Replantear a fondo el sistema educativo, propone Josefina Vázquez Mota

223

En México se necesita replantear de fondo el sistema educativo. “No podemos tener tan desvinculada la instrucción básica de la superior”, planteó Josefina Vázquez Mota, candidata del Partido Acción Nacional a la Presidencia de la República.

Al participar en la XX sesión extraordinaria de la Asamblea General de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), expuso que este tema es la gran prioridad para un país mejor: cobertura, equidad, calidad y pertinencia son algunos de los retos más importantes que, como sociedad, debemos enfrentar con decisión.

La candidata señaló la relevancia de la aplicación de presupuestos plurianuales que den certeza a los planes de expansión de las instituciones educativas. Asimismo, se comprometió a lograr cobertura universal en el nivel medio superior para el año 2018, mediante la construcción de mil 500 escuelas nuevas, así como incrementar la del nivel superior, de 35, a mínimo 50 por ciento para el ciclo 2018-2019, es decir, aumentar la matrícula actual en casi un millón y medio de alumnos, con la creación de 150 nuevos centros educativos públicos en todo el país.

Asimismo, propuso fortalecer la recién creada Universidad Abierta y a Distancia de México, con la ampliación de su matrícula de más de 50 mil estudiantes en 2012, a cerca de 150 mil para el 2018.

Vázquez Mota se refirió a la creación de la Secretaría de Educación Superior, de Ciencia y de Tecnología, para fortalecer al sector, que permitiría colocar a los jóvenes en un mundo global.

La responsabilidad social

En la sesión, se presentó a la candidata el documento “Inclusión con responsabilidad social. Una nueva generación de políticas de educación superior”, elaborado por 165 instituciones de educación superior (IES) asociadas, y por los órganos colegiados de la agrupación.

La ANUIES considera imperativo que el Estado —en sus tres órdenes de gobierno—, la sociedad y las IES asuman de manera plena su responsabilidad con el impulso a la educación superior, la ciencia y la tecnología para el desarrollo sustentable de México y la inclusión social de la población. En particular, estos centros educativos deberán renovar su responsabilidad social con los estudiantes, sus comunidades locales y con el país en su conjunto.

Se establecen 10 ejes, entre los que figura una política para el financiamiento con visión de Estado, que incorpore la multianualidad presupuestal. Para ello, es urgente construir un acuerdo nacional entre los poderes Ejecutivo y Legislativo, los tres órdenes de gobierno, las IES, los actores políticos y la sociedad.

Es necesario precisar en la Ley General de Educación la obligación del Estado de destinar un monto mínimo de financiamiento a las instituciones públicas de educación superior —al menos equivalente al 1.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB)— lo que permitirá superar los rezagos que enfrenta México en cobertura, calidad y equidad.

Cobertura del 60 por ciento

También, se plantea ampliar la cobertura de la educación superior para alcanzar en 10 años una tasa bruta del 60 por ciento (pasar de una matrícula de 3.27 millones de estudiantes inscritos en el ciclo 2011-2012, a 5.84 millones en el 2021-2022), que consideren las modalidades escolarizada, abierta y a distancia.

El documento precisa que el contexto de inseguridad y violencia crecientes que se registra en el país exige a las IES establecer estrategias que garanticen la integridad física de sus miembros, de sus comunidades, la preservación y salvaguarda del patrimonio de éstos y de las instituciones, y el funcionamiento regular y la prestación de servicios.

Asimismo, que la evaluación y el aseguramiento de la calidad deben continuar como medios estratégicos para el desarrollo del sector. Sin embargo, es necesario diseñar nuevas prácticas e instrumentos mejor asentados en la naturaleza del trabajo académico, eficientemente articulados, menos redundantes y más enfocados al conocimiento de los resultados e impactos del quehacer de las instituciones y de los académicos en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Es preciso, añade el texto, que el Estado impulse la creación de polos regionales de investigación, de competencia mundial, abocados a los temas cruciales para el desarrollo y la sustentabilidad económica, social y ecológica de México.

Los estudiantes, en virtud de que serán los futuros profesionales, científicos y humanistas para el desarrollo del país, deben contar con modalidades de movilidad y portabilidad interinstitucional, mediante mecanismos estables de financiamiento y un efectivo sistema de créditos académicos.

No a la mercantilización educativa

También, el entorno mundial y la naturaleza transfronteriza del conocimiento exigen, en el futuro inmediato, impulsar estrategias y programas más eficientes para la internacionalización de la educación superior mexicana, y anteponer a los criterios de mercantilización, los intereses de colaboración y cooperación académica y de desarrollo del conocimiento científico.

Igualmente, propone crear la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación, y fortalecer las instancias de planeación en todas las entidades federativas, a fin de construir, de manera gradual, un moderno sistema de carácter federal, descentralizado y arraigado en sus comunidades locales y regionales.

Para ello, la ANUIES considera necesario establecer una agenda conjunta, con acciones a iniciar a partir del segundo semestre de 2012, para promover su inclusión en los programas Sectorial de Educación, y Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación, de la siguiente administración federal.

Al dar la bienvenida, el presidente en turno de la asamblea, José Narro Robles, rector de la UNAM, dijo que México está a tiempo de cambiar la ruta de la inercia para tomar las determinaciones que puedan hacer que vire el rumbo del país. “No estamos dispuestos a perder la oportunidad, a permanecer como testigos del fracaso, de la medianía”.

La nuestra es una gran nación, y para salir adelante requiere, entre otros elementos, otorgar prioridad política y presupuestal a la educación, la ciencia, la cultura y las artes, a la innovación y al desarrollo tecnológico. Necesitamos una política pública consistente, que arranque de inmediato, que se diseñe en grande y apunte lejos, que parta de nuestra realidad, pero que tenga el nivel de audacia que se requiere para cambiar las fuerzas inerciales, añadió.

Narro Robles subrayó que a México le hace falta tomar la determinación de conceder prioridad a la educación, en particular a la superior. De no hacerlo, sería imposible entrar en serio a la sociedad y la economía del conocimiento, hipotecaríamos el futuro del país, y nuestras generaciones enfrentarían, con justicia, los reclamos del futuro.

En lo personal, sostuvo, uno de los asuntos más preocupantes es el relacionado con los mensajes que mandamos a la juventud, que se traducen en desesperanza y frustración, y cuyo efecto potencial es que corremos el riesgo de arrancar la visión optimista del futuro y la ilusión de sus pensamientos.

Revisar política de financiamiento

En su oportunidad, Rafael López Castañares, secretario general ejecutivo de la ANUIES, puso de relieve la necesidad de revisar la actual política de financiamiento en la educación superior.

En particular, señaló que sin una adecuada planeación continuará la actual problemática en este campo. Desde hace muchos años, la ANUIES ha propuesto la creación de la secretaría que refiere el documento, por la pertinencia que tiene en materia de planeación y desarrollo en este ámbito, puntualizó.

Tienen que emprenderse las reformas legales para posibilitar la programación multianual del presupuesto respectivo.

López Castañares dijo también que deben establecer y fortalecerse los acuerdos y mecanismos de colaboración entre las instituciones respectivas en materia de seguridad.




Agregar un comentario