Hay 31 millones de Mexico – Americanos y 11 millones de indocumentados en EU, informa el Embajador Pascual

378

Discurso del Embajador Carlos Pascual En la Conmemoración del Aniversario 234 de la Independencia De los Estados Unidos de América en la Residencia Diplomática en la ciudad de México

Muchas gracias a todos ustedes por acompañarnos en esta celebración.
Apreciamos mucho el tiempo que nos dedican tantos huéspedes especiales.
Muchas empresas nos han ayudado a patrocinar este evento.  Ustedes pueden ver en ese muro los nombres de los principales donantes, pero permítanme mencionar a tres patrocinadores “categoría platino”:
* Kansas City Southern Mexico, una empresa que literalmente crea los nexos físicos entre nuestros países,
* AT&T , que ofrece servicios de datos y conectividad que nos unen virtualmente
* y Coca-Cola, que invertirá 5 millones de dólares en México en el curso de los próximos cinco años.
Hoy celebramos – México y los Estados Unidos – como hermanos.  En mi país conmemoramos una revolución que hizo que los Estados Unidos se convirtieran en un país independiente.  Con esa independencia ganamos el derecho de determinar nuestro futuro como nación y como pueblo.  En este aniversario de 234 (doscientos treinta y cuatro) años, agradecemos el don de la libertad.
* Hace doscientos años, México lanzó su propio grito de independencia, y cien años después, la Revolución Mexicana alineó la promesa de elecciones sucesivas con la soberanía nacional.  El “Grito de dolores” de 1810 se había convertido, un siglo más tarde, en una “esperanza de liberalismo”.
Hoy celebramos los valores, cimentados en la historia de revolución e independencia, que nos unen como una familia a través de una frontera común.  Creemos que el pueblo tiene el derecho de elegir a sus  líderes y de que su propia voz se escuche con respecto a su futuro.  Creemos en la promesa de la oportunidad.  Creemos que a medida que se comparta la oportunidad, sin tener en cuenta cuestiones de raza, religión o género, nuestras naciones serán más grandes
También creemos en la responsabilidad:
* De parte de cada ciudadano, respetando los derechos de los demás. De parte de nuestras pag22-203naciones, sirviendo los intereses de nuestros ciudadanos.
* De parte de la familia de la América del Norte y como ciudadanos globales, asegurando que protegemos nuestro destino común y el planeta que compartimos.
Esta semana, miembros del crimen organizado continuaron llevando a cabo despreciables acciones contra la sociedad.  Han asesinado a candidatos a cargos públicos, a personas inocentes y a valerosos miembros de las fuerzas armadas y de agencias de procuración de justicia.  Estos actos de barbarie son una afrenta a todos los mexicanos — son una afrenta para todos los que creemos en la libertad y en la justicia – en esos valores enraizados en nuestra historia de independencia y revolución.  Lamentamos la pérdida de quienes han visto cortada su existencia por una violencia criminal y sin sentido.  Pero estos asesinatos no van a quebrar en pedazos nuestro compromiso como dos pueblos orgullosos, como dos grandes naciones, con los principios de libertad y responsabilidad.  Eso es lo que define el carácter de nuestras naciones.
En nombre de los Estados Unidos, decimos esto al pueblo de México: cuando voten el domingo próximo, ustedes ejercen el más preciado derecho de un ciudadano, y los respetamos por ello.
Hoy, en los Estados Unidos, casi 31 millones de personas se cuentan como México-Americanos – casi dos tercios de todos los ciudadanos hispanos que viven en los Estados Unidos.  Los hispanos constituyen ahora la mayor minoría en el país.  También existen otros once millones de personas que no tienen los documentos apropiados, pero que trabajan en nuestro país, llenando vacíos críticos en una fuerza laboral diversa.  Somos una gran familia.  Nos enriquecemos mutuamente.
Escuchamos hoy esta riqueza en la música: en las voces de Florencia Tinoco y de Ángel Ruz, quienes acaban de conmovernos, estando acompañados al piano por el maestro Fernando García Torres.  Son estrellas de México que han brillado en las más grandes salas de ópera del Mundo.  Por lo que a mí toca, en mi juventud me cautivó la guitarra de Carlos Santana, nativo de Jalisco, vástago de Tijuana, estrella de Woodstock y, por su álbum “Supernatural” de 1999, ganador de 10 premios Grammy.  Tan sólo a  unas cuantas millas de donde crecí en California, el grupo Los Lobos amalgamaron una nueva música: mexicana, boleros, rock and roll, blues, folk y texana; otra vez un sonido nuevo y, otra vez, tres Grammies.  Y no olvidemos a Ritchie Valens, antecesor del rock chicano, quien en 1959 dio al mundo su versión de “La Bamba” e inició una nueva era del rock and roll.
