El DF se convertirá en Ciudad–Estado. Se someterá la Reforma a Consulta Ciudadana

444

Elegantemente vestido, el licenciado Porfirio Muñoz Ledo, hombre político desde siempre, probablemente el de mayor experiencia en servicio activo, nos recibe en su despacho particular junto al World Trade Center, desde cuya terraza domina el panorama de la Ciudad de México y dice estar confiado en que el DF se transformará en una Ciudad-Estado, que ofrezca todos los derechos a sus ciudadanos y que también sea una entidad federativa similar a los Estados de la República, y que cuente con una Constitución Política propia, como el resto de las entidades federativas del país.

“Los habitantes del Distrito Federal no tienen por que ser ciudadanos de segunda; ya es tiempo de modernizar el estatus político de la Ciudad de México Distrito Federal, para equipararla al resto de las entidades de la República”.

Porfirio Muñoz Ledo, político y politólogo, que ha estado en todas las transformaciones políticas del México moderno, desde 1970 a la fecha, expresa su confianza en que el cambio constitucional que requiere el nuevo estatus del Distrito Federal para llevarlo a ser una Ciudad-Estado, se realizará  porque así lo exigen las necesidades de la administración pública y los ciudadanos de esta entidad de la República; ni los gobiernos locales ni los ciudadanos pueden permanecer  en una segunda categoría respecto al resto de las entidades de la República.

Se requiere que el Distrito Federal tenga un gobierno de cercanía; que los ciudadanos tengan un acceso mucho más directo a las autoridades y que pueda haber un diálogo y una interacción fácil entre los ciudadanos y la autoridad.

De la misma manera es necesario que el Gobierno del Distrito Federal, al transformarse en un gobierno de Ciudad-Estado no tenga los candados administrativos y políticos que ahora tiene.

Porfirio Muñoz Ledo, el Hombre de la Transición Política de México, por haber generado y participado activamente en la transformación democrática de los últimos cuarenta años en nuestro país, se muestra confiado en que el proyecto de Constitución Política de la Ciudad de México Distrito Federal se logrará, ya que es ahora la única entidad de la Federación que no tiene Constitución propia, lo cual evidentemente es una anomalía que limita los derechos de los habitantes de la Ciudad de México así como de las fuerzas productivas que en ella laboran.

“Con la nueva Constitución de la Ciudad de México-DF, será posible tener un Gobierno de Proximidad, a favor de los ciudadanos”, dice.

“Claro que para todo esto, el Jefe de Gobierno, Miguel Angel Mancera, dice Porfirio Muñoz Ledo, convocará a una consulta popular en la que, estamos seguros, participará la gran mayoría de los ciudadanos del actual Distrito Federal”.

EL DF SERA UNA CIUDAD-ESTADO

Esta es la entrevista de Macroeconomía con el Comisionado para la Reforma Política del DF, Lic. Porfirio Muñoz Ledo, el 8 de febrero de 2013:

– Pregunta del Lic. Mauro Jiménez Lazcano, Director General de Macroeconomía: ¿El Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Lic. Miguel Angel Mancera extiende este proyecto a una Consulta Popular?

– Respuesta, del Lic. Porfirio Muñoz Ledo, Comisionado para la Reforma Política del DF: “Así es, así lo ha declarado el Jefe de Gobierno el 5 de febrero y ha tenido una respuesta inmediata de las organizaciones no gubernamentales, que son más de 70, que piden su participación en el proceso: este debe ser una nueva asunción de los ciudadanos respecto a su propio futuro.

“Para la Jefatura de Gobierno, para el doctor Miguel Angel Mancera, esto representa una oportunidad y una prioridad trascendentes para la vida de la ciudad”.

– P.- ¿Cómo se reflejaría este cambio del estatus político y jurídico del Distrito Federal en la administración pública y en sus propios habitantes?

– R.- “La sociedad, los habitantes del DF, deben estar conscientes de que a pesar de los avances en sus derechos que se han tenido en las últimas administraciones, particularmente las administraciones de izquierda, esos derechos tienen que ser consagrados en una Constitución Local; y tienen que ampliarse y tiene que acercarse el Poder público a la población; aspiramos a tener gobiernos de proximidad en la Ciudad”.

– P.- ¿Gobiernos de proximidad, transformando las Delegaciones…?

– R.- “Exactamente; eso está previsto en los dos Proyectos sucesivos de Reforma Constitucional al Artículo 122 que se han presentado”.

– P.- ¿Hacia una forma municipal?

