Fundación Carlos Slim y la Fundación Bill Y Melinda Gates apoyan proyecto ambicioso de investigación Agrícola

283

El Batán, Texcoco, Estado de México.- Al inaugurar el nuevo complejo del Centro Internacional de Mejoramiento del Maíz y Trigo (CIMMYT) en Texcoco, Estado de México, la Fundación Bill & Melinda Gates y la Fundación Carlos Slim, reafirmaron su apoyo a la investigación de vanguardia. Con nuevas obras que tuvieron un costo de 25 millones dólares, este complejo con tecnología de punta en biociencia, está situado a tan sólo 45 kilómetros de la Ciudad de México.

El Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo –CIMMYT- desarrolla desde hace dos años un impresionante proyecto titulado descubriendo la biodiversidad genética de las semillas; en este proyecto se han generado poco más de 10 millones de millones de datos, todos ellos producto de investigaciones realizadas por científicos nacionales y extranjeros; con lo cual se coloca a México en el mapa global de la investigación de vanguardia en el ramo agrícola, pues se encamina a logar desarrollar programas de alimentación global para apoyo a naciones en pobreza y bajo nivel de tecnología.

Este complejo de biociencias permitirá a los investigadores acelerar la reproducción de estas importantes semillas, gracias a la caracterización más precisa de sus rasgos genéticos, así como su tolerancia al calor y las sequías, su resistencia a plagas y enfermedades, sanidad de la semilla, así como las propiedades nutricionales de los granos y la calidad industrial.

Se está generando un Tsunami de datos, lo que deriva en un clamor por parte del CIMMYT y una preocupación ya que en la actualidad se ha detectado una deficiencia de científicos jóvenes  en investigaciones agrícolas especializadas, para esto se ha propuesto el desarrollo de un post Grado en México que brinde generaciones nuevas de científicos para el campo.

En la actualidad se ha logrado reunir un acervo de 10 mil granos y semillas en el Centro de Investigación, para logar integrar un catálogo de semillas, que permita la identificación de semillas más resistentes a las condiciones ambientales extremas como la sequía y la falta de lluvia, abonos, plagas etc.

El centro logra enviar semillas  del banco de germoplasma a más de cien países en el mundo anualmente; de tal modo 70% de las semillas de maíz en el mundo contienen germoplasma del CIMMYT y 30% de trigo.

El CIMMYT fue cuna de la Revolución Verde en los años 60 y ahora, con esta alianza, se impulsa sustancialmente la productividad agrícola por medio de infraestructura de vanguardia y mayor capacidad de investigación. El complejo está formado por invernaderos altamente especializados para realizar fitomejoramiento y experimentos con patógenos que pueden causar pérdidas devastadoras en los cultivos de maíz y de trigo. Una extensión de aproximadamente 5,500 m2 de los nuevos laboratorios se utilizará para una serie de proyectos de investigación innovadora que incluye, por ejemplo, el Laboratorio de Calidad Nutricional de Maíz, destinado al análisis de los nutrientes que se utilizan en los procesos de biofortificación de maíz destinado a mejorar la salud humana.

Para los productores del campo se diseñó una plataforma de investigación enfocada a lograr un mayor ingreso al productor con un menor impacto al medio ambiente basada en un sistema que soporta mejor la semilla al medio ambiente extremo o de cambios extremos del clima con lo que se invierte menos dinero, se logran mejores cosechas y más ganancias al bolsillo del productor.

Hombres de bien, que hacen el bien a la humanidad: Bill Gates y Carlos Slim; Eruviel Avila, Gobernador del Estado de México

Carlos Slim señaló: “Esta alianza para impulsar la investigación y el desarrollo en el CIMMYT, con la colaboración de científicos nacionales y extranjeros dedicados a la mejora de semillas y a la generación de técnicas más eficientes, es el eslabón para trasladar este conocimiento en todo el mundo a todos los productores agrícolas, especialmente a los pequeños y medianos, así como para impulsar el crecimiento económico, el empleo, la autosuficiencia alimentaria y las exportaciones del sector. “

“Estamos entusiasmados por esta alianza,” -dijo Bill Gates, co-presidente de Bill & Melinda Gates Foundation. “Al reunir la experiencia colectiva de cada una de nuestras organizaciones, podemos impulsar nuevas innovaciones, la transformación de las vidas de los agricultores en México y el resto del mundo. La inversión en el desarrollo agrícola es una de las inversiones de ayuda más eficaces que podemos hacer, lo cual permitirá a las familias de agricultores pobres cultivar y vender más alimentos, y construir comunidades autosuficientes y más prósperas.

