El Ingeniero Héctor Padilla, Candidato a la CNC, expone amplio programa de trabajo a favor de los campesinos del país

304

El Ingeniero Agrónomo Héctor Padilla Gutiérrez, Candidato a ocupar la Presidencia de la Confederación Nacional Campesina, a partir del año de 2011, inició su recorrido por el país, con la finalidad de dar a conocer su programa de trabajo, en el que destacan acciones a favor de millones de indígenas que habitan en el territorio nacional, en favor de la capacitación de las mujeres que han quedado a cargo de sus parcelas por la migración de sus maridos e hijos a los Estados Unidos, y en favor de preservación del medio ambiente: de los ríos,  lagunas, esteros, bosques, y tierras laborables y para diferentes usos, que ahora sufren contaminación por las industrias y otras actividades.
A continuación damos a conocer su programa de trabajo, que ha propuesto a los campesinos de todo el país:

“Líneas Estratégicas para la Reactivación de Campo y la soberanía Alimentaría”
pag32-203Este año conmemoramos el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución: en estos hechos históricos los campesinos fueron factor fundamental para el triunfo liberal y para la consolidación del país con la construcción de instituciones que le han dado, estabilidad social y crecimiento económico a México y a los mexicanos.
Coinciden el Bicentenario y el Centenario con la renovación del Comité Ejecutivo Nacional de la Confederación Nacional Campesina, organización extraordinaria creada para llevar los postulados agrarios de la Revolución, de la Constitución al terreno de los hechos.
Es por lo tanto momento propicio para una profunda reflexión sobre el campo, sus habitantes y sobre la situación agroalimentaria de la Nación.
¡Es la hora de fortalecer una nueva CNC para el nuevo agrarismo del siglo XXI!
En una revisión rápida de la evolución del campo a partir de la Revolución, es de resaltar la creación precisa de políticas públicas para darle respuesta a las demandas de los campesinos -fuerza fundamental de la revolución armada- y se inicia la creación de instituciones para que se encarguen de esa tarea.
En la primera etapa; de Carranza a Lázaro Cárdenas; el reparto masivo de la tierra, política de irrigación, apertura de tierras al cultivo, política de financiamiento, apertura de caminos y construcción de carreteras, multiplicación de escuelas primarias, normales y prácticas agrícolas, y la organización de los campesinos, preparan a México para el crecimiento de la producción de alimentos, el mejoramiento de ingreso y para signos evidentes de bienestar de la población rural.
La creación de nuestra Confederación Nacional Campesina es una de las grandes acciones de esta etapa; la tarea estuvo a cargo de nuestros abuelos y padres a quienes debemos honrar continuando su labor en las condiciones actuales y con visión de futuro.
En la segunda etapa; de Miguel Alemán al Ingreso al Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT), México pasó de la dependencia a la autosuficiencia alimentaria y a la producción de excedentes para la exportación.
Se amplía la acción de las instituciones al desarrollo de la tecnología, de la genética, del manejo de agua, la comercialización de cosechas, producción de fertilizantes, semillas mejoradas de alta calidad, mecanización, se crean un sólido servicio de extensión y asistencia técnica, el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), el Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas (INIA-INIFAP) y el Colegio de Postgraduados, como instituciones de élite para el desarrollo y la transferencia de tecnología, el mejoramiento genético de plantas y el diseño de políticas agroalimentarias.
México se convirtió en potencia en la producción de alimentos y en modelo a seguir en el mundo; con tecnología mexicana se combatieron con éxito las hambrunas de África, India y China.
Al modelo mexicano se le otorgó un Premio Nobel de la Paz en la persona del Dr. Norman Bourlog en 1970 y un Premio Mundial de Alimentación en la persona de la Dra. Evangelina Villegas en el 2000.
En la tercera etapa; la debacle del campo mexicano, se inicia con la inserción de México a la globalización; primero la adhesión al Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT) en 1986, la incorporación a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en 1994 y la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en 1993.
Los compromisos de México al incorporarse a estos organismos fueron de eliminar los subsidios a la producción de alimentos.
Por decisión propia, el gobierno de México acompañó la inserción global con medidas internas que aceleraron la destrucción de la estructura productiva del campo.
La modificación al artículo 27 constitucional en 1992 y el aniquilamiento de las instituciones que pag33-203fortalecían el desarrollo del campo, sin sustituirlas por otras, nos llevaron en forma acelerada de la autosuficiencia a la dependencia y pérdida de soberanía alimentaria.
Los objetivos de la globalización, la destrucción de las instituciones nacionales y la modificación al artículo 27 constitucional fueron:
1.- Mejorar la competitividad del campo.
2.- Incrementar el flujo de inversiones privadas al campo.
3.- Impulsar la privatización de la tierra para crear unidades de mayor tamaño y más competitivas.
4.- Incorporación al mercado global.
A 17 años de la firma del TLCAN y la modificación al artículo 27 constitucional, los resultados son desastrosos: El crédito desapareció, las inversiones privadas no llegaron, la tierra se pulverizó más y solo se han insertado al comercio agroalimentario global el 3% de productores de algunas regiones del país.
Pasamos de la autosuficiencia alimentaria a la dependencia absoluta; en 1995 importamos 7,787 millones de toneladas de granos, para este año serán 17,000 y para el 2020 las importaciones se estiman en 27,000 millones de toneladas de granos, dependiendo en maíz, sorgo, soya y arroz casi al 100% de los EE.UU.
Se expulsó a los campesinos de la tierra, de 1990 al 2006, perdimos 5 millones de empleos directos en el campo; la emigración pasó de 260,000 por año en 1990 a 500,000 el año pasado.
El abandono del campo, acrecentó el problema de los alimentos; ya no es un problema particular del medio rural, es un problema de toda la nación que se refleja en la crisis alimentaria y en la seguridad nacional.
La dependencia alimentaria por no impulsar la producción interna, nos llevó a la crisis alimentaria que solo en el 2007, por el incremento de precios de los alimentos, 3 millones de familias de clase media pasaron a condiciones de pobreza.
El abandono del campo, empujó a miles de mexicanos a los cultivos ilícitos y a la incorporación en los ejércitos de la delincuencia organizada, ante la falta de expectativas de una vida digna.
Es el campo un problema de seguridad nacional y en riesgo de desestabilización social.
Esta es mi visión del campo; dramática pero realista y con alternativas para recuperar su fortaleza y la certidumbre para la sociedad con la producción de alimentos y con acciones que impacten en la reducción de los problemas de seguridad nacional.
En el marco del Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución, propongo al cenecismo nacional las siguientes:
“Líneas Estratégicas para la Reactivación de Campo y la Soberanía Alimentaria”
Objetivos Básicos:
Justicia Social para los campesinos y población rural que se refleje en mejoramiento de la producción, del ingreso, reducción de la pobreza y bienestar para la población.
Recuperación de la soberanía alimentaria, mediante el incremento de la producción de alimentos básicos para beneficio de los productores y de toda la sociedad.
Reactivar la vida económica del campo, para reducir la participación de los campesinos en la producción de cultivos ilícitos y en los ejércitos de los narco delincuentes, fortaleciendo en consecuencia la seguridad nacional y la estabilidad de la Nación.
Para alcanzar los objetivos plateados, propongo las siguientes líneas estratégicas:

