Elecciones en Turbulencia

145

pag18-190La nación mexicana se encamina a las Elecciones Federales del 5 de julio, para elegir a 500 diputados federales, 6 gobernadores y centenares de presidentes municipales, diputados estatales, asambleístas en el D. F. y delegados del Distrito Federal, en medio de una turbulencia política y una Guerra Sucia entre partidos políticos, encabezada por el presidente del PAN, licenciado Gérman Martínez, cuya conducta creó a lo largo de los últimos meses un ambiente de zozobra y confrontación no sólo entre los partidos, sino entre dirigentes políticos.

El proceso electoral también se ha visto enturbiado por los acontecimientos de Michoacán y Zacatecas, que tendrán reflejo indudable en el alejamiento de las urnas por parte de los ciudadanos no sólo en esas entidades sino en el resto del país.
La violencia general desatada en el marco de la guerra al narcotráfico y la delincuencia organizada, es otro factor a considerar como nocivo, para la asistencia de los ciudadanos a las urnas.

La grave crisis económica que ha postrado al país, crisis que se agudizó con los efectos económicos por la epidemia porcina, ha creado un ambiente depresivo y de decepción en amplios sectores de votantes, que tal vez preferirán no asistir a cumplir con su deber ciudadano el 5 de julio.

Se ha creado, también una corriente de opinión que está impulsando a sectores de votantes a emitir su voto en blanco o a anularlo como una forma de protesta contra la situación económica y política que se vive, y como una reprobación a la actuación de los partidos políticos y de los dirigentes del país.

ELECCIONES EN RIESGO

pag18-21 principal.inddPocas veces se había visto en el país una situación electoral tan anómala, como la que se está viviendo. Los efectos psicológicos de la epidemia, el temor a la violencia desatada; los acontecimientos de Michoacán y Zacatecas; el choque y denuncias políticas entre Miguel De la Madrid y Carlos Salinas de Gortari, ex Presidentes de México; la guerra sucia desatada por el nuevo presidente del PAN, Gérman Martínez, en contra del PRI y sus dirigentes, y la crisis general económica profunda por la que atraviesa el país son los factores decisivos que están alejando a la población del sistema electoral mexicano.

A lo anterior se agrega un rechazo y desconfianza en el Instituto Federal Electoral, cuyos actuales dirigentes dieron claras muestras de ambición económica al intentar elevarse sus sueldos en forma desproporcionada, lo que irritó a la opinión pública a principios de año, cuando ya se notaba que vendría en una forma arrolladora la crisis económica que hoy tiene paralizada la economía y en un grado de depresión profunda, que la hará caer en (-) 8% según el INEGI, y que pudiera llegar a ser de más (-) 10%, según expertos economistas del sector privado y de la UNAM.

AMBIENTE DE DECEPCIÓN POPULAR

pag18-21 principal.inddEn el país priva un ambiente de decepción popular tanto por el hecho de que el sistema político ha demostrado un alto grado de corrupción e ineficacia como porque la crisis económica mexicana es mucho más profunda que en la mayor parte de los países del mundo incluidos los Estados Unidos y Canadá, China, Brasil, Venezuela, España, Francia e Inglaterra, y también Rusia y Japón.
Ningún país comparable a México y ninguno de sus dos grandes socios en el TLCAN (Estados Unidos y Canadá), tendrá una caída tan grande en su economía (-) 8% del PIB y tampoco ninguno ha registrado un nivel de devaluación de su moneda tan amplio ni un grado de desempleo tan gigantesco como el de México.

Así que, la combinación de Guerra Sucia política y Crisis Económica profunda, Crisis Sanitaria y violencia por la lucha anti narco y anti crimen organizado, conducen a la nación a unas elecciones con gran ausentismo, que tal vez sólo registre el 30% de los votantes registrados y que implique, a la vez, un enorme número de votos en blanco o votos nulos de protesta, como nunca en la historia reciente habría ocurrido.




Agregar un comentario