Peña Nieto: Cambio y Esperanza para México

155

Muchas gracias a todo el priísmo hoy aquí reunido.

Gracias por acompañarme en este importante y trascendental evento, en lo personal y en lo profesional, pero sobre todo, en el gran amor y compromiso de servicio que tengo para México.

Saludo desde este espacio al presidente del Comité Ejecutivo Nacional de nuestro partido, a Humberto Moreira.

Asimismo, a los demás integrantes de la dirigencia nacional de nuestro partido.

Saludo con respeto y con afecto a la gobernadora y amigos gobernadores de las entidades hoy aquí representadas.

Amigos todos, gracias por acompañarme en este gran acto.

Desde aquí también saludo al gobernador de Tamaulipas, quien rinde en este momento su primer informe de gobierno, pero sé que desde allá se solidariza y nos acompaña.

Saludo con igual afecto a los gobernadores electos, por el mandato del pueblo, de Coahuila y Michoacán.

A mis amigos coordinadores de los grupos parlamentarios del PRI en el honorable Congreso de la Unión.

Al señor presidente y correligionario de la Cámara de Diputados Federal.

A los compañeros dirigentes de los sectores, de las organizaciones nacionales y adherentes de nuestro partido.

Saludo con respeto y agradecimiento, por su presencia, a las señoras y señores senadores de la República.

De igual forma, a  las señoras y señores legisladores federales y locales.

A mis amigas y amigos presidentes municipales.

Con especial agradecimiento, saludo a mi familia, a mi esposa Angélica, a mis hijos, quienes invariablemente me han acompañado en los momentos más importantes y decisivos de mi vida.

Gracias por estar aquí.

Saludo y reconozco, especialmente, a la fuerza fundamental de nuestro partido, a nuestras bases, militantes y simpatizantes, todos, orgullosamente priístas.

Compañeras y compañeros de partido.

Señores representantes de los medios de comunicación.

En este domingo lleno de emoción y alegría nos encontramos en el corazón del priísmo nacional. He venido a reunirme con mis amigos, con mis compañeros de partido y con quienes militan  y simpatizan con el mejor partido de México: el Partido Revolucionario Institucional.

Hoy estoy aquí gracias a ustedes, que con su entusiasmo, fuerza y respaldo, han decidido acompañarme en esta nueva lucha para servir a México.

Estoy aquí por la misma razón que ustedes, porque nos inspira el amor por México y el sueño de lograr un mejor país.

Me emociona ver sus rostros, sus sonrisas, su alegría y el deseo de transformar nuestra patria.

Me motiva escuchar las voces de todas y todos ustedes, de los petroleros, de los cenecistas, de los cetemistas, de las organizaciones populares. Sus gritos de aliento, ésas son las voces de la nueva esperanza de México.

Aquí queda claro que el PRI está más vivo que nunca, que tenemos una oportunidad y reto históricos, y juntos vamos a lograr la victoria.

Me anima el empuje y convicción con que me respaldan, me siento arropado y apoyado por el priísmo, por todos y cada uno de ustedes.

Con su apoyo, hace unos momentos, entregué a la Comisión Nacional de Procesos Internos mi solicitud de registro como precandidato a la Presidencia de la República.

Agradezco que me acompañen en este acto.

Aquí estamos reunidos priístas de todo el territorio nacional.

Valoro su presencia, porque al igual que ustedes, creo en los principios de nuestro partido.

Soy un hombre que reafirma en los hechos su vocación priísta, y que como todos ustedes y como miles de mexicanos más, mantiene inquebrantable el gran orgullo de ser priísta.

Soy un hombre agradecido con el PRI.

El PRI me ha dado la oportunidad, desde modestos espacios hasta grandes responsabilidades, de vivir mi vocación por la política y hacer de ella un instrumento de servicio.

Mi participación en el partido se ha basado siempre en la perseverancia, la lealtad y el trabajo comprometido.

En el PRI comprendí la importancia de tener metas claras y comprometerse con ellas.

En el PRI asumí la responsabilidad de estar cerca de la gente, conocer sus necesidades y trabajar para resolver sus problemas cotidianos.

El PRI es un partido plural y diverso.

La pluralidad es la esencia de nuestra fortaleza.

El PRI siempre se ha enriquecido con la participación responsable y madura de todos.

Al concluir mi responsabilidad como gobernador del Estado de México anuncié mi decisión de participar en este proceso interno. Lo hice alentado por los priístas de todo el país. Por ello, participé en los distintos foros a los que convocó nuestro partido para conformar entre todos el “Programa para México”.

Lo hice al lado de otro militante de reconocida trayectoria, ambos coincidimos en la necesidad de contar con un proyecto que permita la transformación de México con mejores condiciones de vida para todos los mexicanos.

Hoy ya tenemos ése programa, razón por la cual expreso un amplio reconocimiento a mi compañero de partido, Senador Manlio Fabio Beltrones. Su decisión contribuye a nuestra unidad y a una mejor condición para la competencia electoral, gracias por su participación y profesionalismo político.

