“Un México Mejor es posible”

470

Por el Lic. Mauro Jiménez Lazcano,
Director General de Macroeconomía

Durante tres días, la Ciudad de Toluca se convirtió en el Davós mexicano; en ella se reunieron dos Premios Nóbel de economía: Paul Krugman del 2008 y Erik S. Maskin del 2007, junto con otros distinguidos economistas mexicanos y extranjeros, incluyendo a los últimos secretarios de Hacienda: Pedro Aspe, José Angel Gurría, Guillermo Ortiz y Francisco Gil Díaz; en un intenso diálogo y exposición de tesis profundas, llegaron a la conclusión de que es la desigualdad social y económica, el desorden administrativo público, la corrupción y la inexistencia de un pleno Estado de Derecho, lo que mantiene a México en el atraso y la falta de competitividad internacional.
Guillermo Ortiz, ex Secretario de Hacienda y ex Gobernador del Banco de México durante los últimos doce años puso como ejemplo de mal manejo administrativo público a la empresa nacional petrolera Pemex; y los premios Nóbel Paul Krugman y Erik S. Maskin establecieron que ellos no encuentran otra causa de la falta de competitividad de México y de su estancamiento económico, que la corrupción y la falta de un estado de derecho real, así como un fenómeno de “increíble desigualdad social y económica, que no nos podemos explicar en el Siglo XXI”.
Para el sociólogo y politólogo mexicano Luis Rubio “la política mexicana es un desastre, no pag04-08 principal.inddhay acuerdo posible y a lo más que se podría llegar es a un arreglo entre partidos y fuerzas económicas, que permitiera al país avanzar”.
Para Rubio el Acuerdo Político Nacional ya no es posible en el país, debido a la “terrible descomposición interna de los partidos políticos y a la falta de visión de sus dirigentes, así como el rompimiento que existe entre el Congreso y el Ejecutivo”.
“Hay un desorden nacional increíble y lo único que quedaría con posibilidades es un arreglo entre los partidos políticos y el gobierno, con vistas a tener unas elecciones presidenciales pacíficas y creíbles en el 2012, con la finalidad de que pueda surgir en el país un liderazgo político, que lleve a la nación a retomar el camino del crecimiento económico”.
Los dos premios Nóbel de economía: Krugman y Maskin, así como el economista más destacado en los foros internacionales: Jeffrey Sachs, señalaron junto con José Angel Gurría, economista mexicano, ex Secretario de Hacienda y actual Secretario General de la OCDE; con Francisco Gil Díaz, ex Secretario de Hacienda y actual empresario de telecomunicaciones; Pedro Aspe Armella, ex Secretario de Hacienda y empresario transnacional; Fernando Solana, ex Secretario de Educación Pública y de Economía, Claudio X González, empresario trasnacional; Carlos Hurtado, economista y ex funcionario de Hacienda, Eduardo Pérez Motta, actualmente Presidente de la Comisión Federal de Competencia, y otros economistas y empresarios mexicanos, que “México debe salir de su letargo económico y enfocarse a partir de ahora al crecimiento económico”.

DISPARIDAD REGIONAL Y
DESIGUALDAD ECONOMICA Y SOCIAL

pag04-08 principal.indd Para Paul Krugman (Premio Nóbel 2008) y Erik S. Maskin (Premio Nóbel 2007), así como para Jeffrey Sachs considerado por el The New York Times como “probablemente el economista más importante del mundo”, la Globalización y, en particular, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), fracasaron en dos rubros fundamentales en México: no lograron acelerar el desarrollo económico del país, que está en promedio, en los 16 años que lleva de vigencia el TLCAN, de 1% del PIB anual; es decir, se trata de un “estancamiento histórico”.

“LA BROMA DE KRUGMAN”
Incluso, el economista Paul Krugman hizo una broma al público asistente y señaló que esperaba regresar a México en cuanto cumpliera sus primeros 100 años de vida (dentro de cuarenta), para ver si nuestro país había logrado en ese tiempo desaparecer las disparidades regionales, mejorar su sistema educativo y científico, atenuar las diferencias sociales y económicas entre los cien millones de mexicanos que viven aquí y comprobar, también, que México habría entrado a un nuevo momento de competitividad económica internacional, que lo colocara en un mejor lugar en la comunidad mundial, ya que en los últimos años ha caído diez lugares.