– R.- “Esta es una de las corrientes de pensamiento; pero no sé si sea la predominante; se ha pensado más bien en establecer consejos territoriales, que es equivalente”.

“Sí, el Proyecto habla de una forma equivalente a los municipios, aunque hay quienes creen que debe hacerse una plena municipalización; lo que sí, hay consenso entre los partidos, en la Asamblea de Representantes que firmaron y votaron esta Iniciativa, la última de 2010, es que sí habrá más Demarcaciones Territoriales que lo que son ahora las Delegaciones; algunas tendrán que subdividirse, no sé cuántas; de eso tendrá que hacerse un estudio y también será resultado de la Consulta”.

– P.- ¿Qué grado de avance tiene el Proyecto ahora?

– R.- “El proyecto… bueno, tenemos veinte años en esto: el primer plebiscito en la Ciudad de México sobre la Reforma Política viene del 93’; es más, se va a cumplir en estos días el Vigésimo Aniversario del Plebiscito.

“Luego de lo anterior, vinieron las negociaciones de 1996, en las que logramos la autonomía relativa de la que la Ciudad disfruta; sin embargo, hay algunas cosas que se hicieron, algunos añadidos, diría yo, en las Cámaras, cuando el PRI todavía era partido mayoritario, que redujeron un tanto el alcance de las negociaciones.

“Por ejemplo, nosotros nunca pactamos que el Procurador de la Ciudad y el Jefe de Seguridad Pública, serían ratificados por el Ejecutivo de la Unión; nosotros tampoco pactamos que el Techo de Endeudamiento fuera definido por el Congreso de la Unión.

“Nosotros convenimos que el régimen de competencias de la Ciudad y esto es lo más importante, fuera el mismo que el de los Estados de la República, el previsto por el Artículo 124 de la Constitución; es decir, que el Gobierno Federal sólo podría tener en el Distrito Federal las atribuciones que estén específicamente determinadas por la ley, es decir por la Constitución, y que el resto de las atribuciones, lo que se llama “facultades residuales”, sería ejercido por el Gobierno Local.

“Sin embargo, aparecen estas restricciones que habrá que abolir”.

– P.- Señor Licenciado: ¿Cree Usted que el momento político es propicio para esta Reforma?

– R.- “El momento político que vive el país es propicio para el cambio; para este cambio, no sé si para otros. Hay varios asuntos en la agenda nacional que se va a plantear al Congreso próximamente: el tema de la Energía, el tema de la Reforma Fiscal; tal vez el de Telecomunicaciones; pero este, la Reforma Política en el DF, es un asunto que se considera prioritario, y que debe de tener un espacio propio de negociación; se ha pensado como una Mesa Nacional de Negociaciones, que tenga su independencia respecto de lo demás, porque son cerca de 95 acuerdos distintos, a los que llegaron los tres principales partidos políticos, y de esos, no se trata de que sea como un tren donde un vagón va detrás de otro, sino que se necesita tener mesas centralizadas de negociación”.

– P.- ¿No se sienten o prevén obstáculos que el Gobierno Federal pudiera poner a este cambio, o por parte de estados de la República ú otros intereses públicos o privados que se pudieran sentir lastimados por el cambio de estatus del DF?

– R.- “El doctor Miguel Angel Mancera, Jefe de Gobierno del DF, acaba de declarar que vé un ambiente favorable en el Ejecutivo Federal; que ve una posición favorable del Ejecutivo Federal, y no hemos tenido de parte del PRI, que es el partido actualmente en el poder, ninguna oposición a que se lleven a cabo estos debates, ni a que se pueda avanzar de una manera sustantiva en el Estatuto de la Ciudad de México.

“Así se manifestó en la ocasión, hace un mes o mes y medio, en la que el Jefe de Gobierno tuvo una reunión pública con los coordinadores de los grupos parlamentarios en la Cámara de Senadores”.

– P.- En lo que ahora llaman la hoja de ruta, ¿en donde vamos en este momento?

– R.- “Estamos retomando un proyecto, hay que entenderlo; no estamos comenzando de cero: este proyecto ya tiene diálogos públicos con los actores políticos; ya tiene la designación de una Unidad para la Reforma Política del Distrito Federal, que yo encabezo; ya invité a nombre del Jefe de Gobierno de la Ciudad a una docena de personalidades.

– P.- ¿A partidos políticos?

– R.- “No; es que hay un Consejo de doce personalidades.

