Aclaman a Héctor Padilla en el Congreso de la CNC

224

Es el candidato de unidad”, gritaron campesinos de todo el país
Sin duda que, si por  las porras y la música de bandas  se tratara de elegir a un dirigente, el triunfo se lo habría llevado “de calle”  el  agrónomo Héctor Padilla Gutiérrez. Esto ocurrió durante la ceremonia de clausura del Congreso Nacional de la Confederación Nacional Campesina, en la Casa del Agrarista, donde miles de cenecistas provenientes de todo el país, pag30-205vitorearon la próxima candidatura del jalisciense para dirigir la central campesina durante el periodo de 2011 – 2015.
Efectivamente,  el Congreso cenecista se vistió de rojo, de banderas y camisetas con el nombre de Héctor Padilla Gutiérrez. Desde la mañana, las porras no cesaron: “Padilla, Padilla, Padilla”, incluso muchas señoras y jóvenes de algunas delegaciones que tímidamente apoyaban a Gerardo Sánchez García, gritaban también  “Padilla, Padilla, Padilla…”. Uno de los coordinadores les tuvo que corregir el cambio pero, en medio de la gritería, siguieron echando vivas al contrario.
Cuando el locutor dio a conocer los nombres del presídium, faltó el nombre de Padilla, pero, de forma ensordecedora, sus seguidores gritaron nuevamente sin parar: “Padilla, Padilla, Padilla…”
Padilla Gutiérrez es el aspirante señalado para dirigir los destinos de la organización campesina más importante del país. Claramente se notó que el preferido del actual dirigente, Cruz López Aguilar, es su amigo diputado y señalado por él, Gerardo Sánchez García. A su llegada, cuando subió al estrado, inmediatamente después de Cruz, apareció su “delfín”, con una sonrisota tímida saludando a sus seguidores.
Solamente en los espacios solemnes de honores a la Bandera  y el canto del Himno Nacional, los seguidores de Padilla guardaron silencio. Muchos otros, inconformes con la actitud del dedazo, interrumpieron a Cruz López durante su intervención, haciendo recordatorios familiares, al grado de que, el dirigente, tuvo que hacer un paréntesis para señalar que aguantaran a la publicación de la convocatoria para el registro de candidatos a la dirigencia cenecista y que los recordatorios familiares se guardaran también para después. “Aquí yo sigo siendo el presidente y el que manda en esta organización”, gritó con voz chillona.
Al único aspirante que nombró Cruz López, fue precisamente a su protegido. Dijo textualmente: pag31-205“…mi respeto y admiración por el diputado Gerardo Sánchez…”, aparentemente sin tener motivo.
Para los observadores, hay que decir que la numerosa delegación del Estado de México, permaneció casi todo el tiempo en silencio. No tomó partido ni en las porras ni se inclinó a favor de algún aspirante. Parecía “cabizbaja y meditabunda”,  teniendo como testigo mudo a sus espaldas, a Peña Nieto, en una fotografía gigante.
Las porras y gritos, junto con bandas de música convirtieron al Congreso cenecista en una auténtica fiesta que nadie se esperaba; bueno, la mayoría  de la dirigencia cenecista, funcionarios federales e invitados, presentes en la clausura del LXXII Congreso Nacional Ordinario de la CNC, disfrutaban del espectáculo y la auténtica “guerra” de porras y vítores.
La mayoría de los congresistas se volcaron por “su candidato de unidad”, Héctor Padilla Gutiérrez, quien observaba con toda tranquilidad sentado tres filas atrás del presídium, teniendo a su lado izquierdo a Alejandro Díaz Hartz, dirigente de los productores de arroz, y a otros dirigentes de las ramas de producción. No hay duda: rebasó en el congreso que estaba preparado para su opositor.




Agregar un comentario