Homo Mediaticus: el hombre y los medios de comunicación

272

Con el desarrollo del lenguaje, como la herramienta más importante de la evolución, se ha podido estructurar, transmitir y registrar el pensamiento humano. Sin esta herramienta no se hubiera logrado el tránsito hacia la civilización actual, sin embargo, como muchas de las herramientas del hombre, el lenguaje también se ha utilizado para someter, esclavizar, engañar y conquistar a los pueblos.

El lenguaje no es una forma aislada de contexto, sino también permite la interacción de los individuos dentro de la sociedad a través de la comunicación.

Los medios de comunicación son parte de este desarrollo y también son extensión de los sentidos, como la vista y el oído; y también son extensión de la capacidad humana en el espacio y el tiempo.

A través del lenguaje y sus coadyuvantes, se puede lograr la creación, inicialmente imaginaria, de nuevos mundos a partir del que nos rodea y transmitirlos.

El discurso, como resultado del lenguaje, se plantea desde la base del conocimiento y hacia segmentos objetivos de la sociedad.

Las herramientas de comunicación amplían el alcance del discurso, son del todo conocidas en su forma general y son utilizadas en forma sumamente efectiva para inducir y ejercer control sobre las conductas de grupos determinados, ej. El marketing.

En México también se han difundido estos medios, de tal manera que todos tenemos en casa un nodo de comunicación de alto impacto, ej. Los diarios, la televisión, la radio, el teléfono y la conexión a Internet.

Según INEGI, en su estudio de la disponibilidad y usos de la tecnología en los hogares mexicanos, los medios electrónicos son utilizados de la siguiente forma:

La televisión abierta continúa siendo en México el medio de mayor penetración. Está en casi todos los hogares mexicanos, transmite las 24 hrs. y, hasta la fecha, es el medio más utilizado para las campañas políticas y estructuración de poder con la sociedad. Es presumible que los 2 corporativos mexicanos de  televisión están firmemente alineados con la política mexicana. Estos aprovechan su influencia y poder para desarrollar sus negocios, siendo únicos en la industria. De la misma forma también los servicios de telefonía son monopolios reconocidos, pero esto no es objeto de este ensayo.

La televisión por sus características tecnológicas puede apoyar la conceptualización de ideas, a través del lenguaje, las imágenes y los sonidos, y tiene una gran influencia en la conducta social. Puede ser un medio altamente persuasivo por el alcance y la penetración del mensaje. Una campaña comercial de un producto puede disparar las ventas a la luna, una campaña social puede influir en la conducta de la comunidad, una campaña política puede definir el resultado de una elección.

Sin embargo, aun sobre la gran influencia de la televisión, otros medios electrónicos están haciéndose presentes en la vida cotidiana. Medios que no solo son receptores sino también transmisores de ideas, conceptos y servicios, tal es el caso de Internet.

Esta herramienta que nace como tecnología de comunicación durante la guerra fría, es el medio más difundido entre las nuevas generaciones; es el medio con más rápido crecimiento que ha alcanzado segmentos de la población que lo creían prohibido; es el medio que está abaratando los costos en la realización de diversos servicios públicos y privados; es el medio por el que pueden viajar en forma multidireccional: imágenes, vídeos, audios, textos e ideas. Es el medio que ha acortado distancias y alargado los sueños; alcanzado corazones y difundido los odios. Hoy Internet es el medio.

En México, según el reporte de INEGI de mayo del 2011: A mediados del 2010, en el país existían poco más de seis millones de viviendas que manifestaron disponer de Internet, de acuerdo con resultados del Censo General de Población y Vivienda 2010 (CGPV 2010); monto, que a nivel nacional, muestra que dos de cada 10 viviendas tienen acceso a ese tipo de servicio que se destaca en la actualidad.

Asimismo, para el 2010, se registraron 32.8 millones de personas de seis años o más en el país usuarias de los servicios que ofrece la Internet, representando poco más de una tercera parte de esta población (33.8%), con base en la encuesta en hogares que el INEGI realiza de manera anual para la medición de la disponibilidad de las tecnologías de la información en los hogares y de su uso por los individuos de esa población de interés.

