Quiebra técnica y moral del neoliberalismo mundial

180

Por el Lic. Mauro Jiménez Lazcano, Director General de Macroeconomía

De pronto estalló la quiebra técnica y moral del Neoliberalismo Mundial: a la crisis financiera de Wall Street provocada por la ambición de los grandes banqueros internacionales y la corrupción de las autoridades bancarias norteamericanas, incluyendo sectores corruptos del Congreso de Estados Unidos, especialmente del Senado, que estaban encargados de la vigilancia crediticia en ese país, se agregó ahora el infantilismo sexual del Director del Fondo Monetario Internacional.

Todo es corrupción: el señor Dominique Strauss-Kahn se alojaba en un suite de tres mil dólares la noche, que era pagada no por sus fondos personales sino por las aportaciones de los 170 países integrantes del FMI, que provienen a su vez, de los impuestos a sus pueblos cada vez más explotados y depauperados por las grandes compañías transnacionales, y especialmente por los grandes grupos bancarios mundiales.

No es una casualidad que en este marco de la crisis financiera mundial y de la crisis moral de los banqueros y dirigentes políticos como el famoso “terminator” Arnold Schwarzenegger salgan a las calles y a las plazas de Egipto, de Libia, de España, de México y otros países, grandes masas de jóvenes que buscan trabajo, casa, centros de salud y medicinas, educación y cultura.

Han salido a las plazas de las ciudades del tercer mundo y del primer mundo los llamados “sin casa”, “los ninis”, los de la generación de los años 80 y que ahora tienen entre 18 y 30 años y solamente han conocido “la Crisis Mundial Permanente”, de la que solamente se benefician las grandes transnacionales y sus dirigentes que son magnates que viven “del salón al avión”, como plantea Alberto Cortés en su canción “Los Ejecutivos”; burócratas y tecnócratas que aprendieron a vivir de los sacrificios de la población, con cinismo y sin sonrojos ; que les da lo mismo rematar los bienes públicos para pagar sus francachelas y parrandas; para dilapidar el dinero público en compras de aviones en donde se pasean por todo el mundo visitando restaurantes de cinco estrellas, mientras miles de jóvenes, hombres y mujeres apelmazados en la Plaza del Sol de Madrid, declaran que “hoy no se come”.

Una crisis moral del Neoliberalismo que es producto de la indolencia de funcionarios ineptos que justifican sus errores echándole de todo la culpa al pasado, aunque lleven en el poder una, dos o tres décadas, funcionarios que justifican su ineptitud bajo el lema de que “no me dejan hacer nada”.

La Revolución Social del Medio Oriente, la Revolución de los Indignados de España y la Revolución de los Poetas que se inicia en México con Javier Sicilia estarán en los periódicos y en los medios de difusión por algún tiempo y todo apunta a que en el futuro obtendrán un triunfo que, como ya se ve, será esencialmente moral, que es de lo que carece el Neoliberalismo y sus ejecutores.




Agregar un comentario