Ingresar a la segunda década del Siglo XXI por la puerta de una democracia de resultados: Enrique Peña Nieto

137

Toluca, México, 14 de diciembre de 2010.- Así como México sumó esfuerzos para entrar a la primera década del siglo 21 por la puerta de la alternancia, hoy debemos hacer lo propio para ingresar a la segunda década por la puerta de una democracia de resultados, aseveró el gobernador Enrique Peña Nieto, durante la Sesión Solemne que llevó a cabo la 57 Legislatura local con motivo de la inscripción de las letras de oro de los nombres Universidad Nacional Autónoma de México e Isidro Fabela Alfaro en los muros de honor del recinto legislativo.
Ante José Narro Robles, rector de la UNAM, el titular del Ejecutivo celebró las iniciativas aprobadas por la 57 Legislatura, para reconocer las contribuciones de una institución y un hombre que han sido fundamentales para el país; la universidad, dijo, representa la obra educativa, científica, cultural y humanística de mayor trascendencia en la historia moderna del país, ya que ha sido núcleo fundamental para que el país forjara una de las etapas más constructivas de su vida independiente.
En este acto Peña Nieto expresó que es con visión pragmática, alineando esfuerzos públicos y privados como se puede reorientar el destino del país en su tercer siglo de vida, “debemos plantearnos grandes metas nacionales, que sirvan como orientaciones estratégicas para tener un país con una economía más competitiva, una reanimada movilidad social, una clase media creciente y condiciones de paz y tranquilidad”.
Dentro de estas metas, dijo, debe estar la construcción de una sociedad del conocimiento, pues en el contexto global esta es una condición fundamental para el desarrollo de México, y generarla implica realizar esfuerzos paralelos y sostenidos en los ámbitos de la educación y de la investigación.
Resaltó la presencia que la UNAM tiene en la entidad, con cuatro facultades de estudios superiores, un Colegio de Ciencias y Humanidades, con una matrícula superior a 73 mil alumnos y más de seis mil 500 maestros; por lo que uno de cada cinco universitarios mexiquenses es “orgullosamente puma”, “para los mexiquenses y mexicanos, la universidad es símbolo de esperanza de un mejor futuro, de un país que no se conforma con el lugar en el que se encuentra y aspira cada día a ser mejor”.
Sus investigaciones son necesarias para comprender los problemas del país y sugerir el rumbo de las transformaciones profundas y estructurales que requiere la nación, aunque complejos, los cambios son inconcebibles si no hay una visión de futuro, con voluntad política y unidad de propósitos a favor de un México mejor, y la UNAM es ejemplo de lo que se puede lograr cuando hay claridad de rumbo.
Peña Nieto señaló que se debe recuperar la capacidad de imaginar pero, sobre todo, la de detonar proyectos a largo plazo, que dejen huella y beneficios concretos para todos, y para realizarlos es necesario comprender el momento y la circunstancia que vive el país, y en ese sentido, dijo, se cuenta con el legado de Isidro Fabela Alfaro, quien comprendió el espíritu y los anhelos de la convulsionada época que le tocó vivir.
Hombre liberal y visionario, comprometido con las causas sociales, como gobernador de la entidad, se basó en la ley y en la política para traer unidad y paz al Estado de México, promovió la educación y la cultura, al tiempo que fomentó su industrialización y modernización.
“Fue un profesional que en sus más diversas facetas, como escritor, jurista, político o diplomático, contribuyó a forjar un México más estable, más institucional, con mayor presencia internacional, siempre supo mantenerse a la altura de las circunstancias, el mejor homenaje que le podemos rendir, es estar nosotros mismos a la altura de los retos contemporáneos y enfrentarlos con decisión”, agregó.
Por último, mencionó que trabajar hacia grandes metas nacionales, como construir una sociedad del conocimiento, no sólo es un buen deseo, es un objetivo plenamente alcanzable que requiere de visión, disciplina y corresponsabilidad, “México es una responsabilidad de todos, es un compromiso compartido que debemos asumir cabalmente”, hoy México debe conquistar su futuro activando la creatividad, el talento y el esfuerzo de todos sus habitantes.
A nombre de la  comunidad universitaria, el rector José Narro Robles, agradeció al Congreso estatal y al gobierno del estado el reconocimiento concedido a la UNAM, el cual enaltece y compromete, además de obligar a redoblar esfuerzos frente al porvenir, al mismo tiempo resaltó los vínculos que la máxima casa de estudios tiene con el Estado de México, pues es la segunda entidad, después del Distrito Federal, con mayor infraestructura de esta institución.