“He estado en contacto con los presidentes de las comisiones del Distrito Federal de las Cámaras de Senadores y Diputados; he estado en contacto con varios Delegados y con representantes de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

“El siguiente paso es la instalación del Consejo para la Reforma del Distrito Federal, con el que justamente se va a consultar un plan de trabajo y de acción; y ya está prevista, según lo anunció el propio Jefe de Gobierno del Distrito Federal una Consulta Popular.

“Habremos de convocar a organizaciones civiles”.

– P.- ¿Se pueden saber algunos nombres de los integrantes del consejo que Usted nos menciona?

– R.- “Vamos a esperar un poco hasta que se haga una ceremonia pública”.

– P.- ¿Cuál es el siguiente paso después de la consulta y del funcionamiento del Consejo? ¿Hacia este año pudiera plantearse el proceso legislativo en el Congreso?

– R.- “Este proyecto ya está en proceso, desde septiembre de 2010; ya está la reforma del Artículo 122 de la Constitución; es cuestión de darle para adelante.

“Esto tiene varias etapas:

“La primera es la Reforma Constitucional Federal, que se autorice;

“Lo segundo es el debate y elaboración de la Constitución del Distrito Federal;

“Si el primer paso se da, el objetivo es que esta Ciudad tenga una Constitución propia”.

– P.- ¿La Iniciativa ya no necesita modificación?

– R.- “Eso dependerá del Congreso, si cree que debe adecuarse o no; esta Iniciativa tuvo unanimidad; es decir, todos los partidos representados en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal; luego fue enviada al Senado y en el Senado, un grupo, porque ahora no tiene facultad de iniciativa la Asamblea, un grupo numeroso de senadores la presentó, y ahí está; éllos tendrán que decidir con el Senado si abren a debate la Iniciativa tal como está o si consideran que hay que elaborar otra.

“Yo creo que bastaría con abrir a debate y se podrían hacer, justamente en el curso de la negociación, las adaptaciones que se consideren indispensables.

“También esta Iniciativa está en la Cámara de Diputados, con lo que podrían trabajar eventualmente en Conferencia las dos Cámaras…”

– P.- ¿Cómo ya lo hicieron recientemente?

– R.- “O no; eso no lo vamos a decidir nosotros, que somos muy respetuosos del Congreso de la Unión”.

– P.- Desde luego, en este debate tendrán que darse argumentaciones muy sólidas sobre los cambios.

– R.- “Así es”.

– P.- ¿Podemos conocer algunas?

– R.- “Argumentaciones las hay múltiples; la más importante es que no existe razón de fondo para que los habitantes de esta entidad federativa no tengan los mismos derechos que los habitantes de otros sitios de la República, tan sólo por el hecho de que aquí residen los Poderes Federales.

“Históricamente, desde la creación del Distrito Federal en 1824 ha habido una disminución de derechos constitucionales en la Ciudad (DF), aunque en los últimos años ha habido grandes avances; pero esos grandes avances tienen que reflejarse en una Constitución”.

– P.- ¿Convertir a la Ciudad de México o al Distrito Federal en un Estado?

– R.- “No propiamente.

“Otro argumento, y por eso la consulta Popular resulta importante, que es voluntad de los ciudadanos de esta capital constituirse en una entidad plenamente autónoma con semejantes derechos; no sería ya Distrito Federal en el futuro, porque ya no sería un órgano de la Federación, sino sería Ciudad de México; no se necesita llamarle Estado para que tenga plenos derechos; hay en el mundo muchas ciudades y capitales que son entidades que tienen plenos derechos sin ser necesariamente Estados; en algunos países, como en Alemania, les llaman al estilo tradicional Ciudad-Estado.

– P.- ¿Se está luchando, en el fondo, también porque la Ciudad de México sea una ciudad libre?

R.- “Sí, sí. Yo le llamé en una conferencia “México-Ciudad Libre”; en todos sentidos, porque la Constitución del Distrito Federal, que es el segundo paso, tendería a ser, por la razón de la naturaleza de la capital y los progresos que hemos tenido, la Constitución más avanzada del país; una Carta muy amplia de Derechos Humanos, comenzando por el Derecho a la Ciudad, sobre el cual las organizaciones sociales se han pronunciado con un gran vigor.

– P.- ¿De las constituciones más avanzadas? ¿Se estaría, si estaría señalando un hito nacional, latinoamericano, internacional?

– R.- “Nosotros con este proyecto no queremos ser ejemplo para nadie, en ninguna parte del mundo, pero ya hay ciudades muy importantes de América Latina que tienen su propia Constitución, como la célebre Constitución de Buenos Aires”.

– P.- ¿Nos dice Usted que el Ciudadano del Distrito Federal en el curso del tiempo ha venido perdiendo derechos?

