La Globalización ha profundizado la desigualdad en México: Eric Maskin

203

Toluca, México a 11 de mayo de 2010.- La globalización ha incumplido su promesa de reducir la brecha entre los que tienen y los que no tienen, incluso en casos como el de México la desigualdad se ha incrementado, lo mismo que en otras naciones latinoamericanas y asiáticas.
Con esta afirmación, Eric S. Maskin, Premio Nobel de Economía 2007, centró la conferencia magistral con la cual abrió el panel de Política industrial y desarrollo sectorial, segundo del eje de Economía y Desarrollo de los Foros de Reflexión Compromiso por México, organizados por los tres poderes del Estado, cuya primera jornada se llevó a cabo este martes en el Centro Cultural Mexiquense.
En una videoconferencia transmitida vía satélite desde Amsterdam, Holanda —ya que la nube de ceniza del volcán islandés Eyjafjalla obligó el cierre de varios aeropuertos europeos y la pag12-202cancelación del vuelo que desde Barcelona lo traería a Toluca—, Maskin enumeró tres razones principales por las que el fenómeno de la desigualdad debe atenderse: el argumento de la igualdad como derecho de todos;  la importancia de mejorar la situación de las personas en desesperanza; y el hecho de que los países con gran disparidad económica también son inestables políticamente.
Sin embargo, opinó el economista, la brecha económica que se ha profundizado no es razón para frenar la globalización.
Explicó que los países ricos lo son porque sus trabajadores poseen capacidades más altas que los de países pobres, y dado que la calidad de los productos que generan depende de esas habilidades, en el escenario de la globalización quienes tengan más capacitación tendrán las mejores oportunidades.
Agregó que son los gobiernos, y no los trabajadores ni los productores, quienes deben pagar la capacitación de la fuerza laboral de un país, ya que la mejor inversión que un Estado puede hacer es la que destine a la educación.
En consonancia con estos planteamientos, Luis de la Calle Pardo, doctor en economía por la Universidad de Virginia, articulista y miembro de diversos consejos de administración, abrió su participación en el panel con una pregunta: ¿México puede ser un país desarrollado en 20 años? La respuesta del experto fue sí, partiendo de una condición básica: que el país produzca aquello que tenga cinco veces más valor que lo producido actualmente.
Para el experto, las claves para lograrlo se encuentran en la educación, la innovación y la estabilidad. Dijo que es preciso realizar fuertes inversiones en el principal activo del país: los mexicanos y su educación. Ello permitirá también construir una economía sustentada en la innovación, la cual propiciará la generación de productos de mayor valor, acordes con las necesidades de los consumidores.
Al hablar de la estabilidad, Luis de la Calle señaló que ésta es la principal ventaja comparativa de un país, y debe darse en cuatro vertientes: el imperio de la ley, la estabilidad pag13-202macroeconómica, la política y la jurídica.
Sin embargo, dijo que para alcanzar estos propósitos se requieren recursos del gobierno, por lo que es urgente la reforma presupuestal y hacendaria de gran calado, que derive en una política basada en la competitividad y no solamente en la recaudación.
Otro de los panelistas, Juan Carlos Moreno-Brid, doctor en economía por la Universidad de Cambridge y coordinador de Investigaciones de la Comisión Económica para América Latina, destacó que desde los años noventa, el factor que con más vigor ha impulsado la economía mundial es la incorporación femenina al mundo del trabajo, por lo que llamó a los gobiernos a fortalecer sus políticas que contribuyan a que las mujeres tengan una presencia cada vez mayor.
Propuso además la conformación de una agenda de desarrollo desde la perspectiva del crecimiento con equidad.
En este panel, moderado por el coordinador de Posgrado de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México, Clemente Ruiz Durán,  participaron también Luis Foncerrada Pascal, director general del Centro de Estudios Económicos del sector privado, y Flavio Díaz Mirón, representante en jefe para Bombardier en México y Latinoamérica.
Al término del panel, César Camacho Quiroz, coordinador general del Consejo Consultivo para los Festejos del Bicentenario de México, entregó a Eric Maskin, premio Nobel de Economía 2007, un reconocimiento por su participación en el foro, que continúa este miércoles con los temas Financiamiento y Desarrollo Sustentable, y Economía y Estado.




Agregar un comentario