Congelan Congreso y Peña Nieto Leyes de Calderón

184

En los momentos finales del primer Período Ordinario de Sesiones de este año, el Congreso de la Unión, actuó coordinadamente para congelar tres Iniciativas de Ley que había enviado en diversos momentos el Ejecutivo Federal, por diversas razones: políticas y electorales.

De todas las Iniciativas de Ley que había enviado el Lic. Felipe Calderón al Congreso desde hace dos años, las tres que más de importaban eran, en su orden: la Ley de Seguridad Nacional; la Ley de Reforma Laboral y la Ley de Reforma Política; ninguna de ellas pasó.

Por una ú otra causa y por diversas argumentaciones, ninguna de esas tres leyes logró ser aprobada por el Congreso en su conjunto, aunque alguna o algunas, habían sido ya discutidas y votadas en una ú otra Cámara.

Así, por ejemplo, la Iniciativa de Ley de Seguridad Nacional, que había sido estudiada por el Senado durante más de un año, fue aprobada por este cuerpo legislativo, incluyendo los votos del PRI, obsequiados por el Presidente de la misma Cámara de Diputados y dirigente de la bancada del PRI, Manlio Fabio Beltrones; pero se atascó en la Cámara de Diputados, donde otro priísta el Lic. Francisco Rojas líder  de la mayoría parlamentaria, no aceptó el fast track que se le pedía, y la envió a Comisiones conforme lo marca la ley de la Cámara de Diputados, bajo el argumento de que se trataba de una Iniciativa sumamente importante para el desenvolvimiento de la vida diaria del país  y no podía ser votada sobre las rodillas, ya que, en muchos casos, implicaba cambios constitucionales.

En efecto, en la Iniciativa de Ley de Seguridad Nacional, el Congreso, de haberla votado favorablemente, le habría otorgado nuevas facultades al Presidente de la República, sea quien fuere, para manejar las fuerzas armadas, tanto el Ejército como la Marina, de una manera mucho más discrecional, que como se hace ahora y provocaría, en la práctica, la creación de lo que llama un Estado de Emergencia Permanente o un Estado de Sitio o una Suspensión de las Garantías Constitucionales, que afectaría a la vida cotidiana de la nación por un tiempo no especificado.

Esta Solicitud del Ejecutivo Federal escandalizó a lo que se denomina la Izquierda Nacional, integrada por el PRD, PT, Convergencia y los intelectuales de la República, tanto de las universidades como de otras instituciones de educación superior, pero también, a todo el sector de los sindicatos y trabajadores, sobre todo a lo que queda del SME, y al poderoso Sindicato de Mineros y de maestros disidentes como la CNTE, así como de numerosos grupos organizados de protesta social, puesto que equivaldría a la suspensión de garantías individuales durante un tiempo indefinido o,  todavía peor, de una manera permanente; la Iniciativa de Ley de Seguridad Nacional de haber sido aprobada, hubiera facultado al Ejército y a la Marina a actuar de una manera más directa y al margen del permiso del Congreso de la Unión, contra movimientos sociales, políticos y laborales, amén de la consabida lucha contra la delincuencia organizada y el narcotráfico.

La Reforma Laboral, tampoco pasó

La Reforma Laboral, que es una vieja aspiración de la derecha radical, y postulada por el Banco Mundial y el Fondo Monetario, fue también casi un dictado de los grandes intereses económicos internacionales de la Globalización, puesto que lo que intenta es suprimir la mayoría de los derechos de los trabajadores no sólo de México sino de todo el mundo, con el objetivo de llegar a una liberalización completa de la fuerza de trabajo: “contratar y correr”, o “contratar y despedir”, sin costo alguno para el sector patronal, haciendo competir o pelear a los trabajadores por cada puesto laboral, hasta que el más necesitado llegue a aceptar el mínimo sueldo disponible; pero también esa misma Reforma Laboral limitaba, o más bien, eliminaba los derechos de pensión de los trabajadores o los transfería a compañías muchas veces inexistentes del llamado “outsourcing”, que quiere decir compañías fantasmas que proveen de trabajadores a las empresas, para permitir que estas no tengan compromisos laborales de ningún tipo, y además, esas compañías “outsourcing” aplicarían, (como ya lo hacen muchas), diversidad de triquiñuelas legales para no cumplir con las obligaciones laborales, incluyendo la no inscripción en el Seguro Social de sus mismos empleados.

