“El Cambio en México es inevitable”: Enrique Peña Nieto

232

Gracias amigas y amigos, saludo con respeto y con afecto, con enorme emoción a todas y a todos, compañeras y compañeros de mi partido, quienes están presentes en este acto emotivo, que me entusiasma pero, sobre todo, más me compromete.

Gracias por estar presentes y acompañarme en este acto tan significativo en la trayectoria personal pero, sobre todo, en el compromiso que quiero asumir plenamente el día de hoy para trabajar y servir con toda mi entrega a la causa de México.

Compañeras y compañeros:

Hace tres semanas me registré en el proceso interno de selección de candidato del PRI a la Presidencia de la República.

En esa oportunidad señalé y hoy lo reafirmo: “éste no es el momento de un solo hombre, éste es el momento de todos los priístas”.

Éste es el tiempo de todos los que queremos un país exitoso, triunfador; es el momento de todos los que estamos listos para asumir plenamente un Compromiso por México.

Gracias a su respaldo, he recibido la Constancia que me acredita como el Candidato del PRI a la Presidencia de la República.

Asumo esta gran responsabilidad con la convicción de que sabré honrar la confianza que han depositado en mí.

Hoy el PRI está más fuerte, vivo y renovado que nunca.

Su fuerza y capacidad están en cada uno de nosotros. Se sustenta en la lealtad y un solo Compromiso: el Compromiso por México.

Si hoy el PRI cuenta con la preferencia mayoritaria de los mexicanos, es gracias a todo el priísmo; es resultado del trabajo serio, responsable y eficaz de sus representantes en el servicio público y tareas políticas.

Así es, los priístas construimos en equipo. En la campaña, todos están para sumar, todos serán importantes, todos serán protagonistas de nuestro triunfo: el triunfo que beneficia a todo México.

La gran tarea será llevar el proyecto y el compromiso del partido a todos los rincones del país. Todos, absolutamente, seremos la voz del PRI.

Además estamos decididos a actuar con madurez política; evitemos caer en las provocaciones y la guerra sucia, con las que otros, pretenden confundir a la sociedad.

La campaña formalmente aún no ha iniciado, pero los ataques de nuestros adversarios, esos, ya empezaron, y van a seguir, porque eso es lo único que ellos le pueden ofrecer a México.

A nuestros adversarios, hoy les digo, con profunda convicción, lo que expresó aquí, en este mismo lugar, hace 18 años, un mexicano excepcional.

Cito:

“En esta campaña habremos de convocar el voto del convencimiento. Lo afirmo categóricamente: El PRI no necesita, ni yo quiero, un solo voto al margen de la ley. Trabajaremos para que estas elecciones sean ejemplo de práctica democrática”.

Diciembre de 1993

Luis Donaldo Colosio Murrieta

Soy un hombre que asume su responsabilidad. Sé aceptar las críticas, ampliar mi perspectiva y seguir adelante.

Es cierto, podré no recordar el nombre de algún autor, pero debe quedar muy claro:

Lo que no se me olvida es la violencia, la pobreza y la desesperanza que vive México.

Lo que no se me olvida, es el estancamiento económico, el desempleo y falta de oportunidades que se padecen en nuestro país desde hace más de una década.

Lo que no se me olvida, es que más de 50 millones de mexicanos viven lamentablemente en pobreza.
A mí no se me olvida el dolor de las familias que han perdido a sus seres queridos, por el ataque impune de los criminales.

A mí no se me olvida la mirada de desesperación de la mujer que mantiene el hogar y no encuentra un empleo; la impotencia que sufre, al no poder llevar sustento para sus hijos.

A mí no se me olvida la frustración de millones de jóvenes, que habiendo estudiado, no encuentran un empleo digno.

No señores. A mí no se me olvida lo que debe tener presente todo gobernante: escuchar a la gente, asumir plenamente sus responsabilidades, pero sobre todo, cumplir con sus compromisos.

Así lo hice durante seis años como gobernador y, con el apoyo de la sociedad mexicana, aspiro a seguir haciéndolo como el Presidente de la República.

Como Presidente, no olvidaré que México merece paz y tranquilidad.

Como Presidente de todos los mexicanos, no olvidaré la urgencia de una auténtica reconciliación nacional.

Como Presidente de México, que aspiro, no olvidaré impulsar decidida y comprometidamente el empleo y aprovechar el gran potencial de nuestro país y de todo los mexicanos.

Como Presidente, no olvidaré crear las oportunidades para que todo mexicano sea capaz de vivir su propia historia de éxito.

Como Presidente, jamás olvidaré defender a México.

Éstas son las causas que los priístas no olvidamos, las que desde el gobierno o en la oposición, siempre hemos defendido.

Éstas son las causas que yo no olvido.

COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS PRIÍSTAS:

México debe renovarse en todos los ámbitos. No podemos seguir por un camino equivocado, y mucho menos optar por ilusiones engañosas. México no puede perder más tiempo.

Lo que propongo es un México en paz y tranquilidad, un país con orden y crecimiento, una nación de oportunidades para todos.

Con toda su entrega, la suya, la de todo el priísmo, con toda su decisión y compromiso, vamos a ganar la elección; vamos a ganar el primero de julio de manera clara y contundente.

Claro que sí, estemos convencidos, vamos aganar el primero de julio, somos hoy lo representamos la mayor esperanza de México.

Vamos por un triunfo inobjetable; no por orgullo personal ni partidista, sino por el bien de todo México.

Con un amplio respaldo popular, podrán emprenderse las transformaciones de fondo que demanda el México del siglo XXI.

Vamos juntos por un triunfo responsable.

Los priístas no olvidamos el daño que puede generar la división y el encono entre los mexicanos.

Hoy, como ayer, los priístas no olvidamos que antes que los intereses de partido, están los intereses supremos de la nación.

Los priístas no olvidamos que la unidad nacional debe ser la base de la grandeza de México en este nuevo siglo.

Los priístas no olvidamos que para emprender las verdaderas transformaciones del país, se requiere determinación, audacia y compromiso.

Los priístas vemos el futuro con confianza y optimismo.

Esta elección será una gran oportunidad para demostrar que México sí puede construir su grandeza en democracia.

Claro que sí, Sí, vamos por el triunfo en las urnas, pero también, y sobre todo, vamos a levantarle el ánimo a todo México.

Vamos a cambiar el miedo por la esperanza.

El cambio es inevitable y es el PRI el cambio que necesita el país.

Todas y todos, somos protagonistas de la nueva historia de éxito que vamos a escribir para México.

Soy un hombre de palabra, que ha cumplido con sus compromisos.

Ahora, con el apoyo de todas y todos ustedes, con el apoyo de toda la sociedad mexicana, hoy estoy firmemente decidió a cumplirle a México.

Éste es mi Compromiso y así lo acato el día de hoy.

Vamos a ganar.

¡QUÉ VIVA EL PRI!

¡QUÉ VIVA MÉXICO!

¡QUÉ VIVA MÉXICO!

¡QUÉ VIVA MÉXICO!




Agregar un comentario