1.- Fortalecimiento Organizativo, Estructural y de la Unidad Interna.
Consolidar la organización de toda la estructura de la CNC, las ramas de producción, el corporativo financiero, las ligas estatales, las filiales y las empresas sociales y económicas, para que respondan a las aspiraciones de las bases de la CNC en todo el territorio nacional.
pag34-203Acompañar el proceso con la capacitación permanente para tener claro las expectativas de mejoramiento y consolidar una CNC moderna que base su fuerza y presencia en su capacidad de propuesta y de construcción.
La unidad interna es obligada para el fortalecimiento de la propuesta y debe lograrse mediante la identidad con los principios básicos y el programa de acción de la CNC y con una actitud de respeto a todos los cuadros, y a las normas y vida interna de las organizaciones integrantes de nuestra central campesina.

2.- Desarrollo Rural y Combate a la Pobreza.
Diseñar una política específica de desarrollo rural y combate a la pobreza que se enfoque a las poblaciones rurales identificadas en condiciones de pobreza donde los recursos naturales no sean suficientes para mejorar la economía de la gente, vía incremento de la producción y lograr por lo tanto, mayor eficacia de los recursos públicos y se evite la multiplicidad de la acción institucional.
Parte fundamental debe ser la modificación a Ley de la Administración Pública Federal para formar la Secretaria de Reforma Agraria y Desarrollo Rural que se responsabilice de esta tarea, misma que debe diseñarse e instrumentarse por los profesionales del desarrollo rural y no por cuadros que desconocen la problemática del campo.

3.-Producción y Soberanía Agroalimentaria.

En zonas donde el suelo y el agua de lluvia o almacenada, permiten altos niveles de productividad, esta es la vía para el mejoramiento del bienestar de la población y para generar excedentes de granos con el fin de recuperar la soberanía agroalimentaria.
Solo para dar idea del potencial; México tiene 5.5 millones de hectáreas bajo riego y puede incorporar 5 millones más. Con buen temporal tecnificado tenemos 2.7 millones de hectáreas y podemos crecer en 4.8 millones más, suficientes para producir los granos que importamos.
Los agrónomos deben de ser, junto con los productores, los protagonistas de la reactivación de la producción.

