Ver hacia adelante

218

Desde ahora, en su calidad de Candidato Presidencial Electo, dentro de poco como Presidente Electo cuando dé su fallo el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación  (TEPJF)  y luego, el primero de diciembre cuando tome posesión en su calidad de Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, Enrique Peña Nieto deberá ver hacia adelante: ni cacería de brujas ni regreso al pasado.

Su Presidencia no deberá tener un carácter persecutorio ni revanchista, ni tampoco deberá intentar lo que sus adversarios califican como la restauración del viejo priísmo; en efecto, la Presidencia de la República de Enrique Peña Nieto tendrá que ser democrática, incluyente y moderna.

Dijo bien Peña Nieto cuando estableció, en la noche del triunfo: “Gobernaré para todos”.

Ver hacia adelante  será la mejor estrategia del nuevo gobierno 2012-2018, porque hay mucho que hacer por México: impulsar la economía, asegurar la paz pública y el orden interno; combatir el narcotráfico y todas las otras formas de crimen organizado; poner al país al día en educación, ciencia y tecnología, salud pública y combate a la pobreza.

No son pocas las cosas que hay que hacer en beneficio de nuestro adolorido país, cuyas potencialidades de crecimiento y progreso son  enormes.

Entre otras tareas, será necesario restaurar y mejorar las relaciones de México con la mayor parte de las naciones de Sudamérica: con Argentina, con Venezuela, con Ecuador, con Brasil; y también mejorar las relaciones con Francia, con Estados Unidos y con China, países con los que hay un cierto grado de enfriamiento.

Hay mucho que hacer hacia adelante y no perder el tiempo en voltear hacia atrás, como lo hizo la Mujer de Lot; el nuevo gobierno no debe petrificarse en la ejecución de venganzas imposibles e inútiles, como lo hicieron los dos gobiernos panistas.

Millones de mexicanos esperan que el nuevo Presidente Enrique Peña Nieto ponga verdaderamente en marcha la nueva democracia que habían prometido los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón y que no pudieron concretar.

Hoy se inicia una nueva etapa de consolidación de la alternancia ideológica y política y del funcionamiento de una democracia eficaz y de resultados en beneficio real del pueblo mexicano.




Agregar un comentario