La visión fiscal de Calderón: “Recesiva y retrasará la recuperación”

369

Por Rafael Abascal y Macias1

pag15-195El presidente Felipe Calderón en su discurso del 2 de septiembre pasado, despertó entre los más diversos sectores productivos, políticos, profesionales, lideres de opinión, expertos y la población en general, esperanzas de recomponer el rumbo, una visión productiva y de concertación con las fuerzas opositoras para delinear una estrategia para enfrentar la crisis, así como sacar adelante las reformas estructurales necesarias.
Pero este optimismo y percepciones positivas, rápidamente desaparecieron y se transformaron ante la presentación en la Cámara de diputados del paquete económico 2010, que de inmediato polarizó las opiniones a todos los sectores productivos, empresarios, profesionistas, trabajadores y las clases medias, que veían que otra vez ellas tendrían que pagar el costo del “boquete” de recursos generado por la perdida de las exportaciones y los precios del petróleo, así como una mala administración, que gastó más en gasto corriente –especialmente la alta burocracia–, que en inversión para crecer.

pag14-21 abascal.indd

pag14-21 abascal.indd

pag14-21 abascal.indd
La Cámara de diputados recibió el proyecto de Ley de Ingresos de la administración calderonista, que no sólo elevaba los impuestos existentes, sino creaba nuevos; lo que generó como nunca antes una ola de críticas y profunda preocupación, cuando la mayoría de los países en el mundo están bajando los impuestos y creciendo –mediante construcción de infraestructura, para crear empleos–, auque sea con déficit y/o endeudamiento –que serian transitorios y de corto plazo–, ya que lo más importante es fortalecer el mercado interno.
La ciudadanía que el pasado julio reprobó en las urnas la gestión del presidente Calderón y ratificó su decisión de contar con un gobierno dividido, ganando el PRI las elecciones y en la Cámara baja, se convirtió en la primera minoría y con su aliado el PVEM, tienen la mayoría y con el PRD, PT y Convergencia, alcanzan la mayoría absoluta; es decir, que optaron porque el poder Legislativo fuera un contrapeso ante el Ejecutivo.
De ahí que la aprobación en la Cámara de diputados del alza del IVA de 15 a 16% –ante el rechazo al 2% del mal llamado impuesto a la pobreza y sin que la SHCP hubiera enviado formalmente una iniciativa–, del ISR del 28 al 30%, del IDE del 2% y depósitos de más $25 mil pesos a 3% y hasta $15 mil pesos, así como el nuevo impuesto a las telecomunicaciones de 4 a 3%, más incrementos en Juegos y Sorteos, Cerveza y Alcoholes, Cigarros, entre los más; modificando el precio del petróleo y aumentando ligeramente el déficit fiscal; generaron el malestar y protestas prácticamente generalizadas.
La aprobación de los diputados de la Ley de Ingresos, como nunca antes no dejó contentos a propios y extraños, donde una vez más, el gobierno Federal dejaba el peso de la carga fiscal en los mismos, especialmente las clases medias, evidenciando claramente la inequidad en este sentido y que además que la perdida de ingresos petroleros, estaba un evidente crecimiento de la alta burocracia.
Las declaraciones del diputado Cesar Nava y presidente nacional del PAN, de echarle al PRI la culpa del alza de impuestos y la queja de otros legisladores panistas, de que el titular de la SHCP sólo se había reunido con los priistas; ha sido el punto de inflexión para cambiar las cosas; al evidenciarse que el PRI tendría altos costos político-electorales al no actuar como un verdadero contrapeso del Ejecutivo e ignorar el mandato ciudadano en las urnas.
Esta situación del PAN como partido en el gobierno, de tratar de echarle la culpa a otros del alza de impuestos ha llegado a extremos inconcebibles, el martes 27 de octubre pasado, el presidente Calderón cito a los legisladores del blanquiazul a una comida en Los Pinos para ponerse de acuerdo para sacar adelante su proyecto fiscal; donde fue entrevistado el presidente de la comisión de Hacienda de la Cámara alta, el panista José Isabel Trejo Reyes, quien declaró: “Que la culpa de la crisis legislativa existente la tenia la Secretaria de Hacienda y Crédito Público, que no daba información o si la daba, era errónea”.
Hasta el momento de escribir este artículo la pelota de la Ley de ingresos esta en el Senado de la República, ahora bajo nuevas posibilidades de recomponer el rumbo con certeza, al bajar los impuestos y recortar sustancialmente el gasto corriente del gobierno federal, así como posteriormente, un presupuesto que garantice el crecimiento y la creación de empleos; es decir, equilibrar con justicia social y ser el contrapeso, que esperan la mayoría de los mexicanos que no votaron por el PAN y su Gobierno.
El entorno de alta tensión social y de baja en los niveles de gobernabilidad, son más que evidentes, mostrando que aquella tesis salinista “de que el sistema político mexicano era elástico y aguantaba todo”, esta llegando a su límite, por el empalme de crisis, la económica-financiera global y nacional; la de inseguridad por la guerra ante el narcotráfico y el crimen organizado, que ha desatado una violencia que parece incontenible; la crisis alimentaría global; la sanitaria por el virus de la influenza humana AH1N1; y un gobierno sin rumbo, sin un diagnóstico cierto y que se empecina en mantener el “status quo”.
El margen de maniobra de la administración del presidente Calderón se ha reducido significativamente y sus bases de apoyo aún más, hasta sus legisladores están divididos ante la falta de claridad en el rumbo y una visión de largo plazo; lo que se ha reflejado en la falta de consensos políticos duraderos, así como polarización de las fuerzas políticas, donde hay signos de crisis en el poder Legislativo.
Que esperan los mexicanos: una baja en los impuestos que aliente las inversiones y la creación de empleos; un respiro a las clases medias de contar con recursos para satisfacer sus necesidades básicas; con una Ley de Egresos que garantice la inversión en infraestructura, con creación de empleos y apoyos a los más pobres; así como recortes al gasto corriente del gobierno federal y la alta burocracia. Donde el PRI y las fuerzas opositoras tienen que jugar un papel determinante; es decir, ser el contrapeso del poder Ejecutivo, que es el mandato ciudadano en las urnas de julio pasado.