4.- Desarrollo Científico y Transferencia de Tecnología.
La ciencia y la tecnología son herramientas poderosas para transformar el campo de México. Para cultivos extensivos, la producción de semillas nacionales de alta calidad y bajo costo, los Bio-fertilizantes, la nanotecnología y la mecanización sustentable deben ser tareas de las instituciones de investigación nacionales para reactivar la agricultura y ganadería del país. Es indispensable construir de nuevo el sistema nacional de extensionismo rural y de asistencia técnica.

5.- Financiamiento y Manejo de Riesgos Climáticos y de Mercado.
pag37-203Es necesario recuperar la fortaleza del crédito y el financiamiento público y estimular el privado así como el manejo de riesgos para seguridad de las inversiones y el trabajo de los campesinos y productores.
La banca de desarrollo requiere impulso especial así como el fortalecimiento de los instrumentos financieros de los productores organizados, las ramas de producción y el corporativo financiero de la CNC para complementar los esfuerzos de las instituciones públicas y avanzar en la autonomía de los productores organizados.

6.- Desarrollo de Infraestructura Básica y Productiva.
La modernización y crecimiento de la infraestructura es indispensable
para la modernización de la agricultura; carreteras y caminos, presas para almacenamiento y recarga de acuíferos, tecnificación de distritos y unidades de riego, almacenamientos para granos, rastros Tipo Inspección Federal, redes de frío, centros de acopio, etc., son indispensables para mejorar la competitividad del campo.

7.- Participación de la Mujer en la Política y el Desarrollo Económico.
La mujer es fundamental en la recuperación del campo, el 16% de las parcelas están en manos de mujeres, muchos ejidos son dirigidos atinadamente por mujeres, pero su participación en las dirigencias cenecistas es insuficiente.
Se requiere ampliar su presencia en las dirigencias de todos los niveles de la CNC y fortalecer su acción en la vida económica de los ejidos y comunidades, en la producción agroalimentaria y actividades colaterales; comercio, turismo rural y administración, dentro de muchas posibilidades.

8.- Atención a los Pueblos Indígenas.
Según el censo del 2007, de 4.1 millones de productores censados, 1.1 son de habla indígena lo que refleja alrededor de 6 millones de habitantes indígenas que viven de las actividades agroalimentarias. Esta población requiere una atención especial y dirigida para el mejoramiento de sus condiciones de vida. Se concentra en la población indígena rural; incomunicación, los más bajos índices de escolaridad, la mayor pobreza. En las actividades agropecuarias, la producción de cultivos básicos es de autoconsumo por lo difícil de su orografía, que es propicia para otras actividades de fuerte demanda en los mercados y son las que les representan  alternativas para mejorar el ingreso; café orgánico, miel orgánica, frutas exóticas, flores exóticas, son solo algunas de las actividades que con tecnología, asesora técnica, capacitación y articulación con los mercados, ayudarían en mucho al mejoramiento del ingreso y del bienestar.
Las actividades económicas no agroalimentarias son obligadas para ampliar las posibilidades de mejoramiento; turismo rural y cultural, artesanías o desarrollo de industrias son solo algunas de las tareas a incluir en las tareas de la CNC dirigidas a los pueblos indígenas.

9.- Medio Ambiente y Recursos Naturales.
Recuperar la salud del medio ambiente es tarea de los campesinos y de la CNC. La agricultura nos pag38-203ha dado alimentos a costa del deterioro de los suelos, la contaminación del agua y los mantos acuíferos. Es indispensable darle vitalidad al campo un enfoque sustentable de las actividades agroalimentarias. La reducción del uso de los fertilizantes químicos, el uso masivo de los fertilizantes biológicos, la reducción o eliminación de los pesticidas, el uso eficiente del agua, el manejo racional de los bosques y selvas, el procesamiento de los desechos de las explotaciones pecuarias, entre otras medidas deben ser tareas obligadas en las tesis de la CNC, para ayudar a definir políticas y prácticas que reduzcan el deterioro de los recursos naturales y la emisión de gases a la atmosfera para recuperar la salud del campo y heredar un mejor ambiente a las generaciones futuras.
En la construcción de un campo sustentable, es necesario también una nueva relación campo-ciudad, para que los campesinos y productores reciban el valor justo de los alimentos que consume la sociedad urbana  pero también el valor justo por el cuidado del agua y el aire limpios que suministran las zonas rurales. De las ciudades se manda al campo aguas negras y aire contaminado; del campo se manda a las ciudades agua limpia y aire oxigenado.