La tasa de crecimiento, TMCA, de usuarios de Internet mostrada en el periodo 2001-2010 es de 18.5 por ciento.

El 76.5 por ciento de los cibernautas mexicanos tiene menos de 35 años, lo que significa que los jóvenes son quienes más uso hacen de la tecnología, y también los primeros que las adoptan. Por su parte, la proporción de usuarios menores a 18 años, (niños 6-11 y adolescentes 11-17) que navegan en la red es de 36.2 por ciento.

La mayoría de los usuarios de Internet tienen una escolaridad de nivel preparatoria, 29.2 por ciento, seguidos de los de nivel de licenciatura 25.5 por ciento.

La encuesta también muestra que quienes acceden a Internet lo hacen de forma recurrente, 89.8 por ciento utiliza la red mundial al menos un día por semana.

En 2010, las actividades realizadas en Internet muestran que lo referente a búsqueda de información general significó un porcentaje de 58.4%, superando al correo electrónico y el chat 57.4%.

En cuanto al equipamiento de los hogares con tecnologías de la información y comunicaciones, se reportaron poco menos de 6.3 millones de hogares con conexión a Internet, lo cual representa un 22.2 por ciento del total de hogares, mostrando un ritmo de crecimiento anual del 17.7 por ciento durante el periodo 2001-2010, mientras que el crecimiento de los hogares con computadora fue del 13.2 por ciento, con base en la encuesta de referencia.

El crecimiento de la televisión de paga fue del 10.1 por ciento en ese mismo periodo, mientras que el de la telefonía celular alcanzó el 14.1 por ciento para el periodo 2004-2010.

De los hogares con computadora (8.4 millones), 26.3% señaló no contar con conexión a Internet; de éstos, más de la mitad registró la falta de recursos económicos como la principal limitante para contar con conexión a la red, casi una quinta parte manifestó no necesitarla.

La mitad de las Entidades Federativas del país mostraron cifras de hogares con acceso a Internet superiores a la nacional, destacando Baja California, el Distrito Federal, Nuevo León, Sonora y Quintana Roo, donde tres de cada 10 hogares manifestaron tener acceso a Internet; en contraste, las cinco más rezagadas fueron Chiapas, Oaxaca, Tlaxcala, Guerrero y Zacatecas, en los que se reportaron cifras alrededor de uno de cada 10 hogares con acceso a este tipo de tecnología.

Una distribución similar se observó en las cifras correspondientes a la cantidad de usuarios de Internet, pues nuevamente es el Distrito Federal, junto con Quintan Roo y estados fronterizos del norte del país, los que mostraron cifras del orden de cuatro de cada 10 individuos de seis y más años de edad, superiores al porcentaje nacional que es del 33.8%.

Es innegable que Internet está alargando el alcance de las ideas y el intercambio de la información, sin embargo, es innegable también, que los actores sociales se están preparando para capitalizar las características de la herramienta y obtener de estas el mayor provecho.

No podemos entender la victoria de Barak Obama, actual presidente de EUA, sin el factor Internet; no podemos pensar en la movilización social generada en los países de oriente sin la autonomía de Internet; no podemos destacar la creación de nuevos actores sociales sin haber sido expuestos al escrutinio de millones de usuarios en la red.

Por lo mismo, y de cara a los eventos electorales de México, debemos estar atentos a los productos que se presenten en internet a través de: Redes Sociales, Blogs, Páginas Específicas, Encuestas, Trámites y Afiliaciones, etc, etc. No sin antes pensar en que atrás de cada uno de estos productos hay ideas o conceptos con una clara intención de llevar agua a su molino, traducida en votos.

México no se puede permitir ninguna otra forma de gobierno que no sea una real democracia. México a transitado por pocos estilos de gobierno, algunos muy parecidos, pero no puede permitir que estos no beneficien a las mayorías sin perder el respeto a las minorías.

México está transitando a la modernidad y próximamente veremos que las nuevas generaciones serán un factor decidido y decisivo para determinar la composición del gobierno y sus instituciones. Esto lo veremos a través de Internet.

Por Manuel González




Agregar un comentario