Se avecina la Alternancia en Los Pinos

197


La resolución política del Estado de México, en la que Eruviel Avila Villegas fue lanzado prácticamente como Candidato del PRI el 27 de marzo, constituyó en la práctica del mundo político nacional el banderazo de salida para las Elecciones Presidenciales de julio de 2012, para las que Enrique Peña Nieto, del PRI  sigue a la cabeza con 48.8% de la intención nacional de voto, seguido, de muy lejos por Santiago Creel Miranda, del PAN, con 17.7% y luego por Andrés Manuel López Obrador, del PRD, PT, Convergencia, con 16.5% de la intención nacional de voto, según la encuesta Mitofsky.

Muy atrás aparece, en el panorama de las encuestas, Manlio Fabio Beltrones, del PRI con el 5.3% de la intención de voto al interior de su partido, frente a 87.1% de Enrique Peña Nieto al interior del priísmo.

Hacia el interior del PAN, Santiago Creel, viejo político y ex Secretario de Gobernación en tiempos de Fox va muy adelante con el 40.4% seguido por Josefina Vázquez Mota, líder de los Diputados Federales de ese partido, con 17%; Ernesto Cordero, Secretario de Hacienda con 9.1%; Alonso Lujambio, Secretario de Educación con 8.6%; Javier Lozano Alarcón, Secretario del Trabajo con 1.8%; Emilio González, Gobernador de Jalisco, con 1.5% y Heriberto Félix, Secretario de Desarrollo Social con 1.1%.

En el PRD sólo hay dos, que son Andrés Manuel López Obrador, muy delante de Marcelo Ebrard, 67.6% y este último con 26.3%.

Definición de Candidatos, para octubre

Con motivo de que Enrique Peña Nieto entregará el Gobierno del Estado de México, en el mes de septiembre próximo, los politólogos del PRI consideran que será inevitable lanzar su pre candidatura para el mes de Octubre ó, máximo para el mes de noviembre, ajustándose, desde luego, a los términos de la Ley Federal Electoral que marca el término de seis meses antes de la elección para la candidatura formal; pero, en el pragmatismo político que se está utilizando ahora, se darían las señales políticas necesarias para indicar que el abanderado  por las bases priístas y los cuadros de consejeros políticos y directivos del PRI, se estarían inclinando por el ya entonces ex gobernador del Estado de México; y todo ello, porque los tiempos políticos se adelantan por la presión y la lucha inter-partidista y hacia adentro de los mismos partidos políticos, que, como ya se ve, corren riesgos de entrar en divisionismos como los que están a la vista en el PRD y el PAN, y que también podrían ocurrir en el PRI, sino se adelantan las decisiones políticas.

Hay que recordar que el mes de diciembre es prácticamente feriado en su totalidad y que en enero la actividad se reanuda hasta la segunda quincena, motivo por el cual algunos analistas establecen que el país entraría mejor a los periodos vacacionales de fin de año y principio de año, teniendo despejadas las incógnitas políticas.

La división en el PRD, a la vista

Así, por ejemplo, la división política en el PRD está a la vista: o es Marcelo Ebrard o es Andrés Manuel López Obrador, y la gran lucha ocurrida por la postulación del candidato de ese partido para la gubernatura del Estado de México, así lo demuestra, fue un choque entre las grandes fuerzas políticas del PRD, de López Obrador contra “los Chuchos” y de Marcelo Ebrard en medio, queriendo quedar bien con dios y con el diablo, lo que al final no logró y más bien lo ha dejado “como al cohetero”, mal con ambos bandos.

Sorda disputa al interior del PAN

La lucha al interior del PAN es mucho más violenta que en el PRI y en el PRD, porque no solamente se trata de una batalla campal  entre diez precandidatos, pero que todos juntos no reúnen la fuerza de Felipe Calderón, quien les ha advertido sobre la probabilidad de que ni siquiera sea uno de ellos, sino un candidato externo, un “Candidato Ciudadano” que pudiera ser, según la generalizada opinión de los politólogos, el ex rector de la UNAM Juan Ramón de la Fuente o, en último caso alguien como Alejandro Martí, quien por cierto se ha descartado por no tener vocación política.