“EL DESARROLLO DE MEXICO,
DECEPCIONANTE”: KRUGMAN

pag04-08 principal.indd Todo esto lo dijo el Premio Nóbel Krugman porque, al examinar la trayectoria de la economía mexicana y de su propia sociedad, encontró que nuestro país “ha tenido un desempeño decepcionante en los últimos 16 años”: tanto en el crecimiento del PIB, como en la educación, en la ciencia y la cultura, en la redestribución del ingreso nacional, que es “increíblemente inequitativa”.

ALGO AL INTERIOR DEL
PAIS NO FUNCIONA

Para los Premios Nóbel mencionados, Krugman y Maskin y para el reconocido mundialmente Jeffrey Sachs, hay algo hacia el interior del país que no funciona; para Luis Rubio, economista mexicano, hay un desorden interno y una administración pública defectuosa, ineficaz, y sobre todo, no existe un Estado de Derecho pleno: no hay la certeza de arreglar problemas a través de la aplicación de la ley, sino que siempre existen componendas y corrupción, que todo lo encarecen y todo lo dificultan.
El mismo Guillermo Ortiz Martínez, ex Secretario de Hacienda y quien recientemente dejó el pag04-08 principal.inddcargo de Gobernador del Banco de México, que ejerció durante 12 años, se mostró desconcertado por la ineficacia y el desorden administrativo que hay en Petróleos Mexicanos, la más grande empresa del país y de la que depende el 40% del Presupuesto del Gobierno Federal y de los Estados.
El mismo José Angel Gurría Treviño, también ex Secretario de Hacienda, se sorprendió por los bajos niveles educativos que existen en México y que nos han hecho descender en los niveles de competitividad mundial.
Gurría estuvo de acuerdo en que un factor que está frenando el avance nacional es la enorme desigualdad económica de los mexicanos, donde existen algunos de los hombres más ricos del mundo y poblaciones e individuos que tienen niveles de ingresos bajísimos, como en los países más pobres de América Latina, África y Asia.

LA CAIDA MAS GRANDE
EN DECADAS: GURRIA

Para Gurría, México sufrió el pasado año de 2009 la peor caída económica en décadas: (-) 6.5% del PIB. “Y aunque el gobierno tomó medidas de emergencia esta caída dejó graves daños y cicatrices en la economía mexicana”.
El economista mexicano que, actualmente es Secretario General de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), en el momento actual de nuestro país, “se impone avanzar en una agenda de cambio, para equiparar al país con un nuevo andamiaje de leyes y políticas que promuevan un crecimiento económico más fuerte, más limpio y más justo”.
Dijo el Secretario General de la OCDE, el mexicano José Ángel Gurría, que “más que una vuelta a la normalidad, lo que requiere el país es un cambio para abordar las vulnerabilidades de la economía mexicana”.
Afirmó Gurría: “el país ha logrado avances importantes en materia de estabilidad macroeconómica, política monetaria y transparencia fiscal, pero aún no ha sido capaz de generar un crecimiento endógeno fuerte, impulsado por un mercado interno con capacidad adquisitiva y una economía competitiva”.
“La razón principal para establecer un cambio en la política económica mexicana es que el país sigue teniendo grandes desafíos estructurales que requieren cambios de fondo”.
Así, por ejemplo, señaló Gurría que “se requiere construir un sistema fiscal robusto que ayude a reducir las disparidades; un presupuesto enfocado en resultados en el mediano y largo plazo; un mercado laboral calificado, equilibrado y en sintonía con las exigencias del futuro; un sistema educativo de vanguardia; un marco de políticas e incentivos para promover la competencia, el gobierno corporativo e innovación; un crecimiento verde, promotor de una nueva cultura ecológica; y un sistema de salud integral, de calidad y sostenible”.
pag04-08 principal.indd El Secretario General de OCDE, José Angel Gurría, habló con amplitud de los retos estructurales a los que México tiene que hacer frente en los próximos años y dió una serie de recomendaciones basadas en la experiencia internacional, con el fin de “aprovechar las grandes fortalezas que tiene nuestro país para enfrentar los muchos desafíos, y lograr éxito: tenemos una democracia vibrante; un Congreso cada vez más convencido de la necesidad de las reformas; un impacto relativamente bajo de la crisis en el desempleo; un sector bancario más sólido y estable que en muchos otros países de la OCDE; una población joven, ávida de nuevas oportunidades”.
“Adicionalmente, la administración actual esta promoviendo reformas ambiciosas en el mercado laboral y en el marco de la competencia, que pueden impactar positivamente la productividad y el empleo”.
Concluyó José Angel Gurría en su calidad de Secretario General de la OCDE y de economista mexicano, que la Organización de Países para el Desarrollo Económico “seguiremos trabajando intensamente para evaluar y comparar la experiencias del gobierno mexicano y contribuir en la búsqueda de las mejores soluciones a los desafíos presentes y futuros”.
“Esperamos –terminó Gurría- que este compendio de recomendaciones refleje la riqueza y el valor de esta cooperación de la OCDE con México, pero también su enorme potencial de cara a la construcción de un porvenir más próspero, equilibrado e incluyente para todos los mexicanos”.

