Se inicia la recta final: en busca de un gobierno eficaz

174

Los tres (Pre) Candidatos Presidenciales Enrique Peña Nieto, del PRI-PVEM; Andrés Manuel López Obrador del PRD-PT-Movimiento Ciudadano (Convergencia) y Josefina Vázquez Mota, del PAN (en este caso por definir, aunque las encuestas la dan por triunfadora), han iniciado la Recta Final en la carrera hacia el 1º de julio próximo, cuando los ciudadanos de nuestro país elegirán al Presidente de la República para el sexenio 2012-2018; los tres dirigentes políticos ofrecen un gobierno más eficaz que permita el crecimiento económico y social necesario para crear empleos y mejorar la posición del país en materia de competitividad internacional.

Cada quien a su manera: Enrique Peña Nieto, Andrés Manuel López Obrador y Josefina Vázquez Mota han iniciado el recorrido por el interior del país, tratando de acatar las disposiciones legales del IFE, pero también, por lo menos en el caso de Peña Nieto y López Obrador, han salido del país en busca de Foros Internacionales,  con el fin de proyectar su imagen y su política internacional, así como de enviar mensajes “a los mercados mundiales” de la forma en que pretenden gobernar el país y poner en funcionamiento políticas económicas públicas que impulsen la producción interna, creen las decenas de miles de empleos necesarios para satisfacer las demandas sociales que garanticen la paz pública interior y la armonía social, a la vez que se fortalezca la infraestructura nacional.

En su caso particular, la licenciada Josefina Vázquez Mota ha dado una pelea muy intensa al interior de su propio partido, el PAN, donde las cúpulas políticas le han puesto toda clase de obstáculos para que no llegue a ser la Candidata Presidencial, por razones todavía no explicadas públicamente; sin embargo, la licenciada Vázquez Mota ha mostrado corazón, talento, y una decisión contundente para seguir adelante con su proyecto de alcanzar la candidatura presidencial.

Josefina: contra todos, incluyendo Los Pinos

Este artículo se escribió antes del debate del 31 de enero y de las elecciones internas del PAN del 5 de febrero, pero desde este momento de la redacción del artículo principal de Macroeconomía, el 31 de enero en la mañana, se veía venir un ataque electoral muy violento desde el interior del PAN, particularmente de sus cúpulas oficiales y extraoficiales, contra Josefina Vázquez Mota, a quien desde las últimas semanas de la precampaña se le estuvo bloqueando a fin de que no ganara las elecciones internas e inclinar la balanza panista a favor de Ernesto Cordero, quien nunca pudo levantar el vuelo ni entre la opinión pública ni entre los votantes y adherentes a ese partido.

Entonces, al momento de la redacción de este análisis político, nosotros veíamos adelante, tanto hacia el interior del PAN como hacia el exterior, a Josefina Vázquez Mota quien, viendo venir una fuerte ofensiva política desde las cúpulas de su partido, se atrevió a nombrar a varias personas de su confianza como “defensoras del voto panista”; sea cual fuere el resultado oficial de la lucha política al interior del PAN, para Macroeconomía era evidente que las simpatías tanto de la población abierta como de las mayorías panistas eran para Josefina, cosa que se confirmaba en las diferentes encuestas.

Promesas y programas

Al margen de las absurdas disposiciones del IFE y del COFIPE (Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales), que cayeron en exceso de regulaciones para los debates y, en general, para la campaña presidencial, es evidente que las diferencias en las promesas y en los programas de los abanderados se van haciendo cada vez menores, acercándose hacia el centro político, social e ideológico.

Así, por ejemplo, el licenciado Andrés Manuel López Obrador, precandidato del PRD-PT-Movimiento Ciudadano Convergencia-Morena, plantea ahora “una República Amorosa”, cuando su belicosidad de otros tiempos le dió su caracterización; la licenciada Josefina Vázquez Mota, del PAN, partido conservador, habla de programas sociales y el licenciado Enrique Peña Nieto, del PRI, que siempre estableció un búnker para defender la industria petrolera nacionalizada, habla ahora de abrir Pemex a la inversión de capital privado, sin vender la industria a intereses privados.

En el fondo, los tres abanderados acercan sus posiciones hacia a las percepciones generales de la opinión pública nacional y las tendencias internacionales de desarrollo, porque los márgenes de maniobra de los mandatarios, una vez en el poder, se vuelven muy estrechos, de tal forma que una vez instalados en el poder, los gobiernos van resultando muy parecidos unos a otros, salvo algunas excepciones.

En el caso concreto del primer gobierno panista que encabezó Vicente Fox, no fue muy diferente al de Ernesto Zedillo, el último del PRI del siglo pasado; y las diferencias entre el gobierno de Felipe Calderón y el gobierno de Vicente Fox son relativamente muy pocas o muy poco notables, salvo lo de “la guerra al narco”.

¿Cómo sería el gobierno de Peña Nieto 2012-2018?

Enrique Peña Nieto ha acudido al Foro Económico Mundial de Davós, para exponer los principales aspectos de un gobierno encabezado por él para el 2012-2018, planteando lo que él denomina “la construcción de un Estado eficaz”; y esto, porque en el momento actual de México lo importante es crecer, para que el país vuelva a tomar el lugar que le corresponde en el concierto internacional y, con ello, desde luego, aplicar las políticas necesarias para impulsar la educación pública, mejorar la salud y el grado de competitividad de nuestra nación.

Para Andrés Manuel López Obrador, candidato de las izquierdas: PRD, PT, Movimiento Ciudadano Convergencia-Morena lo esencial será el combate a la corrupción de la burocracia, sobre todo en Petróleos Mexicanos que, como se ha visto en estos últimos tiempos, su riqueza ha sido usada en una forma arbitraria y sin control, y no se ha construido ni siquiera la única refinería prometida; en cambio AMLO propone construir cinco nuevas refinerías y hasta ha dado los lugares donde estarán.

“Es increíble, dijo Andrés Manuel López Obrador, que vendamos el mejor petróleo crudo, como es el Olmeca de Tabasco, que casi es gasolina, y a cambio, estemos comprando millones de barriles de gasolina porque estos gobiernos del PAN no han querido construir ni siquiera una nueva”.

Por su parte, Josefina Vázquez Mota ha luchado al interior de su partido para ser la candidata presidencial del PAN, y si lo logra, dará un enfoque feminista a su gobierno, y ha ofrecido mejoras importantes en la educación, en la salud y en el mejoramiento de los campesinos.

Uno de los puntos débiles Josefina, pudiera ser el que se refiere al manejo de las fuerzas armadas y en particular de la policía federal y la PGR, pero ha dicho en muchas ocasiones: “¡No tengo miedo y combatiré al narco!”.

Necesidad de un “golpe de timón en el gobierno”

La percepción en la opinión pública nacional es que se hace necesario lo que se llama “un golpe de timón” en el gobierno, es decir, un cambio de rumbo que pueda mejorar la situación de los mexicanos, tanto en lo económico como en la calidad de vida de la población que ha bajado al límite, por el alto grado de inseguridad pública que priva en el país.

Se requiere que la nación regrese a un estado de paz social que permita el desarrollo económico que todo el mundo anhela. ¿A quien le creerán los mexicanos que los llevará a un México mejor, de mayor crecimiento económico con paz social? ¿A Andrés Manuel López Obrador? ¿A Enrique Peña Nieto? ¿A Josefina Vázquez Mota?

Usted tendrá el gis en la mano para marcar la boleta electoral el próximo 1º de julio.




Agregar un comentario