Ahora, pensar en México

231

Pasadas las Elecciones y a punto de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación declare Presidente Electo a Enrique Peña Nieto, no queda más que pensar en México.

Realmente, no puede decirse que alguien o varios son los perdedores, ni mucho menos aquellos millones de personas que votaron por la Candidata del PAN o el Candidato del PRD-PT-Movimiento Ciudadano; por el contrario, ahora todos somos mexicanos y debemos apoyar cualquier acción que vaya en beneficio de nuestro país.

Los muchachos ilusos tendrán que despertar y darse cuenta de que sus líderes los llevan al desbarrancadero; que deben olvidar y dejar de lado una actitud pueril que no es propia de ciudadanos maduros; lo importante de ahora en delante es el presente y futuro del país, lo que tendremos que hacer todos juntos: sector público, sector privado, sectores populares, sectores laborales, sectores estudiantiles; es decir, como se hace en los países avanzados.

Lo que hay que hacer por México en el próximo sexenio es muchísimo: desarrollar programas de producción en forma concatenada el gobierno y el sector privado; lograr planes de producción descentralizados, al estilo de los Estados Unidos y de Alemania, donde todos los sectores se ponen de acuerdo para hacer crecer la economía de una manera efectiva, inteligente, para el país.

También se deben modificar las leyes que así lo ameriten y crear unas nuevas, por ejemplo lo relativo a PEMEX y a la Comisión Federal de Electricidad, para que estas dos empresas no sean saqueadas y desfondadas, como se ha hecho en los recientes sexenios; para que, habiendo tantas necesidades, no se compre un avión de 9,000 millones de pesos para los viajes del Presidente, como se acaba de acordar en el presente gobierno.

Por cierto, haría muy bien Enrique Peña Nieto en que su primer acto de gobierno fuera desechar esa compra de un avión tan caro, habiendo tantas necesidades en el país; con 9,000 millones de pesos se podrían construir dos mil escuelas o quinientos hospitales para el campo mexicano y para las zonas marginadas.

Se tiene que poner freno al derroche y a la mala administración de los recursos federales y estatales; a eso se debe dedicar la próxima Administración Pública del sexenio 2012-2018, que tomará posesión el 1º de diciembre próximo en el Palacio de los Diputados de San Lázaro.




Agregar un comentario