Abre la puerta a su cuarta postulación, Cuauhtémoc Cárdenas

204

Por el Lic. Mauro Jiménez Lazcano,
Director General de Macroeconomía

Siempre serio y cauto, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano abre la puerta a su postulación a la Presidencia de la República, que sería la cuarta, al estilo de Francois Mitterrand, el líder socialista francés que ganó a la tercera ocasión; solamente que, en el caso de Cuauhtémoc, se dice que ganó en la primera, pero no se la reconocieron, “porque se cayó el sistema”.
Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano es seguramente el político de mayor experiencia en este momento: fue funcionario público de alto nivel, Gobernador de su Estado, Michoacán, Jefe de Gobierno del Distrito Federal y tres veces Candidato Presidencial.
Tranquilo, sin dejar ver ninguna emoción, Cuauhtémoc admite:
Yo lo haría; yo reflexionaría, si se crearan condiciones”.
“Si se crean condiciones no diría que no”, expresa con convicción; pero luego complementa su pensamiento:
“No veo que se esté moviendo el mundo político en ese sentido”.
Cuauhtémoc Cárdenas advierte que en todo caso lo que está haciendo falta al país “es una buena Propuesta de Gobierno”.
“Hacen falta nuevas políticas públicas, que le den rumbo a la nación”.
“Se necesitan cambios profundos en la educación; que no haya rechazados para entrar a la universidad “.
“Se necesitan nuevas políticas para crear empleo y, desde luego, políticas públicas que permitan al país volver a crecer; salir del estancamiento en que está desde hace años”.

GRAVE SITUACION DEL PAIS
Para Cuauhtémoc Cárdenas, México atraviesa una grave situación, tanto en lo económico, en lo político como en lo social.
En lo económico tenemos un estancamiento, un crecimiento muy lento y crisis económicas profundas como las del 2009, que significó un decrecimiento.
Al mismo tiempo que el Producto Interno Bruto (PIB) se ha estancado, “hay una descomposición social: un desbordamiento de la delincuencia; una pérdida del control del Estado de territorios nacionales, donde gobierna la delincuencia; hay un crecimiento de la pobreza inaceptable”.
Y añade: “Existe una desigualdad de carácter social muy profunda; se concentra la riqueza en una forma desmedida; medio millón de mexicanos emigran anualmente a los Estados Unidos por falta de trabajo; ha habido necesidad de echar mano de las Fuerzas Armadas para tareas policíacas; nunca se había visto un deterioro social y económico del país como el que contemplamos”.
“México es un país sin rumbo”, concluye.

“¿QUE HACER?”
Pregunta Macroeconomía

“¿Qué hacer ante ésta realidad?”, pregunta Macroeconomía al destacado político mexicano.
“Es urgente un cambio radical en políticas públicas, y una acción paralela e integral en todos los planos de la vida económica y social mexicana”.
“Es necesaria una Reforma Fiscal real y profunda, que elimine el IETU y los Regímenes Especiales; establecer el Impuesto Sobre la Renta gradual; revisar el IVA; y una reforma de este tipo debe articularse con otras reformas de políticas públicas en todos los campos, para volver a retomar el progreso del país”.

DEBE ESTABLECERSE LA
SEGURIDAD SOCIAL UNIVERSAL

“Así, por ejemplo, es necesario establecer la seguridad social universal, independientemente del empleo y, para garantizar el crecimiento hay que crear un Sistema de Planeación Democrática, para que el gobierno establezca compromisos frente a la nación, y que se vaya más allá de proyectos solamente, para que la planeación nacional sea de largo plazo”.

“RENDICION DE CUENTAS EN FORMA EFECTIVA”

“Debe establecerse un sistema real y creíble de Rendición de Cuentas, del Poder Ejecutivo y de los otros poderes”.
“Es urgente establecer políticas de crecimiento del campo, que requiere de una reactivación integral”.