Los priístas tenemos muchas razones para sentirnos orgullosos.

El PRI es un partido con historia e ideas de futuro.

Gracias al PRI, México pasó de un régimen de caudillos a un país de instituciones.

Como gobierno, el PRI concretó múltiples acciones e instituciones con un profundo sentido social.

Los avances alcanzados por el PRI fueron decisivos para escribir la historia moderna de nuestro país.

En pocas palabras, el PRI ha sido, y seguirá siendo, el gran constructor de México.

Escuchando a la gente y asumiendo compromisos, el PRI se ha renovado para ofrecer respuestas a las nuevas interrogantes, a las nuevas preguntas y a las nuevas inquietudes y preocupaciones que todo México se hace.

Somos un partido con decisión y capacidad para resolver las demandas sociales con ideas, propuestas, y sobre todo, con resultados.

Hoy el PRI es un partido que participa en democracia de forma responsable.

Somos un partido preparado para competir y ganar en la democracia.

Por eso, aquí lo decimos fuerte: no permitiremos que nuestra democracia se ponga en riesgo, lo haremos comprometidos con la ley y con sus instituciones, porque estamos seguros que al respetarse la voluntad ciudadana, el PRI se encamina a la victoria el próximo julio.

Como priístas tenemos que asumir la confianza que nos manifiestan millones de mexicanos con gran madurez y responsabilidad.

México quiere dejar atrás la división, el encono, el debilitamiento de nuestras instituciones y el deterioro de los valores de nuestra sociedad.

Hoy en México hay miedo, zozobra y desánimo, pero al mismo tiempo, hay una fuerza creciente, optimista y segura de que vienen tiempos mejores.

En todo el país comienza a soplar un viento de cambio y esperanza. La esperanza de que un PRI fuerte y democrático recupere la grandeza de México.

Hoy el PRI tiene el respaldo de la mayoría de los mexicanos porque es el partido que gobierna mejor, el que da resultados y el que sí cumple.

Somos el partido que ofrece soluciones y no ilusiones.

En el PRI tenemos el mejor proyecto que ofrecer a la nación.

En el PRI sabemos que la causa de la verdadera política es la transformación social.

Así lo entendemos los priístas, nuestra razón de ser se encuentra en la capacidad para transformar la calidad de vida en la que viven los mexicanos.

Por esta razón, hoy y aquí, frente a representantes de millones de priístas, asumo tres compromisos:

Primero, cuidaré en todo momento la unidad de nuestro partido propiciando la inclusión y amplia participación de todo el priismo.

La fortaleza del PRI está en la suma de sus liderazgos, de todos sus militantes y simpatizantes.

Todos los priístas cuentan, todos suman, y todos son importantes en el gran objetivo que tenemos por delante.

Este no es el momento de un sólo hombre, este es el momento de todos los priístas.

Mi segundo compromiso es privilegiar las ideas, propuestas y compromisos. No caeremos en las provocaciones de nuestros opositores, tenemos la convicción de conseguir el respaldo ciudadano con propuestas y compromisos, nunca con ataques y calumnias.

Mi tercer compromiso es hacer que las causas de México sean las causas del PRI.

Vamos a iniciar un gran movimiento por México que sirva a su unidad y reafirme el orgullo que todos sentimos de ser mexicanos.

Soy parte de una nueva generación de mexicanos que está convencida que México sí puede transformarse.

Los priístas tenemos una cita con la historia, fuimos parte central en la construcción del siglo XX, hoy nuestra misión es contribuir a la grandeza del México del siglo XXI.

Aspiro a la candidatura presidencial para que juntos alcancemos un objetivo muy claro: hacer de México el gran país que todos soñamos.

Un México democrático y de resultados, un México seguro y en paz, un Mexico de mayor igualdad social, un México con crecimiento económico que genere empleos y mayores oportunidades para todos.

A eso aspiro, a servir, para que México sea el país en el que todos puedan escribir su propia historia de éxito.

Compañeras y compañeros priístas:

Aspiro a representar a mi partido, a nuestro partido, como su candidato para trabajar con millones de priístas que estamos decididos a emprender una nueva hazaña por México.

Quiero ser, con el apoyo de todos ustedes, el candidato del compromiso con México.

Quiero ser el candidato del que todos se sientan orgullosos.

Aspiro a representar al PRI, porque unidos vamos a ganar.

Vamos a ganar haciendo buena política, la política madura y constructiva, la política que suma, la política que transforma realidades, la política que aglutina y une para mejorar la vida  de la gente, la política que dialoga para alcanzar acuerdos y dar resultados.

Ha llegado el momento de comprometerse, este es el momento que hemos esperado por más de una década.

Ha llegado la hora de la grandeza de México.

Comprometámonos con México.

Es momento de cumplirle a México.

¡Que viva el PRI!

¡Que viva México!




Agregar un comentario