Pero Juan Ramón de la Fuente sí podría ser eventualmente el candidato externo de quien ha hablado o sugerido el propio Calderón; cabe recordar el homenaje y discurso elogioso que le proporcionó hace muy poco tiempo.

En el PAN, como dijo Salinas hace 18 años, “se están haciendo bolas”, porque siendo diez los probables, sus probabilidades son muy menores y muchos de ellos ni siquiera son muy conocidos por el público, con uno o dos por ciento de intención de votos y el que más tiene es Santiago Creel Miranda, el ex secretario foxista de Gobernación y actual senador de la república que fue defenestrado del liderazgo de la bancada panista en el Senado por indicaciones del propio Calderón, con quien no hace buena química, razón por la cual las probabilidades de que Santiago Creel fuera nominado candidato del PAN a la Presidencia son ínfimas, no obstante que paradójicamente es el más conocido por el electorado del país y el que mayor intención de votos tiene a nivel nacional, nada menos que el 17.7%, un poco más que la intención de voto para López Obrador a nivel de la república.

Entonces, la situación política del PAN al interior, para nombrar a su propio candidato no podría ser peor, incluyendo una especie de rebeldía política de la única mujer con posibilidades reales a nivel nacional, que es la diputada Josefina Vázquez Mota, jefa de su bancada y quien no aceptó ser postulada como candidata al Gobierno del Estado de México por dos razones: la primera, por que sabía que iba a perder; pero, la más importante, porque quiere ser la primera mujer a la candidatura presidencial en la historia de nuestro país; y no quedaría mal, en caso de que eso ocurriera.

Sin embargo, sería muy difícil y es improbable que el PAN se definiera por Josefina Vázquez Mota, ya que en ese partido, como en otros, todavía predomina la cultura política machista.

Se adelantan los tiempos

La feroz lucha política que se desató en el Estado de México por la gubernatura que será definida en julio de este año, marca el adelanto de los tiempos políticos, porque de sus resultados dependerá sin duda la postulación definitiva de Enrique Peña Nieto a la candidatura presidencial del PRI y por lo que se ve, esto será así, a menos de que ocurriera una tormenta en el Desierto de Gobi que moviera las hojas de los árboles del Nevado de Toluca, según la denominada Teoría del Caos.

Pero si la política mexicana evoluciona siguiendo los trazos que ha marcado hasta el momento, según las estadísticas el país entrará en una nueva etapa de la alternancia Democrática, que es el valor político que se buscaba desde que se le dio entrada  a Vicente Fox a Los Pinos: el PAN ha cumplido su primer ciclo de doce años en la Presidencia de la República y se estaría preparando para la nueva etapa de la alternancia dando lugar al retorno del PRI a Palacio Nacional; y así ocurriría en ciclos subsecuentes, hasta que también tenga su oportunidad de PRD para entrar a Los Pinos; oportunidad que se le ha negado en dos ocasiones pero que podría materializarse en un momento no muy lejano.

Feroz lucha de Ebrard y Manuel Camacho contra López Obrador

En la arena política nacional la lucha más violenta se está dando entre Marcelo Ebrard y su manager político Manuel Camacho quienes, a través de la agrupación denominada DIA han abierto un enfrentamiento inocultable con Andrés Manuel López Obrador para disputarse la franquicia del PRD para la elección presidencial del 2012. Nadie sabe realmente cómo terminará este choque de trenes político; pero lo más probable es que Ebrard y Manuel Camacho se queden con la candidatura del PRD, aliados con los chuchos; y que por su parte Andrés Manuel López Obrador se vea obligado a lanzarse por el Partido del Trabajo –PT- y Convergencia, apoyados por su nuevo grupo llamado MORENA (Movimiento de Renovación Nacional).




Agregar un comentario