Peña Nieto ofrece restaurar a México como potencia económica mundial

126

Por Mauro Jiménez Lazcano,
Director General de Macroeconomía

Ante una Clase Política Nacional ávida de encontrar soluciones a la gran crisis económica y social por la que atraviesa el país, Enrique Peña Nieto, Gobernador Constitucional del Estado de México, convocó a la fuerzas progresistas a poner a México nuevamente de pie y convertirlo otra vez en una potencia económica mundial, mediante políticas económicas claras y contundentes, inmediatas, que eviten la declinación en que ha caído nuestro país.
Con la asistencia de doce gobernadores en funciones y cinco gobernadores recién electos, diputados y senadores de todos los partidos, del Secretario de Gobernación Fernando Gómez Mont; del político panista Diego Fernández de Cevallos; de la Presidenta del PRI, Beatriz Paredes Rangel y de representativos del sector privado del país, Enrique Peña Nieto hizo una convocatoria a las grandes fuerzas económicas y políticas para sacar al país de la postración económica y social en que se encuentra.
“Yo estoy con México y con la República, que nadie tenga dudas”, exclamó ante un público esperanzado en el cambio político y económico de la nación.
Ante un auditorio de miles de asistentes procedentes de todo el país, tanto representantes pag08-194políticos como empresariales que abarrotaron el Teatro Morelos, Peña Nieto se explayó sobre los grandes temas nacionales tanto de economía, seguridad pública, pobreza, educación, salud, y señaló con claridad y contundencia que “es tiempo de actuar”.
Hizo notar que es muy cierto que nuestro país se vió envuelto en una crisis mundial; pero también lo es que debemos buscar soluciones nacionales con nuestros propios recursos y capacidades, “y no esperar a que alguien venga en ayuda de nosotros”.
El público asistente, en el que notablemente estaban 17 gobernadores en funciones y electos, Senadores de la República y Diputados Federales de todos los partidos así como la clase política en pleno del Estado de México, ovacionaron repetidamente los conceptos políticos, económicos y sociales de Peña Nieto, resumidos de la siguiente manera:
“Se han cumplido 12 meses más de esta gestión. Nuestro compromiso invariable ha sido trabajar por la seguridad integral de los mexiquenses. Los principales resultados han sido reseñados.
“En congruencia con las políticas de transparencia y acceso a la información pública, los detalles pueden ser consultados y evaluados por todos.
“A pesar de las circunstancias particularmente difíciles que se han afrontado este año, cada sector ha aportado su esfuerzo y su talento para salir adelante. Ésta es la base de nuestra fortaleza, el común denominador que por fortuna que distingue  a los mexiquenses.
“En efecto, México vive una situación compleja. A la recesión económica global y al clima de inseguridad que priva en diversas zonas del país, se añadió una emergencia que puso a prueba la capacidad de nuestro sistema de salud.
“El comportamiento de los indicadores económicos hace aún difícil un pronóstico certero sobre la evolución de la recesión; tampoco hay consenso respecto a si la crisis ya alcanzó sus peores niveles.
“Con la instalación de la nueva Legislatura federal y la reciente convocatoria del Presidente de la República, se ha fomentado el debate sobre la necesidad de llevar a cabo reformas profundas en diversos ámbitos de la vida nacional.
“En el Estado de México tenemos muy claro que más allá de meros ajustes a las finanzas públicas, la prioridad, la verdadera urgencia, es evitar que la crisis siga afectando la vida y bienestar de nuestra gente.
“No podemos cruzarnos de brazos justificando que esta crisis tiene un origen externo, ni esperar que las soluciones vengan de fuera. Tienen que tomarse medidas internas contundentes y sobre todo con una mayor eficacia.
“Hay que actuar rápido sin perder la perspectiva de largo plazo; impulsar mejores políticas públicas que impacten positivamente la vida cotidiana. No debe retardarse más la reactivación económica con disputas y desacuerdos, que han provocado el desencanto de los mexicanos.
“Cada quien, en el ámbito que nos corresponde, debemos hacer nuestra parte y dar cuentas sobre nuestro desempeño. No hay pretexto para dejar de encarar los problemas.