INTENSA LUCHA POLITICA Y SOCIAL
DE CUAUHTEMOC CARDENAS

El ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano es lo que los politólogos definen como “un hombre serio”; es un político que se respeta así mismo y que tiene un sentido histórico de su participación política en la vida de México.
Hijo primogénito del ilustre General Lázaro Cárdenas del Río, quien fue Presidente de México de 1934 a 1940, quien expropió el petróleo de las compañías extranjeras; expropió los ferrocarriles y los nacionalizó, fue creador de la Reforma Agraria; de la educación científica; fundador de la Comisión Federal de Electricidad y de muchísimas instituciones nacionales que le dieron vida y sustento a la nación.
Cuauhtémoc Cárdenas no puede hacer a un lado esa herencia política e histórica, porque lleva el nacionalismo y el patriotismo en su genética; pero es un hombre responsable, como dijimos, un hombre serio, un político serio, que se crió de niño en “Los Pinos”.
Para Cuauhtémoc, la herencia de su padre no es ni ha sido una carga, sino la Estrella Polar que le da rumbo.
El General Lázaro Cárdenas fundó el Partido de la Revolución Mexicana (PRM); que venía del Partido Nacional Revolucionario (PNR) que había fundado su antecesor en la presidencia, el General Elías Calles; pero al llegar el alemanismo, el Presidente Miguel Alemán transformó al PRM en lo que ahora se llama el PRI, el Partido Revolucionario Institucional. Cuauhtémoc Cárdenas se hizo y se formó en el PRI, hasta que se escindió, en el época del Presidente Miguel De la Madrid Hurtado, cuando éste impuso como Candidato a Carlos Salinas de Gortari, sin el consenso de todos los grupos y sectores del PRI; fue entonces cuando Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, se separaron del PRI y fundaron el Partido de la Revolución Democrática; pero Cuauhtémoc Cárdenas ya había sido funcionario del Gobierno Federal (Subsecretario de Agricultura) y Gobernador de Michoacán, en tiempos de José López Portillo.
Ingeniero Civil por la Universidad Nacional Autónoma de México, Cuauhtémoc Cárdenas es un hombre ilustrado, de alta cultura y un político completo, fino, probablemente el más conocedor de la realidad mexicana; ha recorrido nuestro país de arriba a abajo y de abajo a arriba, y conoce todos los rincones de la nación, sus pueblos y necesidades económicas, políticas, sociales; puede decirse que Cuauhtémoc Cárdenas lo ha vivido todo, pero siempre en plan superior, porque como su nombre lo indica, de cierta manera es un Príncipe Azteca; es decir, él nació prácticamente en la Casa Presidencial y ahí se crío y se formó y se educó; y luego de recibirse de Ingeniero Civil en la UNAM, fue a estudiar a Londres y a los Estados Unidos, así que, no ha sido por dinero o por escalar posiciones económicas y sociales, que ha participado en la política nacional, sino más bien, en el intento de responder a la herencia que le dejó su padre, el gran mexicano e ilustre dirigente político nacional, guía patriótico y expropiador del petróleo, el General Lázaro Cárdenas del Río.
Tres veces ha sido Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano Candidato Presidencial: la primera, en 1988, cuando luego de desprenderse del PRI y fundar el PRD fue lanzado como Candidato Presidencial por Frente Nacional de partidos de izquierda encabezados por el Partido de la Revolución Democrática, contendiendo en aquella ocasión contra Manuel J. Clouthier, del PAN y Carlos Salinas de Gortari del PRI.
A la una de la tarde del día de las elecciones presidenciales de 1988, según versiones históricas, Cuauhtémoc Cárdenas llevaba ventaja electoral, hasta que en la tarde, “se cayó el sistema”, según declaró el entonces encargado de la Comisión Federal Electoral, curiosamente de apellido Elías Calles, y curiosamente descendiente directo del General Plutarco Elías Calles, expresidente de México, quien fue expulsado del país, en aquel entonces (1936) por el Presidente Lázaro Cárdenas, para evitar su intromisión en la política nacional.
Pero, desde luego, la caída del sistema en 1988 obedecía a otras circunstancias políticas, ya de ese momento, cuando el Presidente Miguel De la Madrid Hurtado era el responsable de todo lo que en política ocurría en el país.
Lejos de conducir al pueblo mexicano a un enfrentamiento sangriento con el gobierno priísta de Miguel De la Madrid, Cuauhtémoc Cárdenas optó por la vía política y democrática y continuó su lucha por el poder, volviendo a participar en las elecciones de 1994, ahora contra Ernesto Zedillo, sustituto del asesinado Luis Donaldo Colosio, por el PRI y contra Diego Fernández de Cevallos, del PAN.
En un famoso debate televisado, Fernández de Cevallos quedó mejor posicionado que los otros candidatos pero, por circunstancias todavía no explicadas debidamente se hizo a un lado y dejó el campo abierto para que ganara Ernesto Zedillo, del PRI.
Entonces dijeron que Zedillo había ganado “por el voto del miedo” ya que el primero de enero del año de la elección había surgido en Chiapas el “Subcomandante” Marcos, encabezando una rebelión indígena, que desestabilizó al país en aquel entonces.