pag14-21 abascal.indd
pag14-21 abascal.inddpag14-21 abascal.indd
I.- SHCP-SAT: sin ningún compromiso social, dan la espalda a la ciudadanía, donde priva la ineficiencia
Destacando que la SHCP y el SAT habían desoído año tras año a los contribuyentes en sus demandas y no habían cumplido con sus promesas de ampliar la base fiscal, así como simplificar sus tramites; México sólo cobra poco más del 10% del PIB, lo que nos coloca debajo de Guatemala, El Salvador  y Costa Rica. Uno se extraña, porque el poder Legislativo ha abandonado a los contribuyentes mexicanos y no ha exigido al SAT, cambios de desregulación y simplificación, para poder pagar en bancos o tiendas de autoservicio.

II.- Alza de impuestos golpea a clase media, con el IVA e ISR pulverizarían el ingreso y el consumo, en un entorno inflacionario
De nueva cuenta, la clase media será la más golpeada con los aumentos en el IVA e ISR, no sólo porque tanto su ingreso como su consumo se pulverizarán, sino porque con ello la ansiada recuperación económica del país se retrasará aún más, subrayaron especialistas en un estudio de opinión —focus group— organizado por prospecta Consulting.
Si el Senado ratifica un IVA de 16 por ciento, ISR de 30 y la aplicación de un IEPS de 3 por ciento en telecomunicaciones, además de otras tasas de este impuesto al consumo de tabaco, cerveza y bebidas con mayor grado de alcohol, esto se reflejará en una drástica caída en el consumo a partir de 2010.
Es más afirman los expertos, que aunque se mantuvieran el nivel de impuestos del 2009, se requiere un impulso del presupuesto a la inversión, construcción de infraestructura y creación de empleos, que de aliento a la productividad e inyecten certidumbre hacia el consumo.

