Una mirada al Pacífico

192

¿Qué tipo de país deseamos tener? México debe decidir si desea ser un país que destaque por anticiparse a los grandes cambios globales, por ser un actor importante en la región económica más dinámica del mundo y que dicte los grandes temas globales, o por ser un país que reacciona antes las crisis, por ser solamente un actor más en su región y que acepta acuerdos en lugar de generarlos. Sí México desea lo primero ha llegado la hora de dejar de ver hacia arriba y comenzar a mirar hacia el horizonte, hacia donde el sol nunca se pone.

Es claro que la actual orientación comercial de México no es del todo despreciable, el comercio con nuestros vecinos del norte ha apuntalado el crecimiento. Sin embargo, si revisamos las proyecciones de crecimiento para nuestros principales socios comerciales (Estados Unidos y Canadá) vemos que en el mejor de los casos rebasan el 3%, muy inferior al crecimiento anual de México en 2011 (3.9%). Es decir, si México desea crecer de manera sostenible a las tasas mayores del 5%, es necesario insertarse en la dinámica de aquellas economías que actualmente ya están creciendo a esos ritmos.

Nuestro país forma parte del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico desde 1993. Sin embargo, (sin contar a Estados Unidos y Canadá) vemos que solamente se ha empleado este mecanismo de manera discursiva sin aprovecharlo del todo. Los últimos datos del INEGI muestran que mientras las exportaciones a Asia representan apenas el 4.33%, siendo China con un 1.41% el principal receptor, las importaciones procedentes de dicho continente representan un 30.02% del total, con China (14.65%) y Japón (4.54%) como los principales proveedores.

Esta semana tendrá lugar la Cumbre de Líderes APEC 2012 en Vladivostok, Rusia; donde se contará con la participación del Presidente Felipe Calderón. El Foro APEC se integra de 21 economías miembros y representa la zona geográfica con el crecimiento más dinámico en el mundo. En 2011, el promedio en la tasa de crecimiento entre las economías de la región fue de 4.1%, por encima del promedio mundial de 3.9%. Los pronósticos indican que se espera un crecimiento del 4.3%, aunque incluso podría llegar a los 4.7%. La razón de este crecimiento se basa en la manera en cómo muchos de estos

países han sacado provecho de sus bonos demográficos y han realizado las reformas estructurales necesarias para potenciar todos sus elementos. Asimismo, destaca el hecho de una fuerte apuesta por insertarse en las cadenas globales de valor buscando diversificar su cartera de exportaciones.

Cabe destacar la importancia de la reunión previa que tendrá el Consejo Asesor de la APEC la ABAC (por sus siglas en inglés) creado por los líderes de las economías que formas parte de asociación en 1995 para obtener una respuesta directa del sector empresarial a cada cuestión del proceso APEC e intensificar la cooperación. Para efectos de organización, ABAC divide a sus miembros entre titulares y alternos. Los miembros titulares de ABAC por parte de México son: Mauricio Millán, Vicepresidente de Coraza Corporación Azteca, S.A. de C.V. y Alejandro Ramírez, de Cinepolis. En esta ocasión los trabajos de ABAC se orientarán a temas prioritarios como son: a) Inclusión de las MPyMEs en las cadenas globales de suministro; b) desarrollo de infraestructura en la región; c) integración de mercados financieros; d) seguridad alimentaria y; e) desarrollo sustentable.

Es de advertir que la oportunidad de este año puede ser de las últimas que tenga México para posicionarse en la región que comandará el crecimiento mundial en el siglo XXI. A pesar de los problemas internos que aquejan al país, el gobierno ha hecho una buena labor en mantener la economía a flote, situación que no ha pasada desapercibida por el mundo. La reciente Cumbre del G20 celebrada en Los Cabos en Junio de este año logró reposicionar a México en el escenario internacional como la potencia regional en América Latina, status que se había perdido en los últimos años ante la irrupción de Brasil. En la Cumbre APEC, el Presidente Calderón, como líder de todos los mexicanos, tendrá la oportunidad de consolidar estos avances que se han dado y de aprovechar esta oportunidad única para dar un cambio de rumbo y hacer que México mire más hacia Oriente. En una economía tan estrechamente globalizada como la actual, es un error seguir apostando solamente a un camino, más cuando éste ya ha demostrado sus debilidades.

De acuerdo con información oficial de la Cumbre, el Presidente Calderón hablará sobre los resultados del G20 (con México presidiéndolo) y de cómo lograr una vinculación con el proceso APEC. Esta oportunidad no debe ser desperdiciada, es momento de aprovechar la coyuntura y subirse al carro de los países que crecen por encima del 6% todos los años. Hay muchas razones para ser optimistas al respecto. Es necesario recordar que México aprovecho el momento del G20 para anunciar que entraba en pláticas para su ingreso al Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica (TPP, por sus siglas en inglés).

EL TPP representa el principal mecanismo de integración del proceso APEC por tratarse del Tratado más robusto e integral al incluir aspectos ignorados por otros TLCs (movilidad laboral, liberalización de servicios e inversión, entre otros) así como temas de “nueva generación” (cadenas globales de suministros, tecnologías de la información, etc.), en síntesis, se trata del primer gran acuerdo comercial del siglo XXI. La cumbre APEC, impulsada por el anuncio del TPP puede ser el gran cierre de un gobierno que tiene ante sí la oportunidad de dejar marcado el rumbo del próximo siglo.

Por Julio A. Millán B. Presidente de Consultores Internacionales S.C.




Agregar un comentario