JEFE DE GOBIERNO DEL D.F.
En 1997, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano se postuló y ganó la elección de Jefe de Gobierno del Distrito Federal; fue la primera elección democrática para ese cargo, que anteriormente era por designación presidencial; realizó una buena tarea desde ahí, pero pidió licencia para lanzarse por tercera ocasión en busca de la Presidencia de la República.

CONTRA FOX, EN LA
TERCERA OCASION

En el año 2000, Cuauhtémoc decidió participar en la elección presidencial contra Vicente Fox, del PAN y Francisco Labastida Ochoa, del PRI; Fox ganó. Esa derrota para Cuauhtémoc Cárdenas fue significativa y decidió retirarse por algún tiempo; instituyó la Fundación para la Democracia, un centro de estudios políticos, económicos y sociales y dejó el campo abierto para otros actores políticos de la izquierda, que él había ayudado a formar, entre ellos Andrés Manuel López Obrador, quien fue elegido Jefe de Gobierno del DF y luego se lanzó a la candidatura presidencial del 2006, con todo lo que ocurrió después.
A su vez, una nueva figura política de izquierda se fue formando, y también logró resultar electo como Jefe de Gobierno del DF, en el 2006: Marcelo Ebrard Casaubón.
Actualmente, el desarrollo de las circunstancias políticas han llevado a una fuerte división entre Andrés Manuel López Obrador, Marcelo Ebrard y los denominados “Chuchos”, que encabeza Jesús Ortega, Presidente formal del PRD; pero la división política de este partido es tan fuerte y grave, que se estima que Marcelo Ebrard se lanzaría por su cuenta por el PRD y que Andrés Manuel López Obrador al ser rechazado por los denominados “Chuchos”, quienes son sus archienemigos, tendría que verse obligado a postularse por el Partido del Trabajo y el Partido Convergencia; pero está división política, como es de suponerse, solamente pronostica una derrota contundente para los partidos o grupos de izquierda en las próximas elecciones presidenciales, a menos que, como temen muchos sectores de izquierda, los denominados “Chuchos” pudieran unirse al PAN en busca de una candidatura común, como se ha dejado ver en Oaxaca, Puebla y Sinaloa; sin embargo, la disposición o flexibilidad de los denominados “Chuchos” con el PAN y más concretamente, con Felipe Calderón, enemigo de Andrés Manuel López Obrador, llevaría a un rompimiento total entre los grupos de izquierda.
Es por lo anterior que, al surgir a la palestra el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, Macroeconomía le lanzó un cuestionario que muy amablemente respondió, de la siguiente manera:

CUESTIONARIO DE MACROECONOMIA PARA EL INGENIERO CUAUHTEMOC CARDENAS SOLORZANO (21 DE ENERO DE 2011).
1.- Usted ha dicho que ni un milagro uniría al PRD en las presentes condiciones. ¿Usted podría hacer ese milagro si cambian en algo las condiciones internas del PRD y externas a él en materia política? ¿Usted ha pensado en hacer un llamado a la unidad a Andrés Manuel López Obrador, Marcelo Ebrard y a la actual dirigencia de ese partido?
2.- Usted ha rechazado la idea de volver a ser Candidato Presidencial; sin embargo, cualquiera de los otros dos precandidatos: Marcelo Ebrard y Andrés Manuel López Obrador, dividirían al PRD con su postulación: ¿hay una tercera opción?
3.- Usted ha rechazado la idea y la práctica de establecer alianzas políticas con el PAN; ¿Podría Usted explicar con amplitud su posición a este respecto?
4.- En diversos programas de radio y televisión, recientes, y en entrevistas con grandes periódicos, ha explicado Usted su percepción de la situación económica, política y social de nuestro país, y se le escucha y se le lee a Usted preocupado por el estado que guarda el país: ¿propondría Usted a la nación un Programa Político de Salvación Nacional en estos momentos, y cuáles serían sus principales planteamientos?
5.- Le preguntaron a Usted en un programa de radio si su libro “Sobre mis pasos” era su testamento; y Usted lo rechazó. A Usted se le ve bien física y mentalmente, vigoroso y fuerte: ¿qué le impide a Usted participar nuevamente como Candidato Presidencial, si en la historia mundial hay muchos hombres mayores de 70 años que encabezaron a sus países en situaciones de crisis? ¿Alejarse de la política activa no sería para Usted y para nuestro país un desperdicio de oportunidades?

– Lic. Mauro Jiménez Lazcano: Ha estado Usted muy activo en este inicio de año, con la presentación de su nuevo libro “Sobre mis pasos”, que los medios han recibido bien y con mucho respeto, porque reconocen en Usted a un líder político serio y de gran importancia para nuestro país; pero naturalmente, todos los entrevistadores, tanto de periódicos como de radio y televisión, derivan luego a los asuntos políticos del momento; es por ello que, nosotros le preguntamos a Usted ahora ¿qué tan grave ve Usted la situación de país?

– Ing. Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano: “Veo la situación del país sumamente grave; más grave que en cualquier otro momento del que yo pueda tener memoria. ¿Por qué esta situación? Hemos visto en otros momentos caídas de la economía; pero yo diría que ninguna época tan larga, repito en lo que yo pueda tener memoria o registro de vida, de estancamiento económico, de crecimiento muy lento y de caídas económicas, de crisis económicas, como la que estamos viviendo actualmente. Así, por ejemplo, con la fortísima caída del 2009, que hubo un decrecimiento de casi (-) 7% del Producto Interno Bruto en nuestra economía.
“Después, porque en ningún otro momento que yo recuerde, habíamos visto una descomposición social que se manifiesta a través de un desbordamiento de la delincuencia y la criminalidad, de la violencia en prácticamente todo el país; en la pérdida de control por parte del Estado, del Estado Mexicano de porciones cada vez más extensas de territorio, de municipios donde de hecho gobierna la delincuencia o tiene una influencia determinante.
“También hay que mencionar el crecimiento de la pobreza: hoy tenemos una pobreza que, quizás hubo en el país hace 70 ú 80 años, a principios de los años 30´s del siglo pasado; pobreza que se había superado ya en una buena parte y volvimos a retroceder en este aspecto.
“Existe una muy, muy seria desigualdad de carácter social, como creo que nunca la habíamos visto, en cuanto a la forma en como se concentra la riqueza en un grupo cada vez más reducido de la población, y cómo sectores muy amplios de la población están en condiciones de apuro, de apremio, de pobreza, de pobreza de todo tipo.
“La emigración sigue a pesar de las barreras que ponen nuestros vecinos; es decir, alrededor de medio millón de mexicanos, a pesar no obstante las dificultades, siguen cruzando año con año la frontera desde hace ya un buen número de años: 15 ó 20, o algo así.
“Hubo necesidad de echar mano, al menos esa fue la decisión del Gobierno, de las Fuerzas Armadas, para enfrentar a la delincuencia, a parte de los cuerpos que específicamente, es a lo que se dedican, que son a los que les correspondería, por razones de orden constitucional.
“Así que yo nunca había visto un deterioro social y económico, y político como el que tenemos actualmente.
“Tenemos una conducción política, podemos llamarle, sin rumbo, y en muchos momentos, diversos sectores de la población, la percibimos inexistente.

