¡No a la venta de México!: Hugo Salinas Price

428

Por Hugo Salinas Price

Existe una posibilidad de evadirnos, de no hacer frente a la crisis por la que pasamos los mexicanos y que nos ofrecería unos diez años de enorme e increíble auge.
pag22-195Consideremos el siguiente prospecto:
Banco de México logra bajar la tasa de cambio peso/dólar de $12.88 donde se encuentra hoy, a $12.00 pesos.
En seguida, se hace una revaluación del peso, quitándole un cero, para dejar la paridad peso/dólar en $1.20.
De inmediato, EU sigue el consejo de Larry Summers, actualmente Director del Consejo Económico Nacional del Presidente Obama, cuyas palabras en un escrito de 1992 fueron citadas en un informe el Senador Conny Mack de fecha abril 1999, como sigue:
“En el largo plazo, encontrar caminos para sobornar a la gente para que se dolarice, o cuando menos darles de regreso parte del dinero extra que se gane cuando la dolarización tenga lugar, debe ser una prioridad internacional. Para el mundo en general, la ventaja de la dolarización está clara para mí”.
Según el consejo de Larry Summers, se le propondrá a México la dolarización de su economía, con una oferta que difícilmente se rechazará:
Los pesos mexicanos en circulación, en su totalidad, serán tomados por la Reserva Federal a cambio de dólares, bajo estas condiciones.
A la paridad de $1.20 pesos por $1.00 dólar, el peso valdrá 83.33 centavos americanos. La Fed generosamente ofrecerá pagar por cada peso, $1.00 dólar completo, lo cual significará un regalo de 20% de utilidad en dólares, para todos los poseedores de pesos mexicanos. Para la Fed, que dispone de millones de millones de dólares sin problema alguno, esta operación de regalar un premio de 20% sobre los pesos mexicanos en circulación será como quitarle un pelo a un gato.
Simultáneamente, todos los activos en pesos mexicanos en el país, tendrán desde ese momento un valor legal en dólares en México y en adelante, todas las operaciones se cotizarán en dólares – sueldos, salarios, honorarios, arrendamientos, y los precios de todo cuanto se comercia.
Los números contables se llevarán en dólares.
Todas las tasas de interés que prevalecían cuando la moneda era el peso mexicano, se ajustarán para reflejar la nueva situación, al haberse eliminado el riesgo de devaluación del peso.
Desde ese momento, los bancos americanos se lanzarán sobre México, porque los préstamos que coloquen serán préstamos en sus propios dólares.
México es un país relativamente desendeudado y por esa razón, presenta un enorme, irresistible atractivo para el sistema financiero americano, que en la actualidad no presta las enormes reservas que le ha facilitado la Fed, porque o no quieren pedir prestado los americanos, o los que quieren préstamos no ofrecen suficientes garantías.
Como los mexicanos no tenemos una gran carga de intereses, pues ahí está el pastel esperando a los bancos americanos.
¿Qué le parecen las hipotecas sobre casas habitación a 30 años de plazo, con 10% de enganche y a una tasa de 7%?
Habrá financiamiento ilimitado para carreteras, escuelas, fraccionamientos, irrigación, agua potable, toda clase de obras públicas, desarrollos en las costas, millones de hipotecas a tasas increíblemente bajas para casas para todos los mexicanos, edificios de condominio y “malls” comerciales.
¡Diez años de pachanga!
El problema es que al cabo de diez años, más o menos, vendrá el problema de pagar lo que se debe.
España ha tenido sus diez años de borrachera financiera. Su ingreso al sistema del euro, hizo que los españoles – que nunca tuvieron crédito abundante y barato – de un día para otro hallaron que las tasas de interés bajaron a niveles semejantes a los de ¡Alemania! y que había crédito a raudales. Los españoles perdieron la cabeza desde que entraron al euro. Ahora tienen niveles absurdos de desempleo pag23-195y su economía está abotagada con deuda y quebrada. Los grandes bancos ocultan masivos créditos incobrables. Las compañías constructoras se han ido a la quiebra. La arrogancia del borracho ha desaparecido y ahora se presenta la humildad del arrepentido.
Una vez que México se dolarizara, no habría retracción posible. Aparte de la cruda financiera y fiscal que vendría después de la fiesta de la burbuja financiera, ya no tendríamos a México, viviríamos en una colonia como Puerto Rico.
Nos habríamos asociado con una nación fracasada que ha destruido su industria, que no tiene posibilidad de ofrecer empleos a sus habitantes, que va camino a una revolución social mayúscula, y habríamos adoptado una moneda a punto de entrar en una espiral de hiperinflación.
Con un par de miles de millones de dólares “por fuera”, se podría efectuar la seducción de quienes toman las grandes decisiones en el país. Como dijo Larry, el soborno (sic) asegurará la dolarización.
¿Nuestros gobernantes venderán a México? ¿Nos despediremos de nuestra patria, de la bandera, de la historia, cultura y tradiciones de México, para gozar 10 años de auge pasajero?

Postura de la Asociación Cívica Mexicana Pro Plata A.C.
¡NO!
¡No a la venta de México!
Podemos sobrevivir las peores calamidades, siempre con la esperanza de mejores tiempos. De una dictadura, saldríamos. Del un socialismo al estilo chavista, saldríamos tarde que temprano, pues fracasaría. De gobiernos ineficientes, saldríamos. Todo género de males, los podremos soportar.
De la dolarización, jamás saldríamos. Sería un acto irrevocable que tiraría a la basura, toda nuestra historia y nuestro futuro como nación independiente.
La monetización de la plata es lo que necesitamos, lo que demandamos. Una moneda de calidad incomparablemente superior al dólar y que tendrá un valor permanente y ascendente, dentro de nuestro medio circulante.
Una moneda que protege el ahorro, que unifica a los mexicanos en el orgullo de tener la mejor moneda del mundo; que recupera y valida nuestra historia.
Una moneda que hace posible que todos los mexicanos participen en el próximo auge de la plata. Una moneda que tendrá una aceptación internacional incuestionable, cuando el dólar sea rechazado.
¡No a la dolarización!
¡Sí, a la monetización de la onza de plata mexicana!




Agregar un comentario