“La gente espera respuestas de sus instituciones y de sus servidores públicos. Quiere que la democracia electoral se traduzca en eficacia de gobierno; quiere que su voto, además de modificar la correlación de fuerzas, le signifique mejores condiciones de vida.
“Los mexicanos desean recuperar la tranquilidad y la paz, desean vivir en un país donde todos, ciudadanos y autoridades, respetemos la Ley. Por ello, la política de seguridad debe ser una política de Estado.
“Una política que se sustente en una nueva cultura de prevención social; que enfatice la investigación y la inteligencia; que combata la impunidad y promueva la credibilidad de las instituciones.
“La delincuencia debe enfrentarse de manera unificada por todos los componentes del Estado, con respeto a las jurisdicciones, con plena coordinación entre corporaciones, y sobre todo fundamentar  con confianza en todos los  órdenes de gobierno.
“Nuestro  país necesita recuperar la senda del crecimiento económico en el corto plazo, pero además, es necesario impulsar su potencial productivo para el futuro. La crisis nos ha demostrado en el mundo, el papel fundamental del Estado para evitar que se acentúe el colapso de los mercados.
“Hoy más que nunca, el Estado mexicano debe asumir mayor responsabilidad en la rectoría del desarrollo nacional. Debe impulsar las energías creadoras de los mexicanos, en todos los ámbitos económicos y en todas las escalas sociales.
“El Estado debe asumir su liderazgo en el desarrollo integral, el que aminore las distancias entre segmentos sociales, el que contribuya a desterrar las diferencias entre regiones, el que integre al país en un solo rumbo y que esto permita que nuestro país funcione a un mismo ritmo.
“Para eso son las políticas públicas, para encauzar los esfuerzos individuales hacia objetivos sociales compartidos; para crecer como país cerrar la brecha entre los mexicanos.
“No debemos minimizar ni mucho menos ignorar el fenómeno de la pobreza. Éste es el gran rezago de nuestra historia. Para ser un país desarrollado, debemos resolver las condiciones de pobreza en que vive la mitad de este país, ésta es la gran revolución, la gran deuda pendiente en este país.
“Por eso, las instituciones del Estado están obligadas a defender los programas sociales, a fortalecerlos y renovarlos, para que logren que todos los mexicanos se incorporen plenamente  al desarrollo.
“Los momentos más trascendentes del país han estado marcados por la lucha contra la desigualdad. Aprendamos de las lecciones del pasado, finquemos la paz y estabilidad de México en verdaderas condiciones de justicia, igualdad y solidaridad.
“Dentro de un año, habremos de celebrar el Bicentenario del inicio de la Independencia y el Centenario de la Revolución. Dos siglos que han integrado a varias generaciones de mexicanos en un solo propósito: ser una nación independiente, justa e igualitaria.
“Estas conmemoraciones nos llevan a valorar lo que hemos logrado; a reflexionar sobre lo que aún queda por resolver. Es tiempo de que contemos con un gran objetivo compartido, con una visión de país que nos convoque a todos y evite la polarización social: nadie hará por nosotros lo que no seamos capaces de procurar por nosotros mismos.
“La mejor forma de celebrar nuestra Independencia y Revolución, es lograr un gran acuerdo para la transformación nacional. México requiere movilizar a la sociedad y aprovechar sus fortalezas, para convertirse en la  gran potencia mundial que tiene derecho a ser.
“Esta aspiración es totalmente alcanzable, dejemos atrás los complejos nacionales, el trauma de nuestra historia, seamos todos parte de un gran proyecto de nación.
“Es necesario tomar en cuenta a las diversas voces de la sociedad. Hay que ir con la gente, escucharla, utilizar todos los instrumentos y recursos a nuestro alcance, para saber qué piensa y cuáles son verdaderamente sus mayores exigencias.
“Es tiempo de que la política sirva para impulsar la agenda de la sociedad, no para que los políticos le impongan su agenda a la gente.
“Hoy México requiere de congruencia. No se puede convocar a la unidad de propósitos y al mismo tiempo actuar con consignas electorales o intereses de corto plazo; porque al final este tipo de  alianzas que sólo denotan ambición por el poder.