– Lic. Mauro Jiménez Lazcano: Ante esto ¿qué hacer?

– Ing. Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano: Lo que sería indispensable, desde mi punto de vista es un cambio radical en la orientación de las políticas públicas. No se puede seguir haciendo lo mismo que se ha venido haciendo por 30 años, si no se quieren profundizar, agudizar y complicar los problemas; si realmente se les quiere dar solución, es necesario instrumentar otro tipo de medidas y no las que se han venido poniendo en práctica desde hace por lo menos 30 años.
“Se tienen que atacar los problemas en forma paralela y múltiple; esto es, no es una cosa primero y otra después: sin duda, esta haciendo falta una reforma económica, que incluya una Reforma Fiscal real, profunda que revise y modifique prácticamente todos los impuestos existentes; que eliminen algunos, como los conocedores de estas cuestiones señalan: eliminar el IETU, los regímenes especiales, una reforma al Impuesto Sobre la Renta (ISR) para que sea más gradual, para liberar de cargas a los que tienen ingresos menores; revisar el IVA.
“Una reforma de este tipo debe articularse y relacionarse con otras reformas: reformas como la universalización de la seguridad social desvinculada de la nomina, desvinculada del sitio de trabajo; la necesidad de una política económica que garantice crecimiento, a partir de que habrá más recursos para invertir en el desarrollo.
“Hay que crear un verdadero Sistema de Planeación, por que a pesar de que la Constitución Política de nuestro país mandata su existencia en los Artículos 25 y 26, principalmente, es existente.
“Esto quiere decir que el Gobierno, el Gobierno Federal, debe tomar compromisos frente a la población: un Sistema de Planeación que permita dar seguimiento al cumplimiento de los planes, de los compromisos; un sistema de planeación que sea sexenal, que trascienda sexenios, que permita las revisiones periódicas y los ajustes necesarios, así como la rendición de cuentas y la exigencia de responsabilidades.
“Es necesario una política de crecimiento económico que reactive el campo, en su producción; que integre ciclos y cadenas productivas en la industria; que promueva la industrialización en términos amplios, aprovechando las ventajas comparativas del país, aprovechando la integración de los ciclos productivos; entendiendo que la industrialización es indispensable para estimular el crecimiento de muchas regiones en el país.
“Tiene que lanzarse un programa intenso de obra pública; mejorar nuestra infraestructura para hacernos competitivos internamente e internacionalmente frente a las competencias económicas con el exterior.
“Todo esto debe llevar a generar empleos; empleos protegidos socialmente, empleos pagados con suficiencia, que permitan una vida digna, y esto nos va a permitir fortalecer los mercados internos.
“Se tienen que dar ciertas ventajas a la industria y a la empresa nacional, de modo que esas ventajas se den a través de los contratos del Gobierno, a través de las adquisiciones del Gobierno, a fin de que todo ello permita que los mercados internos, en términos generales y permitan sustituir con racionalidad la importación que hoy estamos haciendo de todo tipo de productos, de tecnologías, de prácticamente todo.
“En consecuencia, también debemos lanzarnos al exterior en condiciones competitivas.
“Desde el punto de vista social es indispensable elevar la calidad de la educación; con la seguridad social, que van asociadas, para lograr una buena salud en la población; pero, siempre elevando la calidad de la educación y garantizando:
“1.- El cumplimiento de los mandatos constitucionales, para que todo mundo pase por los ciclos de primaria y secundaria;
“2.- Hay que hacer una fuerte inversión tanto en la educación de calidad, que quiere decir técnicas de enseñanza-aprendizaje, mejores condiciones de vida para los maestros, etc.; pero también ampliar las capacidades, principalmente yo diría, del ciclo medio y superior, esto es la preparatoria y las universidades, porque es indignante, es preocupante, que haya rechazados en las universidades.
“Tiene que darse atención a este aspecto de la educación pública; tiene que garantizarse acceso y permanencia en el sistema de educación pública, desde los grados más elevados hasta los más superiores, a condición de que el estudiante satisfaga los requisitos de tipo académico: es eso es una obligación de un Estado Socialmente Responsable.
“Al mismo tiempo, es necesario enfrentar la delincuencia de otra manera, no como se está haciendo actualmente; dar prioridad al combate a aquellos delitos que más afectan la vida del ciudadano común y corriente, la vida de todos los días: el secuestro, la extorsión, el robo con violencia, el narco menudeo, sin que esto quiera decir descuidar el combate a todo tipo de delincuencia.
“Por otro lado, es necesario entender que el combate a la delincuencia no es nada más cuestión de las Fuerzas Armadas; llámese Policía, llámese Ejército y Marina, sino que también tienen que involucrarse los sistemas educativos, los sistemas de salud, los medios de información y comunicación del Gobierno, que debieran estar articulados a partir de un Plan Central de enfrentamiento a la delincuencia.
“No hay que olvidar, la necesidad de una Política Internacional que coordine mejor las acciones en este campo de combate a la delincuencia; que pueda darse un buen seguimiento, un perseguimiento eficaz a los flujos del dinero sucio.
“Se requiere que la sociedad, que el ciudadano de a pie sepa que hacer frente a la delincuencia organizada.
“En resumen, es urgente un cambio radical de estrategia en el combate a la delincuencia en general y a la delincuencia organizada en particular, que nos permita disminuir la beligerancia y que nos permita ir rescatando los territorios cuyo control ha perdido hasta este momento el Estado Mexicano.
“Se debe establecer una lucha contra la corrupción; el saneamiento del Poder Judicial; el saneamiento de las Policías Judiciales, de la Policía Federal, etc., etc., etc.”.

