Se corre el riesgo de que no se destinen los recursos para las áreas prioritarias de la nación

105

pag54-206

Por Julio A. Millán B.
Presidente de Consultores Internacionales S.C.

Año con año se evalúan los criterios sobre los cuales debe aprobarse el presupuesto de egresos para el ejercicio fiscal por venir; posiciones encontradas es lo que marca el rumbo de las discusiones, posicionamientos netamente partidistas y debates estériles caracterizan este proceso. En vista de las recientes posturas de los distintos personajes políticos y el respaldo de sus respectivos grupos, el paquete fiscal podría resultar moneda de cambio para los diferentes grupos parlamentarios; de esta forma se puede correr el riesgo de que no se destinen los recursos para las áreas prioritarias de la nación.
Los temas centrales en las discusiones que tendrán lugar en próximas fechas para la construcción y aprobación del presupuesto de egresos 2011, deben centrarse principalmente en la disciplina fiscal, la vigilancia y cuidado del déficit público que se vuelve esencial para el buen tránsito hacia la consolidación de la recuperación económica y el crecimiento.
En el tema recaudatorio, el debate puede centrarse en la reducción o no de los impuestos, lo cual por supuesto tendría tintes electoreros. Sin embargo, no necesariamente una reducción del IVA nuevamente al nivel de 15 por ciento resultaría prudente; por ello es indispensable pensar en verdaderas reformas que permitan una ampliación de la base tributaria, para fortalecer el poder recaudatorio del Estado.
En el tema del desempeño económico; después de los acontecimientos sufridos por los países a nivel global, economías golpeadas por la crisis financiera están en un proceso paulatino de recuperación. En el caso de México se mantienen buenas expectativas de crecimiento económico, tan sólo en términos trimestrales, el más reciente dato publicado por el INEGI, muestra un crecimiento de 7.6 por ciento durante el segundo trimestre de 2010 respecto el mismo periodo del 2009; éste debe ser uno de los factores principales a considerar dentro de la construcción del próximo presupuesto; es decir, se debe alentar el gasto público para mantener los niveles productivos que se han mostrado en los últimos meses.
Por otra parte y desafortunadamente hay que considerar la dependencia que tiene el presupuesto de ingresos respecto a la contribución del petróleo, lo cual hace que se convierta en un tema muy álgido en la discusión del presupuesto en el Congreso de la Unión. Esto afecta la participación en los ingresos de muchos Estados y sin lugar a dudas tendrán impactos en las elecciones próximas del 2011 y posteriores.
En resumen, los resultados positivos de las finanzas públicas en el primer trimestre se obtuvieron gracias a la disciplina fiscal, a un mayor poder recaudatorio, un crecimiento económico y altos precios del petróleo. Este escenario resultará favorable para la configuración del presupuesto del próximo año, por lo que es muy importante que no se caiga en posiciones partidistas que generen distorsiones en la conformación de tal ejercicio presupuestal.

pag54b-206




Agregar un comentario