El PRI SE DIO CUENTA DE SU ERROR

En un intento por contemporizar con Felipe Calderón, la bancada del PRI en San Lázaro metió a consideración una Iniciativa de Ley idéntica a la que antes había mandado el PAN por instrucciones superiores y que, en realidad era la copia al carbón de lo que hace diez años se llamó la “Ley Abascal”, que no era más que la eterna búsqueda por parte de ciertos sectores de la anulación de la Ley Federal del Trabajo vigente y de las principales conquistas laborales logradas durante tantos años por el sindicalismo.

Pero pronto, el PRI se dio cuenta de su grave error y metió marcha atrás; el Gobernador Enrique Peña Nieto se había comunicado con los más de 40 Diputados Federales mexiquenses que hay en el Congreso de la Unión y les solicitó que reconsiderarán su posición respecto de la Reforma Laboral, a fin de que el Coordinador de los Diputados Priístas en el Congreso, Lic. Francisco Rojas Gutiérrez frenará la discusión y aprobación de esta retardataria Ley de Reforma Laboral.

El Lic. Francisco Rojas Gutiérrez, líder de la mayoría parlamentaria (PRI) se dio cuenta del error que se estaba cometiendo al promover la Reforma Laboral panista y metió freno al procedimiento, de tal suerte que la Iniciativa quedó congelada.

Esta reconsideración del lic. Francisco Rojas fue acertada porque, de no haberlo hecho, el costo electoral que hubiera tenido el PRI en las elecciones del 3 de Julio de Gobernador del Estado de México, hubiera sido enorme, y se hubiera proyectado, sin duda,  en la misma preferencia electoral que se muestra ahora por el PRI y por Enrique Peña Nieto para las elecciones del 2012.

De haberse aprobado la Reforma Laboral, el país hubiera entrado en una etapa de desestabilización laboral, con huelgas locas y manifestaciones sociales a lo largo y ancho de todo el país, pero sobretodo en los estados más industrializados como son el Estado de México, el Distrito Federal, Nuevo León y lo que queda de la industria de la frontera norte del país.

Así que, el Coordinador priísta Lic. Francisco Rojas, decidió enviar también a la congeladora la Reforma Laboral.

REFORMA POLÏTICA FALLIDA

En un intento por reivindicar su imagen por lo que ocurrió en el 2006, Felipe Calderón envió al Congreso de la Unión, hace casi un año, una Iniciativa de Ley de Reforma Política, que planteaba nada menos que la Segunda Vuelta Electoral, en caso de empate en las elecciones presidenciales: Justamente lo que se había pedido por los resultados electorales del 2006; pero también establecía el referéndum y las Candidaturas Independientes, lo cual también se había negado en el fatídico año del 2006, cuando se le negó esas posibilidades a numerosos ciudadanos como “El Doctor Simi”, Víctor González Torres; Jorge G. Castañeda y otros.

Esa Reforma Política mezclaba ese deseo del Lic. Calderón de recomponer su imagen ante amplios sectores de la población; y también complacer a la llamada “Partidocracia”, dándoles la posibilidad a los Senadores y Diputados Federales de ser reelectos consecutivamente; pero también se les daría la misma posibilidad a presidentes municipales y diputados locales y estatales. Tal vez así se pensaba que esa Iniciativa de Ley pasaría de todas, todas; ya que convendría a los intereses inmediatos de los partidos y de los políticos activos; pero no fue así.

Para unos, esa Iniciativa de Reforma Política también era un intento de llegar a la reelección de gobernadores y del mismo Presidente de la República; sea quien fuere, que ha sido a lo largo de la historia una aspiración de los que están en el poder y no quieren irse, como podría ser el caso actual; pero tampoco pasó esa Reforma Política, ya que mostraba intereses aviesos.

Así que, en virtud de hábiles maniobras políticas del Senador Manlio Fabio Beltrones, Presidente de la Cámara Alta y Líder de la bancada priísta, y el Lic. Francisco Rojas Gutiérrez, Coordinador de la mayoría parlamentaría del PRI, en diálogo permanente con el Gobernador del Estado de México, Lic. Enrique Peña Nieto, viable precandidato presidencial del mismo PRI, las tres iniciativas mencionadas quedaron congeladas y listas para ser discutidas y votadas en tiempos venideros.




Agregar un comentario