“El 85% de los mexicanos no cree en Ustedes”, dice Clara Jusidman al Congreso

371

LA C. CLARA JUSIDMAN RAPOPORT:  Bueno, me toca hablar en representación  de los compañeros y compañeras del Movimiento que hemos estado trabajando en los temas de democracia.

Como ustedes ven, el movimiento surge de la exigencia de acceso a la justicia y reparación del daño de las miles de víctimas de la catástrofe humana que estamos viviendo. La no repetición y la recuperación de la Paz con Justicia y Dignidad, demanda modificar la correlación de fuerzas en las estructuras reales del poder, así como la urgente necesidad de restauración del tejido social y de respeto a la vida de las comunidades que aún siguen teniendo una vida de comunidad, a pesar de la dominancia de esta visión del mercado que está rompiendo sistemáticamente esa vida.

Los ciudadanos reivindicamos nuestro derecho al Estado, a un Estado que se preocupe por superar los dolores y las carencias de la población, y responda a los sentimientos de abuso, inseguridad, abandono, aislamiento, despojo, desconfianza, y miedo que estamos viviendo.

Un Estado cuyo objetivo sea lograr una vida digna para todos y todas; así como el respeto y apoyo solidario para aquellas personas que transitan por nuestro territorio buscando mejores posibilidades de vida.

Por ello, tenemos una urgente necesidad de reconstrucción de las instituciones del Estado, que como lo ha sostenido Javier, están podridas, están capturadas por intereses de grupos para servirse así mismos y apropiarse de los recursos que  nos pertenecen a todos .

La reconstrucción del Estado y de la Paz con Justicia y Dignidad exige la restitución del tejido social en un contexto de democracia. Es urgente promover, respetar y garantizar la participación de  la organización de las y los ciudadanos para recuperar el sentido de comunidad, la solidaridad, la confianza y la corresponsabilidad.

Sólo empoderando a los ciudadanos y apoyando la participación social, recuperaremos las capacidades sociales de contención para enfrentar las violencias que estamos viviendo, y podremos construir las capacidades entre nuestros niños y jóvenes para enfrentar los enormes riesgos que están viviendo en esta sociedad que les estamos entregando.

Por ello demandamos al Congreso nuevos medios e instrumentos de participación ciudadana en los asuntos públicos, mediante reconocimiento del referéndum, el plebiscito, la consulta popular, ampliando los ámbitos de las acciones colectivas y dándole más dientes a la Ley de Acciones Colectivas, así como fortaleciendo la contraloría social y evitando retrocesos en materia de acceso a la información.

Las puertas del Congreso tiene que abrirse a la participación ciudadana amplia, y no selectiva, como lo están haciendo ustedes ahora, ello mediante el derecho de iniciativa legislativa y la apertura de espacios de diálogo y mecanismos de consulta que acaben con las simulaciones de los incontables y repetitivos foros que sólo organizan ustedes para postergar el trabajo legislativo y que significan un enorme gasto de tiempo y dinero para todos.

Exigimos fortalecer la democracia representativa mediante el reconocimiento institucional de las candidaturas independientes, la revocación del mandato, la limitación de los fueros, la reelección inmediata de legisladores y alcaldes, la reducción del financiamiento de los partidos y el voto en blanco.

Exigimos también la recuperación urgente de la autonomía de los órganos de estado responsables de garantizar los derechos políticos de los ciudadanos, entre ellos, la realización de elecciones libres y justas.

No es tolerable más el rezago y la violación a los tiempos de ley en que han incurrido ustedes en la designación de los consejeros faltantes del Instituto Federal Electoral, como lo señaló Javier.

Es un claro síntoma y ejemplo de la impunidad que domina el ejercicio de las funciones del estado que les corresponden; a nadie rinden cuentas, no tienen sanciones en sus omisiones.

Es vergonzoso que hayan dejado huérfana a la reforma constitucional electoral del 2007, sin haber emitido las leyes secundarias que eran necesarias, y esto ahora se vuelve más vergonzoso cuando son ustedes mismos los que impugnan las disposiciones sobre derecho de réplica que emitió el IFE ante las omisiones de ustedes.

La democratización de los medios de comunicación es urgente, y por ello es necesario que reconozcan nuevas formas de expresión como la radiodifusión comunitaria, que fortalezcan los medios públicos y hagan participar en sus consejos, tanto de programación como generales, a representantes ciudadanos; que garanticen como derecho constitucional el acceso a los servicios de banda ancha para todos los mexicanos; que generen mayores oportunidades de educación a partir de esta universalización del acceso al Internet, dar oportunidades de educación, empleo y desarrollo.
Necesitamos un modelo mediático que responda a garantizar los derechos de las víctimas y la reconstrucción del tejido social, y no sólo responda al mercado y a las estrategias de los grupos políticos.

Las propuestas para democratizar a los medios están en el Congreso.

Desde el 2007, ahí está la Iniciativa para la Ley de Telecomunicaciones y Contenidos Audiovisuales, producto de una amplia discusión social para garantizar el derecho de réplica, regular el modelo de comunicación gubernamental. Lo que ha faltado es voluntad política de las bancadas en el Congreso para legislar como debe hacerse.

El Congreso no puede seguir relegando a la sociedad mexicana.

La demanda de democratizar el modelo mediático que actualmente tenemos, ese movimiento, producto de las víctimas y del hartazgo social se los exige ahora, en este momento de urgencia nacional, en sus manos está transformación y cumplir con su deber.

Los convocamos a que cumplan sus funciones, sus responsabilidades, que acepten y escuchen a los ciudadanos, a los miles de víctimas y que se apeguen al Estado de Derecho.

Señores y señoras legisladoras:

El 85 por ciento de los mexicanos no les tenemos confianza. Creo, y todos creemos que es tiempo que traten de recuperarla y cumplan sus funciones de estado que les marca el estado.

Muchas gracias.




Agregar un comentario