El impacto del compromiso que hoy realizan ambas fundaciones trascenderá las fronteras de México. Esta nueva infraestructura permitirá la incorporación de un mayor número de investigadores nacionales y extranjeros en programas que influyen en la agricultura de todo el mundo. Complejos procesos que requieren equipo de alta especialidad y las más modernas herramientas, podrán realizarse en este campus, a menores costos, lo que posicionará a México en un papel estratégico en la región. Se estima que las actividades de capacitación del CIMMYT se duplicarán, ya que también se incrementó la disponibilidad de habitaciones, aulas y espacios adecuados para seminarios y talleres.

Seremos testigos de la introducción de prácticas agrícolas modernas y más sustentables, como la agricultura de precisión y la agricultura de conservación, respaldada por las tecnologías de telefonía inteligente en los campos de los agricultores y herramientas digitales en los laboratorios, que nos darán acceso a la diversidad genética del trigo y el maíz, para ayudar a las comunidades agrícolas más pobres del mundo”, señaló el Dr. Thomas Lumpkin, Director General del CIMMYT.

“Cabe señalar que en México, la SAGARPA y el CIMMYT colaboran con el programa Modernización Sustentable de la Agricultura Tradicional (MasAgro), en el que convergen, con un horizonte multianual, estos propósitos de estudio y práctica”, destacó el Secretario de Agricultura, Lic. Enrique Martínez y Martínez.

Hoy, con el apoyo de ministerios de agricultura, como la SAGARPA en México, y de comprometidos aliados del sector privado, el CIMMYT está a la vanguardia del renacimiento de la investigación agrícola.

“Hombres de bien, que hacen el bien a la humanidad: Bill Gates y Carlos Slim”; externo Eruviel Avila, Gobernador del Estado de México al destacar la labor de apoyo a la ciencia y la tecnología en el país de los dos hombres más ricos del mundo según Forbes.

Acerca del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo, CIMMYT

El Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (conocido como el CIMMYT) es un organismo sin fines de lucro que se dedica a la investigación y capacitación agrícola. El Centro trabaja para incrementar en forma sostenible el rendimiento de los sistemas de producción de maíz y trigo de pequeña escala para combatir así la pobreza y el hambre en los países en vías de desarrollo.

El CIMMYT cuenta con el banco de semillas con las colecciones de maíz y de trigo más grandes del mundo y es reconocido a nivel internacional por ser el lugar donde inició la Revolución Verde, que ayudó a salvar millones de vidas en Asia en los años 60. Este hecho valió el Premio Nobel de la Paz 1970 al Dr. Norman Borlaug, el investigador del CIMMYT que desarrolló las variedades de trigo enano que contribuyeron a evitar hambrunas en el subcontinente asiático.

El CIMMYT es miembro del Grupo Consultivo de Investigación Agrícola Internacional (CGIAR, por sus siglas en inglés) y recibe fondos de gobiernos nacionales, fundaciones, bancos de desarrollo y otras instituciones públicas y privadas.

Desde 1966, el CIMMYT tiene sus oficinas centrales a nivel mundial en Texcoco, Estado de México, y cuenta con 5 estaciones experimentales en 4 entidades de la República. Tiene además oficinas en 19 países, la mayoría en Asia y África. Sus más de 180 científicos a nivel internacional trabajan actualmente en más de 150 proyectos de investigación que tienen impacto en al menos 30 de los países más afectados por el hambre y el rezago en la producción de alimentos.

Por Enrique Ramírez Aldana, Subdirector de Macroeconomía




Agregar un comentario