Durante un siglo la UNAM ha sido una institución comprometida con toda la nación, una casa de estudios que entiende que todo problema social o político implica en el fondo un déficit en educación, “por ello no ha sido sólo productora de ciencia o formadora de las elites del país, sino  una institución comprometida con la educación de todos los mexicanos, en el sentido más amplio e integral de la palabra”.
A 100 años de existencia, aseguró que la UNAM ha cumplido con lo que de ella se esperaba; por el vínculo tan estrecho que mantiene con la nación, ha sido de enorme relevancia para la modernización del  país, para su desarrollo social, cultural, económico y político; además es la base sobre la que se han construido los sistemas nacionales de educación superior, de ciencia y de cultura.
Al hacer un recuento de las aportaciones que han hecho al país la institución y sus egresados, el rector señaló que la UNAM ha logrado influir de manera positiva en los principales procesos nacionales, y ahora en tiempos de condiciones difíciles para el país reitera su compromiso con la formación de profesionales de calidad y de ciudadanos con espíritu crítico y conciencia social; con la investigación, con el impulso a las acciones de difusión de la cultura y, sobre todo, de las necesidades de la sociedad entera.
“La UNAM reitera su voluntad y compromiso de ser una institución emblemática en el tránsito que México debe dar hacia una sociedad más libre y equitativa, con menos injusticias, con más capacidades para su inserción en un mundo cada vez más competitivo, en un ámbito donde el conocimiento se ha vuelto fundamental para el progreso de las naciones”, afirmó.
Dijo que difícilmente se superarán los grandes problemas nacionales si no se da la debida prioridad a la educación, a la ciencia, a las artes y las humanidades, a la innovación y al desarrollo tecnológico, lo que implica mayores inversiones en esos ámbitos, así como una política de estado sostenida, asignatura, que señaló Narro Robles, está pendiente en el país.
Por último, señaló que la sociedad mexicana es diversa en muchas dimensiones, sin embargo la homologan los valores cívicos que comparte, por eso debemos defender a toda costa nuestra identidad y cultura, los símbolos que nos hacen uno solo y los principios que identifican a la mayoría, después de todo un gran país como el nuestro merece una suerte diferente a la que está viviendo, pensemos en grande y en las próximas generaciones, cumplamos con nuestra historia y seamos generosos frente al porvenir, sumemos nuestros esfuerzos para resolver los problemas atávicos que nos caracterizan”.
Ernesto Némer Álvarez, presidente de la Junta de Coordinación Política de la 57 Legislatura, dijo que con este acto se dará testimonio perdurable a la grandeza de la Universidad Nacional, que tal como lo señala el rector Narro Robles, es la universidad de todos los mexicanos, a la cual se le debe reconocer que se trata de una institución orgullosamente pública, que respeta y alienta el espíritu libre, creador y crítico, que cultiva y promueve la ciencia y la cultura como ninguna otra, además de ser el principal instrumento de ascenso social de millones de mexicanos.
El diputado Miguel Sámano Peralta, coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, dijo que con motivo del Centenario de la Revolución mexicana, en la entidad se honra la memoria de Isidro Fabela Alfaro, uno de los más grandes hombres del Estado de México, y con la inscripción de su nombre en el salón de plenos, se destaca el legado que dejó, no sólo en la entidad y en el país, sino más allá de sus fronteras; y con este  homenaje se recuerda al universitario, educador, legislador, gobernador, defensor de los derechos humanos y embajador.
Previo a declarar la clausura de la sesión solemne, y en presencia del representante del poder Judicial en la entidad, ex gobernadores mexiquenses, integrantes del patronato y del Consejo Universitario de la UNAM, así como representantes de diversos sectores de la sociedad, Lucila Garfias Gutiérrez presidenta de la 57 Legislatura, señaló que se aprobaron por unanimidad las propuestas de los diputados Ernesto Némer Álvarez y de Miguel Sámano Peralta, para la inscripción de la Universidad Nacional Autónoma de México y de Isidro Fabela Alfaro, respectivamente, y dijo que la legislatura no puede pasar por alto el reconocimiento a las instituciones y personas que en diversas formas y momentos han contribuido al bienestar de los mexiquenses, así como a las transformaciones y desarrollo del país.
Finalmente, el gobernador Enrique Peña Nieto, junto al rector José Narro Robles y diputados locales, develó las inscripciones de las letras de oro de los nombres de la Universidad Nacional Autónoma de México e Isidro Fabela Alfaro, en los muros de honor del recinto legislativo.




Agregar un comentario