe Calderón fueron tantas y tan grandes, que la maestra Elba Esther Gordillo se sintió verdaderamente intocable y dueña de la situación tanto, que llevó al banquillo de los acusados al ex director del ISSSTE, Miguel Angel Yunes, quien para defenderse denunció que Elba Esther Gordillo le había pedido un subsidio mensual de 20 millones de pesos, procedentes de fondos del ISSSTE, para subsidiar a su nuevo partido político, fundado por élla y encabezado por su hija, denominado, el PANAL.

La enorme cantidad de dinero recibido por Elba Esther Gordillo de parte de sus nuevos y postizos aliados Vicente Fox y Felipe Calderón, llevó al periódico norteamericano The New York Times a calificar a Elba Esther Gordillo como una mujer poderosísima, que manejaba a diario varios millones de dólares en su quehacer político.

FRACASO SU INTENTO DE ALIARSE AL PRI

Al vislumbrar la derrota del PAN para las elecciones del 2006, desde principios de ese año y aun antes, en los finales de 2005, Elba Esther Gordillo intentó aliarse al PRI, bajo la Presidencia de Humberto Moreira, pero pedía tanto en su ambición, que su ofrecimiento no fue aceptado.

Pocos años antes, Elba Esther había logrado, en el régimen de Felipe Calderón, que el IFE admitiera como partido político a una formación fundada y establecida por la maestra Elba Esther Gordillo, que recibió el nombre de PANAL (Partido Nueva Alianza), con lo cual Elba Esther consolidaba e institucionalizaba su participación en la política nacional a través de todo un partido político, algo que ningún sindicato del país había logrado antes, en cuyo proyecto, obviamente, estuvo presente la aquiescencia de los gobiernos panistas, que la consideraron siempre como una aliada: baste recordar los abrazos y besos que se daba Elba Esther con Martha Sahagún, en repetidos actos públicos y sobre todo en el día del Maestro, en el Auditorio Nacional.

EL ERROR DE ELBA ESTHER

Todo ese poder económico y político que había acumulado, y que llevó a Elba Esther Gordillo a decir, en su polémica contra Miguel Angel Yunes, que “gracias a mí Calderón llegó a la silla”,  hizo que la maestra, como se dice en la jerga política, “perdiera el piso”, y pensó que podría presionar y chantajear al nuevo gobierno de Enrique Peña Nieto a fin de frenar la Reforma Educativa. Ese fue su error.

Nunca entendió la profesora Elba Esther Gordillo que la Reforma Educativa nacional se había convertido en una necesidad para el progreso de México, ya que en los últimos dos sexenios, gobernados por el PAN, el país había caído a sus peores niveles en materia educativa y hasta científica, situación que no podía prolongarse por más tiempo.

Se sabe que Elba Esther Gordillo fue llamada a negociar con el gobierno; pero infortunadamente no entendió la situación y no tuvo consejeros que le pudieran advertir lo que estaba pasando: élla tenía que aceptar la Reforma Educativa, con todo lo que implicaba para su pérdida de poder o vendría lo peor para élla, lo cual ocurrió.

ENRIQUE PEÑA NIETO APLICÓ “LA RAZÓN DE ESTADO”

Apegándose a la ley, sin violar procedimientos, para que Elba Esther Gordillo Morales tenga el “debido proceso” y no ocurra lo del caso de Florence Cassez, el Gobierno no grabó documentales o películas para la televisión como ocurrió con la francesa en el sexenio antepasado de Fox.

El Gobierno de Enrique Peña Nieto sólo se limitó a aplicar las leyes vigentes: hubo una Razón de Estado de por medio.

Por el Lic. Mauro Jiménez Lazcano, Director General de la revista Macroeconomía




Agregar un comentario