10.- Modernización con Justicia y Equidad.
El desarrollo científico y tecnológico y la integración global, deben de ser un medio para alcanzar una sociedad más justa, equitativa y con mejores niveles de bienestar. Estos deben ser objetivos básicos en las tareas de la CNC. La ciencia, la tecnología y la globalización, no tienen sentido si solo benefician a pequeños grupos privilegiados.
Proponemos por lo tanto impulsar la modernización del campo con justicia y equidad; que la ciencia y la tecnología y la globalización repercutan invariablemente en el mejoramiento del ingreso rural y de sus condiciones de vida.
La modernización de México pasa por la modernización del campo y la modernización del campo pasa por la modernización de la CNC. Los campesinos podemos ser impulsores de estos procesos siempre y cuando seamos participes de sus beneficios.

11.- Desarrollo de la Niñez y la Juventud del Campo.
El desastre económico del campo, la creciente siembra de cultivos ilícitos y la inseguridad por el poder del crimen ligado a estos cultivos, acaban con la esperanza de la niñez y la juventud; su futuro inmediato es emigrar, incorporarse a la actividad criminal o caer en la frustración y el resentimiento contra la sociedad y las instituciones.
Propongo un esfuerzo excepcional para impulsar el desarrollo de la niñez y la juventud rural; convenir con los gobiernos federal, estatales, y municipales, organismos privados nacionales e internacionales y gobiernos de otros países, cientos de becas para preparar a los ciudadanos y dirigentes del futuro inmediato con el fin de que enfrenten con mayor éxito lo que nosotros no hemos logrado.
Para propiciar un desarrollo sano de la niñez y la juventud, promoveremos la práctica masiva del deporte, las artes y el acceso a la cultura en las zonas rurales, con la motivación de figuras surgidas de las clases populares y del campo; debemos rescatar desde la CNC los Juegos Deportivos Campesinos y las Jornadas Artísticas y Culturales, para propiciar una vida sana, espíritu de equipo, solidaridad y capacidad de competencia.

12.- Alianzas Estratégicas.
Las alianzas estratégicas son indispensables para fortalecer la viabilidad de la propuesta; tres son las líneas a consolidar:

a) Alianza con el Partido Revolucionario Institucional.
Fortalecer la alianza histórica por origen, identidad y coincidencia ideológica y programática con el PRI, mancomunando los compromisos para la participación política que le dé cause a las aspiraciones de los cuadros cenecistas y permita fortalecer la lucha por las causas nacionales y las particulares del campo.
La independencia organizativa y de autogobierno son premisas para esta alianza indisoluble.

b) Alianza con otras Fuerzas Políticas.
Es necesario desarrollar una amplia relación y compromisos con otras fuerzas políticas para impulsar proyectos nacionales o específicos, siempre que no se vulneren los principios y programa de acción del Partido Revolucionario Institucional y de la Confederación Nacional Campesina.

c) Alianza con Organismos y Empresas Agroalimentarias.
La integración de las cadenas agroalimentarias ayuda a logra valor agregado y mejorar las posibilidades de mejores ingresos para los productores y empresas de cenecistas, acción que se debe de impulsar con alianzas con agro empresas donde los dividendos de los esfuerzos sea equitativos.

d) Alianzas Gremiales Internacionales.

La problemática de los productores medios y minifundistas es similar en todos los países. Estrechar las relaciones lleva a defender posiciones comunes, intercambiar experiencias, fortalecer la solidaridad y a que nuestros productores tengan presencia en foros internacionales para la defensa de sus intereses.
Se debe de impulsar por lo tanto la alianza continental de productores rurales y la integración a organizaciones internacionales y globales donde se representen las ramas productivas más importantes de México y los cenecistas.

Mensaje Final.

Estas son las líneas estratégicas que pongo a consideración de los cenecistas para la reactivación del campo y la soberanía alimentaria. Son las líneas de acción por las que me comprometo a luchar desde la dirigencia nacional de nuestra gloriosa Confederación Nacional Campesina. Con la discusión amplia y respetuosa de todos se podrá corregir, ampliar y modificar, siempre para mejorarla y fortalecerla.
Su instrumentación requiere un gran acuerdo político y social, primero con el PRI, luego con todas las fuerzas políticas y sociales, con el gobierno federal y los gobiernos estatales con el fin de precisar acuerdos y tiempos.
Los acuerdos deben llevar invariablemente a los compromisos para modificar y reconstruir el marco jurídico para el campo, la estructura programática del presupuesto de egresos para direccionar los recursos públicos a partir de prioridades, el diseño de nuevas reglas de operación y el compromiso de las entidades federativas de compartir el esfuerzo en aras de las mejores causas de México y el campo es una de esas causas que valen la pena para bien de sus habitantes, de la sociedad y de la Nación.
¡Por una CNC Unida e Incluyente!
¡Por un Campo Digno y Justo del Siglo XXI!
Atentamente
Tierra y Libertad

Ing. Héctor Padilla Gutiérrez
Aspirante a la Presidencia del Comité Ejecutivo Nacional, 2011-2015 de la Confederación Nacional Campesina
México, D.F. junio de 2010




Agregar un comentario