pag14-21 abascal.indd

pag14-21 abascal.inddpag14-21 abascal.indd

Otros aseguran que el incremento en las tarifas medias de la tasa del ISR no es de 2%, sino que en algunos casos puede llegar hasta 6%, es decir:
“La clase media será la más afectada no sólo por el alza, sino en la propia retención del impuesto; al que hay que sumar lo aprobado en la Ley de Ingresos generará inflación, será un golpe para todos”.
“Es decir, con lo aprobado en San Lázaro  inhiben la inversión y la generación de empleo”.
Además, los especialistas señalan:
“Que la teoría plantea que si se va a gravar el consumo, no se debiera de gravar el ingreso; en caso de que se incrementaran el IVA e ISR, solo se debiera de elevar uno de los dos tipos de impuesto, especialmente ante las condiciones de crisis, donde hay perdida real de los salarios y del poder adquisitivo, así como del empleo, en términos nunca antes vistos, de poco más de 2 millones 800 mil empleos”
Por otra parte, la visión fiscal gubernamental, pavimenta el camino a la informalidad:
“El incremento en el ISR afectará a los micro y pequeños empresarios, así como a las personas físicas o profesionistas con actividades empresariales; que han estado con dificultades ante la crisis económica, que este incremento impositivo los lleve a la informalidad, para poder sobrevivir; especialmente en un entorno donde no han gasto y sin inversiones”.

Golpe al consumo de los sectores medios

El incremento de un punto porcentual en la tasa de IVA implicará que, en promedio, las familias destinen al mes 35 pesos más al pago de esta contribución

pag14-21 abascal.indd
pag14-21 abascal.indd

pag14-21 abascal.indd

El pago de impuestos siempre recae en los mismos, que representan una minoría
En el escenario teórico de que el gobierno Federal emprendiera estrategias y políticas para formalizar la “economía informal” —donde según la OCDE, México ocupa el Primer Lugar—, se podrían recaudar de ISR, poco más de 275 mil millones de pesos; que representa más del 40% de lo que se recauda actualmente3; que sumando todo lo que se obtiene por este concepto, llega a una cantidad de alrededor de 870 millones de pesos.
Poco más de la mitad de los que pagan IVA e ISR proviene de la quinta parte de la población que tiene los mayores impuestos.
Por lo que mostramos, vemos la debilidad del sistema fiscal mexicano, donde según datos de la OCDE, nuestro país es el que menos recursos obtiene por ISR dentro de la organización; aunque por otra parte, es el sexto en términos de recaudación de IVA; debido a los cerca de $90 mil millones de pesos, provenientes de la economía informal.
Esta grafica nos muestra con toda claridad que las personas que menos ingresos tienen, son las que más pagan, por lo que estos ejemplo reflejan que el sistema fiscal mexicano es reflejo de una profunda desigualdad económica e instituciones públicas débiles: recaudación baja y centrada en el ingreso de los trabajadores formales de mayor ingreso, pequeñas empresas y el consumo; donde las clases medias llevan el mayor peso de la carga impositiva.

