La Burocracia ahoga a PEMEX, denuncia Carlos Romero Deschamps ante Calderón

191

Ciudad del Carmen, Campeche 18 de marzo de 2011.- Al conmemorarse el 73 Aniversario de la Expropiación de la Industria Petrolera, dictada por el Presidente de la República, General Lázaro Cárdenas del Río, el máximo dirigente de los Trabajadores Petroleros, Carlos A. Romero Deschamps hizo una profunda critica razonada de la forma en que la actual Dirección de la Empresa está administrando a Petróleos Mexicanos, ante el Lic. Felipe Calderón Hinojosa, Titular de Ejecutivo Federal y su Gabinete Energéti

El Secretario General del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, Carlos A. Romero Deschamps, expresó con firmeza que debe revisarse la política petrolera del país, con el objetivo de que la enorme riqueza de los hidrocarburos mexicanos sea realmente una plataforma de impulso a la economía nacional y sirva mucho mejor al bienestar de los mexicanos.

Al dirigirse al Jefe del Ejecutivo, licenciado Felipe Calderón, Carlos A. Romero Deschamps expresó lo siguiente:

Sr. Lic. Felipe Calderón Hinojosa,

Presidente Constitucional de los estados Unidos Mexicanos:  reciba usted el saludo respetuoso de sus amigos los trabajadores petroleros de todo el país reunidos esta tarde aquí, en esta bella tierra carmelita, campechana,  donde junto con usted vamos a festejar un Aniversario más de nuestra Expropiación Petrolera;

Lic. Fernando Ortega Bernés, Gobernador Constitucional del Estado de Campeche;   Lic. José Antonio Meade, Secretario de Energía y Presidente del Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos, a quien el Sindicato recibe con agrado en su nueva encomienda al frente de la Secretaría de Energía.  Bienvenido, señor Secretario; Dr. Juan José Suárez Coppel, Director General de Petróleos Mexicanos;  Ing. Egidio Torre Cantú, Gobernador Constitucional del Estado de Tamaulipas;   Dr. Javier Duarte de Ochoa, Gobernador Constitucional del estado de Veracruz-Llave;  Químico Andrés Granier Melo, Gobernador Constitucional del Estado de Tabasco;  Señores Representantes de los Poderes Legislativo y Judicial de la Federación;  Señores Representantes de los Poderes Legislativo y Judicial del Estado de Campeche;   Sra Aracely Escalante, Presidenta Municipal de Ciudad del Carmen;  Señores Presidentes Municipales,

Autoridades Civiles y Militares que nos acompañan;  Señores integrantes del Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos;  Señores Directores Corporativos de Organismos Subsidiarios de Petróleos Mexicanos;  Compañeros integrantes del Comité Ejecutivo General y del Consejo General de Vigilancia;  Compañera y compañeros Secretarios Generales de las 36 Secciones que integran nuestro sistema sindical;  Distinguidos invitados;  Compañeras y compañeros petroleros:

Año con año en esta fecha, buena parte de nuestro País detiene su paso para reflexionar acerca de la situación en que se encuentra la Industria Petrolera Nacional.

No resulta extraño, pues desde principios del siglo pasado conocimos de la importancia que para el mundo moderno representaban los hidrocarburos y, desde hace 73 años, al respaldar la histórica decisión del Presidente Lázaro Cárdenas del Río, los mexicanos asumimos el compromiso de convertir a este generoso recurso, en elemento fundamental de nuestro desarrollo económico y social.

Durante décadas, la ecuación Petróleo-País prosperó y culminó en el mejor de sus momentos, en la plena identificación de Recurso y Nación en la que mutuamente se nutrían y acompañaban en sus respectivos viajes hacia el crecimiento y el progreso.

El paulatino debilitamiento de esta concepción que fue desplazada ante la aparición de nuevas ideas y diferentes intereses, se tradujo en un descarnado pragmatismo, visión ésta con la que administraciones anteriores asumieron que lo único importante era que la Empresa mantuviera su posibilidad de generar recursos fiscales, intensificando para ello su capacidad de explotación y exportación de crudo.

Hoy la realidad nos muestra una industria con muy importantes conflictos económicos y operativos en los que, a pesar de buenas intenciones, se mantiene el fundamental y aún no satisfactoriamente resuelto tema de su régimen fiscal, el que se encuentra íntimamente vinculado al pasivo que arrastra y en el que concursan,  entre otros conceptos, el adeudo por Pidiregas, financiamientos, préstamos a mediano y largo plazo, así como el laboral.

Los tiempos de globalización y apertura parecen hacernos olvidar que para competir primero debemos fortalecernos y que, sólo en la consolidación de una Empresa eficiente están nuestras reales posibilidades de desarrollo.

Mal podemos seguir aludiendo a una Empresa integral, cuando en la práctica la autonomía de sus Organismos  Subsidiarios omite el análisis comprometido que potencie sus respectivos desempeños, víctimas de una actitud de independencia que se traduce en casi nula solidaridad orgánica y programática.

Muchos años de una mal entendida estrategia de ahorro que asignó a Pemex presupuestos exiguos y le orilló al endeudamiento como solución para financiar su desarrollo, generaron  condiciones extremas en lo operativo y en lo financiero.

Ante esta situación de astringencia  y soluciones evidentes, paradójicamente, la reacción  de las autoridades responsables fue la sobreregulación que, en determinados tramos de decisión generan obstáculos que frenan la marcha normal de la Industria Petrolera.

Tal vez la pregunta más pertinente en este 73 Aniversario sea: ¿qué queremos hacer de Pemex y cómo queremos hacerlo?

