El S.T.P.R.M. en el 74 Aniversario de PEMEX

291

Participación del Secretario General del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, Carlos A. Romero Deschamps, en la Ceremonia Conmemorativa del 74 Aniversario de la Expropiación de la Industria Petrolera, que encabezada por el C. Presidente de la República, licenciado Felipe Calderón Hinojosa, se realizó en el Complejo Petroquímico Cangrejera, en Coatzacoalcos, Ver., el 18 de marzo de 2012:

Señor licenciado Felipe Calderón Hinojosa, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos y amigo de los trabajadores petroleros;

Licenciado Jordy Herrera Flores, excompañero petrolero, hoy Secretario de Energía y Presidente del Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos;

Amigo y compañero doctor Juan José Suárez Coppel, Director General de Petróleos Mexicanos, a quien acompañan esta mañana su distinguida esposa y su hijita. Bienvenidos.

Doctor Javier Duarte de Ochoa, Gobernador Constitucional del Estado de Veracruz; Señores Secretarios de Estado;

Ingeniero en alimentos Carlos Treviño Medina, Subsecretario de Egresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, quien a su paso por la Dirección Corporativa y Administración de Petróleos Mexicanos dejó una estela de reconocimiento a su trabajo y a su amistad.  Bienvenidos usted y su señora esposa;

Señores Representantes de los Poderes Legislativo y Judicial de la Federación del Estado; Autoridades civiles y militares que nos acompañan;

Señores integrantes del Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos;

Señores Directores Corporativos de organismos subsídiales de Petróleos Mexicanos, a quienes también acompañan sus distinguidas esposas. Bienvenidas.

Compañeros integrantes del Comité Ejecutivo General y del Consejo General de Vigilancia; compañera y compañeros Secretarios Generales de las 36 secciones que integran nuestro sistema sindical; distinguidos invitados; señoras y señores.

Comprender la trascendencia de un suceso como la Expropiación Petrolera, acontecido hace 74 años, es una tarea que se complica al paso de los años, sobre todo porque a más de siete décadas de distancia, los elementos que en su momento influyeron a esa gallarda decisión del Presidente Lázaro Cárdenas del Río, a la luz de las nuevas realidades mundiales pueden lucir un poco diluidos.

Sin embargo, hay algo en aquel momento histórico que mantiene plena vigencia: la decisión de un pueblo y su Presidente por encontrar alternativas que fortalezcan su desarrollo como Nación.

Durante décadas, esta identificación de petróleo y progreso impulsó el crecimiento del país. Desafortunadamente la declinación de ese impulso en los últimos lustros impactó a PEMEX de manera negativa, aunado a un esquema fiscal insostenible para un sano equilibrio financiero y presupuestos insuficientes comprometieron su viabilidad.

Así, se hizo habitual nuestra preocupación por la falta de recursos para mantenimiento o para la adquisición de herramientas y equipo. Se volvió recurrente nuestro reclamo por el incumplimiento de compromisos establecidos en revisiones de contrato de años atrás.

Por otra parte, se incrementaba el número de acuerdos no atendidos de los señalamientos de las comisiones locales y mixtas de seguridad e higiene, especialmente en los calificados con criticidad uno y dos; es decir, los de más alto riesgo.

Expusimos, inclusive, un nuevo y desafortunado motivo de preocupación para los trabajadores, para la industria, como es la acción del crimen organizado en nuestros campos, pozos o ductos.

Por ello, señor Presidente, ante este enrarecido panorama reconocemos públicamente la actitud de interés que siempre ha mostrado usted, por el fortalecimiento de la Industria Petrolera Nacional.

Apreciamos, igualmente, la disposición que siempre ha tenido hacia PEMEX y sus trabajadores, nuestro antiguo compañero, el Secretario de Energía  y Presidente del Consejo de Administración, nuestro amigo, licenciado Jordy Herrera Flores, porque si bien, ante la cantidad y magnitud de los rezagos acumulados en esos años, los logros pudieran parecer insuficientes, son fundamentales en la revitalización de Petróleos Mexicanos  y sus organismos subsidiarios.

En ello, vale también destacar el compromiso y trabajo, siempre dedicado, de nuestro Director General, el doctor Juan José Suárez Coppel, y su cuerpo directivo, particularmente los Directores Corporativos y de Organismos Subsidiarios.

Este clima de cooperación, muchas veces cuestionado por algunas voces que ven con suspicacia la buena relación entre las Autoridades Administrativas y la Representación Sindical, ha permitido que después de muchos años de diferimiento veamos resultados que representan avances para Petróleos Mexicanos y para sus trabajadores, en temas trascendentes de nuestra relación laboral como son

*  La concreción de compromisos establecidos desde hace tiempo en anteriores revisiones contractuales que simplemente parecían inalcanzables.

* Un avance real en la construcción de obras de indiscutible necesidad para los trabajadores y sus familias, como Unidades Médicas, CENDIS o Unidades Deportivas.

*  El aprovechamiento pleno de mano obra sindicalizada que estaba siendo subutilizada.

Esto, como resultado del Convenio de Productividad firmado en julio pasado.

* La cobertura oportuna de plazas de confianza de Grupo 3, con sus consecuentes beneficios operativos.

*  La optimización de los cursos de capacitación para fortalecimiento de todos nuestros trabajadores sindicalizados.