– Lic. Mauro Jiménez Lazcano: Señor ingeniero: es Usted muy claro, muy preciso; nos parece que nos ha expresado Usted un resumen de un programa de acción para nuestro país; a lo largo de la historia mundial, han habido líderes maduros que han asumido la conducción de sus países en momentos críticos, y lo han logrado hacer exitosamente; en Francia, no hace muchos años, Francois Mitterrand, ganó las elecciones en su tercera postulación; Usted se ha presentado por dos veces a las elecciones presidenciales de México…

– Ing. Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano: ¡Tres, Mauro!

– Lic. Mauro Jiménez Lazcano: Gracias por la corrección; entonces digo, Usted se ha presentado por tres veces a las elecciones presidenciales de México, y lejos de vérsele a Usted fatigado, se le nota ahora el entusiasmo, el vigor, la actividad política; tiene Usted madurez, experiencia, energía; con todo ello, y de cara a la crisis económica, política y social del país, ¿dejaría Usted pasar esta oportunidad del 2012, sin reflexionar o abrir la puerta a la posibilidad de participar por cuarta vez en la elección presidencial del 2012, si surgieran circunstancias favorables a su participación?

– Ing. Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano: Mire Mauro: yo lo haría; yo reflexionaría; es una decisión de gran responsabilidad, no sólo en el terreno político sino diría también en el orden familiar y personal; no veo, condiciones en este momento; no veo condiciones en mi partido, no veo condiciones en este momento fuera del partido, que yo no buscaría ir por fuera.
“Pero quien estamos en la política tenemos, yo diría la obligación de aprovechar las oportunidades; esto es, si se crearan condiciones para una participación exitosa, pues diría yo que sería muy absurdo decir que no; pero no veo, no veo que esto pueda darse; puedo estar equivocado; no veo que esto pueda darse y no veo que se este moviendo el mundo político en este sentido; creo que en este caso mi contribución, que puede ser más importante, es participación en la elaboración de una buena propuesta que permita resolver los principales problemas del país, que vaya más allá, en su momento, de los partidos políticos; que los candidatos que puedan pretender llegar al gobierno en estas próximas elecciones, pudieran tomar total o parcialmente esta propuesta puede estar construida no por mí, desde luego, sino por un conjunto de personas con visiones plurales y, desde luego, con conocimiento de las situaciones del país”.

– Lic. Mauro Jiménez Lazcano:
Ha sido Usted muy claro y nos parece que ha dejado Usted abierta la puerta a su participación…




Agregar un comentario