Porque lo que no es aceptable, es pretender que compita internacionalmente y no dotarla de los recursos mínimos necesarios.

-No es aceptable que la profesionalidad de los Directivos que necesita la  Industria, no coincida con la designación de funcionarios que no cumplen con los perfiles y experiencia requeridos.

-No es aceptable que se siga viendo a la participación privada como la panacea salvadora de la industria y sigamos manteniendo nuestras capacidades subutilizadas.

-No es aceptable que por falta de Presupuesto, recurrentemente no se cuente en los Talleres con herramientas y materiales; y en las Unidades Médicas de material quirúrgico y medicinas necesarias para la curación de nuestros pacientes.

-No es aceptable dejar pendientes por años la construcción de  Guarderías, Unidades Médicas o Deportivas, porque según sus análisis, no representan proyectos productivos.

-No es aceptable que a la preocupación natural de trabajadores y familiares, por las características de la actividad de riesgo en Petróleos Mexicanos, hoy se sume la incertidumbre de las acciones del crimen organizado en pozos, campos o ductos.

Y en este acto queremos reconocer a nuestro Glorioso Ejército Mexicano y a la Armada de México en el combate de este flagelo.

-No es aceptable, en fin, que  a una Industria que ha sido extraordinariamente generosa con el País y que, en los momentos más difíciles ha ayudado a mantener su viabilidad, le demos un trato tan  injusto.

-No hay secretos. Los retos están ahí:

°La reposición de reservas, sobre todo de crudo ligero y gas luce como indispensable.

°El desarrollo de Proyectos Conjuntos y la Coordinación de objetivos entre Subsidiarias también lo es.

°La recomposición de nuestro Sistema Nacional de Refinación cuyo rezago  en el mantenimiento oportuno a plantas y ductos hoy resulta comprometedor. Así como también lo es su precaria capacidad en almacenamiento y transporte por ductos.

°Todo ello, por cierto, producto de esa hermética manera de priorizar las necesidades de la Industria que hoy, nos arroja un déficit en producción de petrolíferos, especialmente gasolinas, que resulta ya competidor por su costo con nuestros ingresos por ventas de crudo.

°Y si queremos otro reto ahí está el resucitamiento  de la Petroquímica de Pemex -no hay otra manera de decirlo- que hoy languidece abandonada a su suerte, o a su mala suerte.

Señor Presidente:

No obstante este escenario complicado para la Empresa y para los trabajadores, nos hemos esforzado por encontrar y aprovechar todas aquellas oportunidades que permitan mejorar nuestros niveles de eficiencia y productividad abordando, inclusive, temas antiguos y conflictuados con ánimo modernizador.

Entre otras cosas, se ha consolidado el nuevo modelo de Recursos Humanos y Relaciones Laborales que nos permitirá tener, por fin, un control institucional de todas las variantes que en este tema concurren, como pueden ser: capacitación, escalafones, traslados, créditos para vivienda o servicio médico entre otros.

Asimismo, se ha continuado avanzando en el levantamiento de actividades y elaboración de nuevos Reglamentos de Labores que, adecuados a la realidad de la operación, nos permitan dar certidumbre a nuestro desempeño laboral en el que están involucradas más de 600 categorías, contando algunas de ellas con reglamentos elaborados hace 60 años.

Se han implementado novedosos sistemas de trabajo para impulsar el eficiente empleo de la fuerza de trabajo disponible y, al mismo tiempo, atender un tema que es frecuente punto de conflicto, como es la oportuna atención a los riesgos identificados por las Comisiones Mixtas Locales de Seguridad e Higiene, que alcanzan a la fecha un número mayor de 6000 emplazamientos, siendo de ellos cerca de 1,500 de criticidad I y II, las más graves en el sistema de clasificación empleado.

Mantenemos, vale decirlo, un continuo diálogo con el propósito de convenir acuerdos que signifiquen avances sólidos para el desempeño de Pemex y para las condiciones laborales de sus trabajadores.

A este respecto, queremos reconocer de manera puntual la disposición de nuestro Director General, Dr. Juan José Suárez Coppel, quien siempre ha mantenido su decisión de avanzar con paso sólido.

Pronto iniciaremos pláticas con motivo de la Revisión de nuestro Contrato Colectivo de Trabajo.

En ellas, mantendremos nuestro espíritu de cooperación con el propósito de encontrar acuerdos que satisfagan las legítimas aspiraciones de los trabajadores sí, pero también la proyección de Petróleos Mexicanos hacia su mejoramiento.

Señoras y señores:

Los petroleros de México, al tiempo que agradecemos la cálida hospitalidad de la gente  de estas bellas tierras y  de su señor Gobernador el licenciado Fernando Ortega Bernés, contando con la presencia de los representantes de todos los petroleros del País a través de la Secretaria y  los Secretarios Generales de las 36 Secciones que integran nuestro Sistema Sindical, le reiteramos en este acto, señor Presidente,  nuestro compromiso de trabajo y esfuerzo para consolidar a Petróleos Mexicanos como una Empresa de Competitividad Internacional y asumimos con responsabilidad el reto que a nosotros nos corresponde.

Iniciamos en este año la segunda década de un siglo de grandes expectativas para nuestro país.  Hagamos lo necesario para estar a la altura de esas expectativas.

En el 2010 reflexionamos y recuperamos nuestro importante pasado.  Hoy en 2011, es tiempo de comenzar a construir, en serio, nuestro futuro

No lo perdamos

No lo dilapidemos

Comprometámonos con Pemex

Comprometámonos con México

Yo estoy seguro de que

¡Unidos Venceremos!

Muchas Gracias




Agregar un comentario