Abatir la pobreza alimentaria, prioridad de EPN

156

Para el presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, lo fundamental es aumentar la producción en el campo y abatir la pobreza alimentaria durante el curso de su administración, objetivo en el que el apoyo de la Confederación Nacional Campesina será primordial, manifestó Enrique de la Madrid.

El responsable de la Comisión del Campo en el equipo de transición del presidente electo se reunió con el senador Gerardo Sánchez García, dirigente de la CNC, y con líderes de Ramas de Producción a las que expresó su optimismo en lograr la seguridad alimentaria que demanda el país.

Durante la reunión realizada en el salón Javier Rojo Gómez de la sede cenecista, Enrique de la Madrid informó que el presidente electo está consciente de que el campo mexicano requiere de una restructuración a fondo por la vía de una política de Estado para el fomento productivo, de acopio, distributivo, comercial, técnico – científico, de industrialización, sanitario y de comercialización.

Todos estos factores de la producción, explicó,  deberán concurrir juntos en el marco de una planeación que favorezca la congruencia en las estrategias de exportaciones e importaciones de alimentos; un sistema financiero acorde con la capacidad de todas y cada una de las unidades productivas y la diferenciación de los subsidios gubernamentales con los apoyos a la producción y productividad.

Enrique de la Madrid anunció que los criterios de la CNC y de sus organismos filiales, son de vital importancia para el documento que será entregado directamente al Presidente Electo Enrique Peña Nieto; en tanto que el senador Gerardo Sánchez García expuso la lucha que se lleva a cabo en el país y los recintos legislativos por lograr una Reforma Profunda al Campo.

Los presidentes de cada una de las ramas de producción expusieron ante Enrique de la Madrid, la situación por la que atraviesan los productores del agro debido a políticas y estrategias equivocadas; los avances alcanzados aun en condiciones adversas, y las perspectivas para el desarrollo del campo que ven en el nuevo gobierno encabezado por el licenciado Enrique Peña Nieto.

Los productores de maíz puntualizaron que el gobierno federal no acierta en la definición de políticas comerciales, particularmente en cuanto a venta de futuros y de físicos, en tanto que acaba de dar señales erróneas y cambiar de repente la modalidad de agricultura por contrato, lo cual saca del mercado a pequeños y medianos productores, frente a la condición de que solamente podrán participar productores acreditados por FIRA y la Banca Comercial.

Los dirigentes de ramas como el sorgo, frijol, trigo y forestal, entre otros, pusieron de manifiesto la necesidad de que se mantenga el apoyo directo al campo, Procampo, por un tiempo perentorio en tanto se define otra estrategia para aumentar los rendimientos por hectárea de granos básicos y afirmaron que una cosa deberán ser este tipo de apoyos a la productividad y otra, muy diferente, la estrategia para otorgar subsidios a Adultos Mayores y “Oportunidades”.

Los presidentes de las ramas de producción de la CNC, resaltaron la importancia de nuevas políticas públicas en el campo, en especial sobre el potencial del agua para riego en todos los distritos, servicios del líquido potable y la tecnificación de las unidades para el desarrollo rural, que se refiere a la extracción de agua del subsuelo, frente a perspectivas nada favorables ante la presencia del fenómeno de la sequía.

Asimismo, destacaron la propuesta de la CNC, de crear un sistema bancario más cercano con los productores del campo, lo que constituye una necesidad imperiosa para reactivar la producción de alimentos agropecuarios y forestales.

En cuanto a los recursos forestales, se solicitó el cambio de sector, de Semarnat a la Secretaría de Agricultura para atender el aspecto productivo, con la advertencia de que el mantenimiento y fomento del entorno ecológico, seguirá dentro de la primera.

Los productores de café también expusieron su problemática y se refirieron específicamente a la comercialización, a los programas de apoyo sanitario y de aumento de la productividad, la cual en los últimos 20 años cayó en un 50 por ciento. Sin embargo, no todo es negativo, al reconocer avances, pues han formado un fideicomiso que maneja fondos por 700 millones de pesos.

Los cañeros solicitaron, por su parte, poner orden en el mercado del edulcorante. Si bien han exportado hasta un millón 300 mil toneladas como excedente y está el mercado abierto, también es cierto que se importa fructosa por parte de algunas industrias. Dieron una buena noticia al señalar que el mercado nacional del azúcar estará garantizado, pues de un consumo de 3.5 a 4 millones de toneladas, se estima que la zafra de este año arroje una producción de 6 millones de toneladas.




Agregar un comentario