Entra México a la Cultura de la Legalidad

138

Cuando el Presidente Enrique Peña Nieto salió en cadena nacional de radio y televisión la noche del miércoles 27 de febrero para hablar del asunto de Elba Esther Gordillo, estaba anunciando la entrada de México a una nueva etapa de Cultura de la Legalidad, de vigencia del Estado de Derecho, de aplicación judicial del Debido Proceso y de respeto a los Derechos Humanos de las personas que son sometidas a procedimientos judiciales, sin distingos de ninguna especie.

La seriedad con que ha tomado el Presidente Enrique Peña Nieto la conducción del país es notable; la pulcritud de sus acciones políticas y señalamientos para la acción de su Gabinete ha sido hasta el momento intachable; así lo demuestra la aceptación que su actuación pública está obteniendo de la opinión de los diversos sectores del país.

“Nadie por encima ni al margen de la ley”, esa es la consigna del actual Primer Mandatario de la Nación.

El hecho de que nuestro país inicie una nueva etapa de Cultura de la Legalidad es sumamente importante, porque es la base para el despegue económico, educativo, científico y político, que nos lleve a un nuevo nivel de competencia en el terreno internacional y para que en lo interno la población y todos sus sectores sociales encuentren mejores niveles de vida y oportunidades de desarrollo en todos los campos.

Si eso sólo lograra Peña Nieto en su Sexenio sería un gran triunfo: el establecimiento de un verdadero y real Estado de Derecho, para darle vida nacional a la Cultura de la Legalidad, que es la única forma en que los mexicanos podremos convivir mejor y más productivamente, en un estado de paz social y de respeto mutuo, así como de respeto  a las instituciones nacionales.

El Estado de Derecho y la Cultura de la Legalidad cambiarán el rostro de México ante las naciones; nos darán una nueva imagen a los mexicanos ante el mundo y nos convertirán en la potencia económica y social que podemos ser, para el bienestar de todos los sectores nacionales, sobre todo de los más rezagados.




Agregar un comentario