III.- Racionalidad ficticia: aviadores y crecimiento desmedido de la alta burocracia
En los últimos nueve años de administraciones panistas, cada año ha crecido en 100% los gastos destinados al gasto corriente, servicios generales y el pago de los “amigos” o “aviadores, así como la alta burocracia.
En el sexenio foxista, poco más de 740 mil millones de pesos provenientes del excedente del precio en el petróleo, se dilapidaron en gasto corriente y alta burocracia; por ejemplo: en el 2001 había sólo 89 plazas de subsecretarios, homólogos o equivalentes y para el 2009 se llegó a 1100 plazas de este nivel>con un costo anual equivalente a 3 millones de pesos anuales cada una de ellas<, es decir que aumentaron 922 plazas durante la administración del expresidente Vicente Fox, más lo que va de Calderón; es decir que crecieron en poco más de un mil porciento, a pesar que todos estos años reiteraron sus políticas de austeridad, racionalidad y de suprimir altos puestos.
Lo real es que la Pública Federal no ha logrado controlar uno de sus problemas crónicos: el desbordado crecimiento de su nómina; otro ejemplo: en los últimos 6 años, el número de directores de área se duplicó; en 2004 había 2 mil 438 directores de área en el sector público, y para 2009 aumentaron a poco más de 5 mil.
Pero este crecimiento en burocracia no se ha reflejado en mayor eficiencia y productividad, sino todo lo contrario, en burocratismo e ineficiencia, que fomentan la falta de claridad y transparencia.
Es decir, ante la crisis fiscal que enfrenta el país, los esfuerzos de recorte del gobierno federal sólo son en los montos totales del presupuesto, pero no en el tamaño de la burocracia, la cual se ha ensanchado en casi 62% tan sólo en el rubro de directores de área, en los tres primeros años de sexenio de Calderón.
Para el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), esas cifras representan un deterioro en la productividad de los trabajadores del gobierno federal; ya que consideran que:
“el aparato burocrático se incrementó en casi el doble. Entonces, no es explicable ese incremento, dado que las funciones del gobierno federal no han crecido al mismo ritmo que su número de plazas. Si el número de directores de área creció más de 100%, sin duda lo que estamos viendo es un deterioro de la productividad. Y lo que podemos ver es que, una de dos: o los trabajadores eran ineficientes en el manejo de sus funciones, o bien eran muy pocos.”
Por ello, el incremento de más del 100% de plazas de directores de área está absorbiendo gran parte del incremento del gasto total de la federación, el cual sólo se ha incrementado 16% en el mismo lapso. Por lo que resulta importante recordar que aunque el presidente Calderón decretó desde diciembre de 2006 una disminución de 10% en el salario de directores, subsecretarios, secretarios y presidente de la República, el incremento en gasto se explica por el incremento en plazas, más que en el incremento salarial.
Para varios de los expertos consultados de la UNAM, la UM y el CIDE, este aumento de más del 100% en el número de directores de área del gobierno federal “desenmascara” el poco compromiso que hay realmente con la supuesta eficiencia del Estado:
“Eso no se resolverá nada más cerrando instituciones y cerrando plazas: lo que tenemos que quitar es precisamente las altas burocracias, los altos puestos de aviadores, los altos puestos de Ejecutivos de la administración pública. Esta es una prueba más que desenmascara el poco compromiso que hay realmente por supuesta eficiencia del Estado. Hay que ponerle límites a esa explotación de estos puestos”.
Otro estudio de la UNAM revela que técnicos que cobran como especialistas, jubilados con el sueldo máximo posible o personal que cubre plazas simuladas —es decir, “amigos” o “aviadores”, en una palabra— , cuestan al erario casi 10,100 millones de pesos al año.
Esas cifras, que incluye sólo los casos de la SEP y la SSA, es casi cuatro veces el gasto del 2009 para el Hospital General o casi lo destinado a planes de infraestructura educativa de la SEP en el 2010.  Allí, se calcula, hay 120,000 personas que cobran sin cumplir las tareas asignadas.
Es decir, la “red de corrupción” también se desemboca en aviadores o comisionados, que sólo mantenerlos en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y el sector salud público cuesta al erario 420 millones 050,000 pesos a la quincena.
Estos son sólo algunos ejemplos, de un crecimiento desmedido de la alta burocracia, los amigos, aviadores o comisionados, que en esta época de crisis y cuando el gobierno plantea que sean los trabajadores, micro y pequeños empresarios, los profesionistas y las clases medias, paguen lo que ha sido producto de una mala administración y de falta de previsión; demandan como justicia, que el recorte al gasto corriente del gobierno Federal, reconozca esta dimensión y sea ejemplar.
Es posible que con un fuerte recorte al poder Ejecutivo Federal se contribuya a la eficiencia, productividad y transparencia, así como un acto de justicia ante los ciudadanos y de equidad, como resultado del mandato en las urnas, para que el Legislativo, sea un contrapeso real, reorientando y dando rumbo al país, para enfrentar en mejores condiciones la crisis.

pag14-21 abascal.indd
pag14-21 abascal.indd

pag14-21 abascal.indd

pag14-21 abascal.indd

pag14-21 abascal.indd
1 Director General de Prospecta Consulting, empresa consultora que se especializa en encuestas y estudios de opinión. Analista político – económico.
2 Prospecta Consulting realizó esta encuesta especialmente para la revista MACRO ECONOMIA, de Mauro Jiménez Lazcano, con el apoyo de grupos privados, consultoras y el Grupo Editorial Transición, del periodista Carlos Ramírez. Se realizaron 1 mil 136 encuestas útiles a escala nacional, entre ciudadanos, cara a cara; con 97.5% de confiabilidad estadística y +/- 2.5% de error estándar. La encuesta se levantó entre el 27 y 29 de octubre del 2009.
3 Según datos elaborados por la Unidad de Inteligencia del periódico El Economista, sustentados a su vez, en la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH, 2008). Este monto, al integrarse a los regímenes especiales sobre ISR e IETU, estímulos fiscales, créditos fiscales, y devoluciones de ISR suman casi 868,000 millones de pesos no recaudados: 43% de sus ingresos totales en el paquete fiscal 2010.




Agregar un comentario