– R.- “No”.

– P.- ¿Aunque recientemente los ha venido recuperando?

– R.- “Claro, desde las negociaciones del 96’”.

– P.- ¿Los retomó?

– R.- “Ya tenemos 20 años de que se hizo el primer plebiscito, vamos a cumplirlos pronto, creo que el mes que entra”.

– P.- Pero es una lucha que necesita su culminación.

– R.- “¡Claro, su culminación! Es la asignatura pendiente de la capital, y así lo ha entendido el doctor Miguel Angel Mancera: con la culminación de un proceso que se inició hace prácticamente dos décadas”.

– P.- ¿Cómo se llamaría: “México Ciudad Libre” o “Ciudad Libre de México”?

– R.- “¡No! está mucho mejor como está, el nombre será Ciudad de México, sede de los poderes Federales y por lo tanto Capital de la República”.

– P.- ¿La Ciudad de México tendría un grado de autonomía especial?

– R.- “No, tendría los mismos derechos que los Estados; la diferencia sería el “Estatuto de Capitalidad”, que es la relación entre los Poderes Federales y lo que sucede con su asiento; aquí están los Poderes Federales.

“La Constitución prevé que si se llegaran a cambiar de sede los Poderes Federales, y esto viene desde el siglo XX, cuando se habló en varias ocasiones de cambiar los Poderes Federales, como ocurrió en Brasil cuando se llevaron a Brasilia, una ciudad nueva; y como ha ocurrido en otros países del mundo, como en Pakistán, como ocurrió en Australia, como ocurrió en la propia Alemania, después de la unificación”.

– P.- ¿Principio de Capitalidad?

– R.- “El estatuto de Capitalidad son los derechos y obligaciones de las partes, que son el Gobierno Federal por un lado y la Ciudad Capital por el otro; las obligaciones de la Ciudad de protección, de facilitación de las actividades de los Poderes de la Unión que son sus huéspedes, y no solamente de los Poderes de la Unión, sino de las Representaciones Diplomáticas.

“Y por otra parte la contribución o la contraprestación del Gobierno Federal respecto de los servicios que reciba de la Ciudad”.

– P.- ¿Y luego, la relación fiscal entre la Ciudad-Estado y la Federación?

– R.- “Bueno, ese es un tema fiscal que se tendrá que discutir, como el techo de endeudamiento de la propia Ciudad de México, que actualmente lo autoriza el Congreso de la Unión.

“El asunto fiscal queda a debate, porque ahora hay un movimiento a la inversa, tratando de controlar el endeudamiento; pero tendrá que llegarse a una buena solución”.

– P.- ¿Es un proyecto, el que usted nos describe, que aunque ya tiene un tiempo de iniciado sigue siendo ambicioso: es un proyecto de una liberación administrativa y política…?

– R.- “Que ya va avanzada en los hechos. Hay que consagrar en la Constitución del Distrito Federal los avances que ya se han logrado hasta ahora”.

– P.- ¿Nuestros Estados se llaman: “Estado Libre y Soberano de Chihuahua; Estado Libre y Soberano de Sonora…”?

– R.- “No se está reivindicando esa denominación; pero en la Constitución, en el debate, podría surgir”.

– P.- ¿Una Ciudad-Estado Libre y Soberana?

– R.- “Pero no se está reivindicando; solamente Ciudad de México, Capital de la República”.

– P.- Señor licenciado Porfirio Muñoz Ledo, nos parece de una gran importancia este proyecto de Constitución para el Distrito Federal que se plantea, y que le dará una nueva forma y categoría a nuestra entidad, que generalmente, desde siempre, fue gobernada por personas que venían de otros lugares: Uruchurtu, de Sonora; Rojo Gómez de Hidalgo; Corona del Rosal de Hidalgo; Sentíes, de Veracruz, etc…

– R.- “Casas de Alemán de Veracruz. Como los territorios que antes había, que iban a gobernar de cualquier lugar menos de la propia localidad. No había en el Distrito Federal una Clase Política propia; en cambio, ahora se ha desarrollado una Clase Política muy densa en el Distrito Federal.

“La autonomía que logramos en 96’ sirvió para el desarrollo de una clase política, a todos los niveles, sumamente densa”.

– P.- Le deseamos mucho éxito señor licenciado Porfirio Muñoz Ledo en este gran proyecto.

– R.- “Muchas gracias Mauro”.

Por el Lic. Mauro Jiménez Lazcano, Director General de Macroeconomía




Agregar un comentario