Vemos también esta riqueza en la cinematografía.  ¿Quién no ha sido cautivado por Salma Hayek interpretando a Frida Kahlo?  Pero de igual forma nos conmovió cuando prestó testimonio ante el Senado de los Estados Unidos con respecto a la violencia contra las Mujeres.  Alejandro González Iñárritu, por su parte, fue el primer director mexicano que haya sido propuesto para recibir el pag23-203Premio de la Academia.  Recordemos tan sólo “Amores Perros”, “21 Gramos”, “Babel”, películas de excelencia internacional.  También lo son los documentales de Carlos Haggerman y Juan Carlos Rulfo, directores que capturaron en “Los que se quedan” la agonía de las familias que luchan con la decisión de separarse y emigrar y el dolor que dejan tras de sí.  De igual forma están las historias de éxito como la de César Millán, conocido como “el encantador de perros”, oriundo de Sinaloa, migrante indocumentado, entrenador de perros para las estrellas de Hollywood, y él mismo una estrella en la serie del Canal del National Geographic “The Dog Whisperer”.
México también ha dado políticos a los Estados Unidos: Bill Richardson, Gobernador de Nuevo México; Hilda Lucía Solís, la Secretaria de Trabajo; Antonio Villaraigosa, Alcalde de los Ángeles, al igual que decenas de legisladores como Henry Cuéllar. Silvestre Reyes, Solomon Ortiz y Linda Sánchez ‘’ éste última hija de inmigrantes mexicanos.
Los Estados Unidos han compartido con políticos mexicanos lo mejor de nuestro sistema educativo: el Presidente Felipe Calderón en Harvard, la Secretaria Georgina Kessel en Columbia, el Secretario Alfonso Lujambio en Yale, Jesús Reyes Heroles en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Arturo Sarukhan en Johns Hopkins, Jorge Castañeda en Princeton y ahora como académico en la Universidad de Nueva York.
En el mundo del arte, México dio al mundo a Diego y a Frida.  Gabriel Orozco llevó desde Xalapa, Veracruz, el modernismo al Museo Metropolitano de Arte en Nueva York, la meca internacional del arte vanguardista.  En Zacatecas, los “Murales de Osaka” en el museo de Manuel Felguérez, una colección de pinturas a gran escala de de gran belleza, mostradas en la Expo Osaka en 1970, me conmovieron hasta las lágrimas con su fuerza.  Y de la ciudad de Filadelfia, dos artistas callejeros, Michelle Ortiz y Julia López, llevaron sus dones de arte y poesía al Arroyo del Indio en Ciudad Juárez, donde trabajaron con la comunidad para pintar murales y poemas.  Cuando los vándalos destruyeron algunos segmentos la noche anterior a la inauguración, toda la comunidad fue a trabajar: era su mural, nuestro mural, una obra que unió a dos culturas.
Por lo que toca a los deportes, ambos países somos fanáticos.  Hay 40,000 niños inscritos en ligas de fútbol soccer en los Estados Unidos.  Se trata de un área en la que nadie gana: un día queremos derrotar a México en los juegos de la Copa Mundial, de la misma manera que en 1957 la Liga Pequeña Industrial de México, apoyada en una blanqueada sin hits de Ángel Macías, nos venció en nuestro deporte nacional y ganó la Serie Mundial de la Liga Pequeña de Béisbol.
En los negocios, nuestras aspiraciones son globales.  La integración de líneas de diseño y producción entre los Estados Unidos y México hace que nuestros dos países sean más competitivos, y nos permite exportar más y crear más empleos.  Ford ha creado en Toluca una plataforma global para el Ford Fiesta, invirtiendo 3 mil millones de dólares en México desde pag25-2032008.  Cisco Systems está invirtiendo 5 mil millones de dólares durante 5 años en el desarrollo tecnológico en México, y tiene en Ciudad Juárez su segunda mayor instalación en el mundo, superada tan sólo por la matriz en California.  En Intel Corporation, en Guadalajara, vi a los ingenieros mexicanos colaborando en tiempo real con sus socios en California y Oregon.  En Oaxaca, el Banco de Importaciones y Exportaciones de los Estados Unidos financió un proyecto con valor de 102 millones de dólares para abastecer 250 megawatts producidos por energía eólica utilizando turbinas de viento hechas en California.
Y cuando hablamos de José Moreno Hernández, las aspiraciones son verdaderamente globales.  José es un astronauta de la NASA.  Su familia es originaria de La Piedad, Michoacán.  Cuando era un niño vivía la mitad del año en La Piedad y la otra mitad en los Estados Unidos, trabajando al lado de su familia y otros trabajadores agrícolas.  En 2001, se unió al Centro Espacial en Houston y en agosto de 2009, el Astronauta Hernández se convirtió en la primera persona en “tweetear” en español desde el espacio.
Ya se trate de lazos humildes, sencillos o grandiosos, no podemos dejar de admirarlos ni de admirar a nuestras dos naciones que son más fuertes porque estamos entrelazadas, injertadas.
Es cierto que se rieron en Francia cuando Reynaldo Robledo utilizó una sierra eléctrica para demostrar su técnica para injertar vides en cepas viejas.  Pero este hombre que llegó a California proveniente de Michoacán en 1968 se convirtió en un doctor experto en vitivinicultura a partir de su experiencia en los viñedos.  Ahora es propietario de la Vinatería Familia Robledo (Robledo Family Winery), el toque México-Americano de sus vinos le ha ganado fama internacional.
En el espíritu de Reynaldo Robledo, permítanme ahora pedirles que levanten su copa y que ofrezcamos un brindis
* Por México y por los Estados Unidos.
* Por la libertad que ganamos con la independencia y la revolución.
* Por el legado que compartimos a través de las personas que nos enlazan.
* Y por el futuro que vamos a conformar a través de las aspiraciones que nos unen.
¡Salud!




Agregar un comentario