“UN REGALO PARA MEXICO”:
GOBERNADOR ENRIQUE PEÑA NIETO

Juvenil, aunque maduro políticamente, el Gobernador Enrique Peña Nieto, dijo que la reunión de economistas mexicanos y extranjeros celebrada en Toluca del 11 al 13 de mayo pasado, “es un regalo para México”, porque en esta amplia discusión sobre la realidad y futuro de nuestro país, han participado los mejores economistas de México y el mundo.

TOLUCA, EL DAVOS MEXICANOS
En efecto, la reunión de Toluca sí tuvo una importancia fundamental, porque en ella se trataron los asuntos mexicanos con franqueza y libertad, por los especialistas y conocedores, tanto de México como del extranjero. La presencia de dos Premio Nóbel: Paul Krugman (2008) y Erik S. Maskin (2007) y el considerado como el mejor y más influyente economista del mundo: Jeffrey Sachs, fue la demostración de la alta calidad de las expresiones ahí vertidas, junto con los estudios y tesis planteadas por los mejores economistas de México encabezados por Fernando Solana; Pedro Aspe; José Angel Gurría; Francisco Gil Díaz; Guillermo Ortiz Martínez; Eduardo Pérez Motta; Presidente de la Comisión Federal de Competencia; Roberto Newell G.; Luis Rubio; Bernardo Quintana Isaac; Jaime Zabludowsky; Luis de la Calle, Flavio Díaz Mirón; Luis Foncerrada Pascal; Juan Carlos Moreno-Brid; Clemente Ruíz Durán; Alejandro Valenzuela del Río; el economista español Carlos Solchaga Catalán, ex Secretario de Hacienda de ese país; Juan Carlos Belausteguigoitia Rius; la economista mexicana Alma Rosa Moreno Razo; Carlos Sales Sarrapy; Fernando Solís Soberón; Jorge Estefan Chidiac; el economista chileno Oscar Guillermo Carretón; Juan Carlos Cortes García; Félix González Cossío; Humberto Roque Villanueva; Argelia Salinas Ontiveros; Carlos Hurtado López; el empresario Claudio X. González Laporte.

“UN MEXICO MEJOR ES POSIBLE”
La conclusión a la que llegaron estos señores economistas; Premios Nóbel, doctorados, graduados en las mejores universidades de México y el extranjero es que “la actual situación de México no está bien:
“Hay mucha desigualdad económica y social entre los mexicanos; hay un gran desempleo; el Producto Interno Bruto no crece, el país está estancado a un promedio de crecimiento anual de 1% del PIB, desde hace 20 años; el nivel educativo de los mexicanos es muy bajo; se requiere más inversiones en infraestructura económica y social; más escuelas, más universidades; más hospitales; más desarrollo de la ciencia y la tecnología; es urgente un reforma fiscal de fondo, que permita una mejor redistribución del ingreso nacional, entre la población para evitar la inaceptable desigualdad económica y social que hay entre los mexicanos; el gobierno debe enfocarse al crecimiento económico del país y tratar de recuperar el tiempo perdido; las potencialidades económicas y sociales del país son grandes todavía; un México mejor es posible, si se realizan los cambios de política económica y social necesarios”.




Agregar un comentario