Una Presidencia Moderna ofrece a México Enrique Peña Nieto

193

Señor Magistrado Presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación;

Magistrada y magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación;

Señor Ministro, Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación;

Señor Diputado, Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados en la Sexagésima Segunda Legislatura;

Señor Presidente del Consejo General del Instituto Federal Electoral;

Señor Secretario de Gobernación;

Señoras Ministras y Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación;

Señores integrantes del Senado de la República y de la Cámara de Diputados;

Señores representantes de los medios de comunicación;

Señoras y señores:

La legalidad es fundamental para nuestro sistema democrático.

La competencia electoral parte de un principio elemental: hay reglas, tiempos y procedimientos. Todos los contendientes los aceptamos y tenemos obligación de respetarlos.

Hoy este honorable Tribunal Electoral realizó el cómputo final y emitió las declaraciones de validez de la elección y de Presidente electo.

Con ello, concluye el proceso electoral para renovar el poder ejecutivo federal. El ejercicio democrático del 1º de julio transcurrió en normalidad, en forma pacífica y ordenada.

Fue una elección ciudadana en la cual más de 50 millones de mexicanos definieron el futuro que quieren para nuestro país.

Fueron también los ciudadanos quienes vigilaron nuestra democracia. Más de 3 millones de mexicanos sirvieron a su país como funcionarios de casilla o representantes de los partidos políticos, supervisando y contando los votos.

Reitero mi agradecimiento a los más de 19 millones de ciudadanos que me dieron su voto, y con ello, la oportunidad de encabezar la transformación de México.

El cómputo de los votos fue un ejercicio inédito, de certeza y transparencia.

Con base en la nueva legislación aprobada por todos los partidos políticos, en esta ocasión se recontaron los sufragios de más de 79 mil paquetes electorales; es decir, los correspondientes a más de la mitad de las casillas instaladas.

Por su parte, este órgano colegiado desahogó y resolvió a detalle todos los recursos promovidos, garantizando con ello la legalidad del proceso electoral.

Los mexicanos estamos orgullosos de tener sólidas instituciones que hacen valer la ley y son garantes de la voluntad de los ciudadanos.

Quiero reconocer la participación que tuvieron en este proceso los candidatos de las demás fuerzas políticas. Fueron meses intensos de campaña donde tuvimos la oportunidad de expresar nuestras ideas y propuestas. Quedaron claras nuestras diferencias, pero hoy quiero destacar la más importante coincidencia: todos queremos lo mejor para nuestro país.

Al haber concluido el proceso, corresponde ahora enfrentar juntos, todos los mexicanos, los grandes desafíos que tiene nuestro país. Es momento de iniciar una nueva etapa: la del trabajo corresponsable y de unidad en torno a México.

Demostremos al mundo que en democracia, sí es posible realizar transformaciones de fondo.

Soy parte de una generación que ha vivido y se ha desarrollado en democracia.

Nuestra democracia es patrimonio de todos los mexicanos de hoy y de mañana. Y como tal, debemos conservarla y fortalecerla.

Estoy convencido que ha llegado el momento de dar el siguiente paso: transformar una democracia esencialmente electoral en una democracia de resultados; una democracia de resultados en la que el gobierno responda con hechos, obras y acciones a las exigencias de la población.

Esa es la democracia que quiero para nuestro país.

Vamos juntos por las reformas que México necesita, que no se imponga la visión de nadie; hagamos que impere el interés superior de la nación; hagamos de nuestra pluralidad una fortaleza, que nuestras diferencias sirvan para enriquecer las políticas que exige en este momento nuestro país.

Es tiempo de mirar hacia adelante, de construir, de avanzar unidos.

Es claro el mandato ciudadano. Los partidos y actores políticos debemos privilegiar el diálogo, el entendimiento y el acuerdo.

La sociedad espera de nosotros una actitud responsable, madura y civilizada, espera que colaboremos juntos por el bien y la unidad de la nación.

Señoras y señores:

De conformidad con la decisión mayoritaria de la ciudadanía y con el fallo definitivo de este órgano jurisdiccional, tendré la elevada responsabilidad de conducir el Gobierno de la República para el periodo constitucional 2012-2018.

Al recibir la constancia de mayoría que me acredita como Presidente electo de los Estados Unidos Mexicanos, en los próximos días daré a conocer mi equipo de transición.

En este marco, reconozco la disposición y colaboración institucional que ha ofrecido el ciudadano Presidente de la República, para asegurar que el cambio de administración sea ordenado, transparente y con plena estabilidad para el país.

Para avanzar en la agenda legislativa, en las siguientes semanas entregaré las iniciativas de reformas para crear la Comisión Nacional Anticorrupción, para fortalecer la transparencia en estados y municipios, y crear una instancia que supervise la contratación de publicidad gubernamental en medios de comunicación.

Estaré atento a las deliberaciones de los legisladores en estas materias.

En los próximos meses dedicaré tiempo para planear y definir las acciones que permitan la concreción del proyecto que ofrecí en mi campaña. México tendrá una Presidencia moderna, responsable, abierta a la crítica, dispuesta a escuchar y a tomar en cuenta a todos los mexicanos.

Voy a reunirme con sectores representativos de la sociedad, con quienes tendré un diálogo abierto e incluyente, a fin de ampliar la visión de país que juntos vamos a construir en los próximos años.

Vamos a iniciar una nueva forma de gobernar, acorde a las exigencias del México plural exigente y participativo del siglo XXI.

Vamos juntos hacia adelante.

Tenemos playas, mares y litorales. Tenemos valles y extensas planicies, que deben ser espacios de verdadera oportunidad para nuestra gente.

Vamos juntos hacia adelante.

México cuenta con bellezas naturales y culturales, suficientes para convertirse en potencia turística global.

Vamos a compartir con el mundo nuestra cultura y tradiciones, el orgullo de ser mexicanos.

Vamos juntos hacia adelante.

Nuestro país posee el talento y la capacidad invaluable de su gente. Vamos a ser protagonistas globales, preparando y educando a las nuevas generaciones para triunfar en cualquier parte del mundo.

Vamos hacia adelante.

Vamos a recuperar terreno en el ámbito internacional. Vamos a unir el esfuerzo de todos para encaminarnos a ser una potencia emergente.

Estoy seguro que este anhelo lo comparte la inmensa mayoría de los mexicanos que quieren una nueva etapa para su país, que saben que algo bueno está por suceder.

A todos los mexicanos hoy les expreso:

Refrendaré su confianza cumpliendo mi palabra con entrega, dedicación y resultados.

Honraré el mandato ciudadano que me han otorgado.

México necesita cambios de fondo en seguridad, desarrollo social, educación, crecimiento económico y proyección internacional.

Trabajemos por la realización y felicidad de las familias mexicanas.

Demos valor al trabajo de los mexicanos porque así le daremos valor a todo México.

Estoy consciente de las necesidades y urgencias nacionales, pero también conozco los anhelos y la esperanza que hay en el corazón de los mexicanos.

Hay mucho México por delante. Depende de nosotros dar pasos firmes para ser un país líder, justo, fuerte y exitoso en el siglo XXI.

Juntos todos, por encima de nuestras diferencias, hagamos realidad la gran hazaña: la de transformar a México.

Es momento de ver hacia adelante. Es momento ya, de escribir un nuevo capítulo de éxito en la historia nacional.

Muchas gracias.




Agregar un comentario