“Los consensos que requiere el país ameritan integridad y respeto: en la auténtica política no hay espacio ni para las simulaciones ni para los dobles discursos.
“Quiero ser firme, claro y contundente en el Estado de México estamos con la República, con la firme voluntad de contribuir a la verdadera transformación del país y respaldar todo esfuerzo para elevar la calidad de vida de los mexicanos.
“Por encima de cualquier interés de grupo o partidario, tenemos una convicción firme: México va primero.
“En este año electoral los mexiquenses demostraron nuevamente su madurez cívica. En nuestro estado, tuvimos más del 52% de participación ciudadana; lo que corrobora la confianza de los ciudadanos en la democracia y sus instituciones.
“En las elecciones para ayuntamientos, el 62% de los municipios cambiaron de opción política, demostrando que la pluralidad es parte de nuestra normalidad democrática.
La alternancia, como decisión ciudadana, es resultado de la evaluación sobre la gestión gubernamental, pero también de la expectativa creada por las nuevas ofertas políticas.
“Mi reconocimiento a todos los actores y partidos políticos con presencia en la entidad, por haber asumido una actitud responsable, madura y apegada a la legalidad.
Esta mañana tuvo lugar la primera sesión de la cincuenta y siete Legislatura del Estado de México. En esa solemne ceremonia, tuve oportunidad de escuchar los planteamientos y posturas de las distintas fuerzas políticas representadas en esa soberanía estatal.
“Queda claro que, una vez concluido este proceso electoral, debemos unir esfuerzos para seguir haciendo realidad las expectativas y anhelos de los mexiquenses.
“El compromiso del Ejecutivo es trabajar hasta el 15 de septiembre de 2011, con todas y cada una de las autoridades a quienes la mayoría ciudadana eligió, teniendo siempre al Estado de México como nuestra inspiración fundamental. No hay tiempo para complacencias y menos para distracciones.
“Como Gobernador, la mejor manera de agradecer el honor que me han conferido los mexiquenses es con hechos, con resultados y con una entrega total a la labor encomendada.
“He guiado mi conducta en el gobierno con tres orientaciones básicas: cumplir mis compromisos con todos los municipios; mantener comunicación y cercanía con los ciudadanos de mi estado  y trabajar con los mexiquenses para convertir al Estado de México en el gran polo de desarrollo que beneficie a todos sus habitantes.
“Estoy convencido que el gobierno debe estar ahí, al lado de la gente, siempre con la gente, especialmente en los tiempos difíciles: cuando hay enfermedad, cuando hay desempleo, cuando han sufrido por la violencia. Ahí debe estar el apoyo solidario y eficiente del gobierno.
“Los gobiernos no sólo deben hacer suyas las demandas y necesidades de nuestra población, deben también hacer suyos los sueños y esperanzas de nuestra  gente, de nuestros  niños y nuestros jóvenes, de nuestras  mujeres y nuestros adultos mayores.
“Con confianza en el futuro, con la certeza que nos da nuestra unidad; con la fortaleza que nos da ser mexiquenses; seguiremos dando lo mejor de nosotros.
“En nuestras manos está construir un mejor destino. Aprovechemos nuestros talentos y capacidades. Confiemos en nosotros mismos.
“Fomentemos en los hogares, en las escuelas, en nuestros lugares de trabajo, una cultura que nos lleve al éxito, a la realización de nuestros sueños personales y colectivos.
“Confío plenamente en los mexiquenses, en su perseverancia y voluntad, en su inagotable capacidad para ser mejores.
“Confío en que sabremos superar diferencias para construir sinergias hacia un mismo objetivo.
“Confío en que la actual coyuntura es una oportunidad para renovarnos, para salir adelante, para superarnos cada día.
“Confío, en fin, en la sabiduría de los mexiquenses para seguir construyendo un mejor futuro cada día.
“Señoras y Señores, frente a ustedes digo:
¡QUE VIVA EL ESTADO DE MÉXICO!”




Agregar un comentario