* Y de manera sobresaliente, la culminación de un trabajo enorme que mucho nos enorgullece: la actualización de los Reglamentos de Labores de todas las categorías existentes en la Industria Petrolera Nacional.

Por lo que hoy, después de casi 60 años, nuevamente tenemos un Reglamento por cada una de nuestras 761 categorías actualmente existentes en la Industria Petrolera.

Pero si bien estos son avances importantes en términos de nuestra Relación Laboral, también tenemos notables realidades en el mejoramiento de los recursos operativos de Petróleos Mexicanos, como son:

* La adquisición, después de 30 años aproximadamente, de Equipos de Perforación Terrestre de la más reciente tecnología en el ámbito mundial, lo que a la luz de los programas de expansión previstos, significan una oportunidad extraordinaria al acortar los tiempos en abono de una mayor productividad.

* La ansiada renovación de nuestra Flota Petrolera Mayor, como atestiguamos hace unos momentos con el Abanderamiento, por parte de usted, señor Presidente, del Buque Tanque “Mariano Abasolo”, uno de los cinco de reciente adquisición.

* La afortunadamente frecuente puesta en operación de nuevas Plantas de Proceso en diferentes Organismos Subsidiarios, como esta monumental Unidad Reformadora de Naftas, que cobija nuestra Ceremonia Conmemorativa y acaba de ser entregada por usted.

* Destaca también el importante propósito de revisar el desempeño de nuestro Sistema Nacional de Refinación para corregir los cuellos de botella que nos dificultan el empleo de todo su potencial.

* Por supuesto, de muy destacada manera, el haber alcanzado el 100% en la tasa de reposición de reservas, lo que se hace más importante al saber que nuestros costos de producción siguen siendo enormemente competitivos en el mercado internacional.

Somos, según se puede observar y contrario a voces interesadas que insisten en visualizarnos como una empresa ineficiente, un grupo de trabajadores administrativos, técnicos y sindicalizados, que en la gran mayoría han asumido con responsabilidad el compromiso de dar viabilidad a Petróleos Mexicanos.

Esto, a pesar de las limitaciones e incomprensión que de manera cotidiana enfrenta su actividad y desarrollo, dándose el extremo de funcionarios paralizados en sus decisiones por el temor a sanciones injustas, derivadas de excesos en la interpretación de la Ley, que llega, inclusive, a identificar a un obrero general como un servidor público, desconociendo que nuestra relación, siendo de subordinación patrón-trabajador, la tutela la Ley Federal del Trabajo.

Seguramente un conocimiento más amplio de la complejidad de cualquiera de las áreas de PEMEX, como Exploración, Producción, Refinación, Distribución, o más detalladamente la operación de las Plantas Criogénicas o la logística de los movimientos y control del Sistema de Ductos en los diferentes Organismos Subsidiarios, daría cuenta del enorme esfuerzo que se realiza de manera cotidiana y anónima, lo que no trasluce la magnitud de la tarea.

Menos aún se aprecia el grado de importancia que tienen todas estas actividades para dar tranquilidad al país, al tener la certeza de la producción de crudo o el abastecimiento de gasolina, sin sobresaltos, para los agentes económicos o incertidumbre para la sociedad.

Señor Presidente:

Si hoy el mandato expreso a Petróleos Mexicanos es generar valor con responsabilidad social, es claro que en la conciencia de su personal, tanto técnico como administrativo o tradicional, está siempre presente esta premisa. Desearíamos, por supuesto, que la más reciente Reforma a la Ley del Organismo se hubiese traducido en mayor eficiencia en su desempeño, y que su Consejo de Administración fuese el instrumento capaz y ágil en la toma de decisiones que la Empresa requiere.

Seguimos pensando que uno de los grandes problemas de PEMEX es su sobreregulación, que genera congestionados procedimientos administrativos que dificultan la fluidez de la operación.

Sin embargo, estas condiciones no hacen sino sumarse a otros retos que, de manera cotidiana, enfrentan la industria y sus trabajadores.

Por ello, señor Presidente, ante su distinguida presencia, reiteramos nuestro indeclinable compromiso de aportar cotidianamente nuestro máximo esfuerzo y capacidad para impulsar a Petróleos Mexicanos a consolidarse como una Empresa Petrolera de Excelencia

Esa ha sido siempre la convicción de las y los trabajadores del petróleo en nuestro país. Aquí, lo ratificamos con la presencia de la Secretaria y los Secretarios Generales de la totalidad de las Secciones que integran nuestra organización sindical, y de este distinguido grupo de compañeras y compañeros que hoy engrandecen esta celebración con su presencia, señor Presidente.

Lo hacemos al cobijo de estas hermosas tierras veracruzanas, agradeciendo a nuestros cálidos anfitriones, particularmente a los integrantes de la Sección 11 y su dirigencia.

Señoras y señores. México tiene, sin duda, retos magníficos en el porvenir; tiene la impostergable tarea de convertirse en el país de oportunidades y justicia que todos anhelamos.

En esa tarea, Petróleos Mexicanos y sus trabajadores, seguiremos siendo elementos fundamentales para su consecución.

Nunca perderemos de vista nuestra responsabilidad para con PEMEX y con la Nación.

Seguiremos honrando nuestro lema.

¡Unidos venceremos!




Agregar un comentario