Regulación de las Tasas de Interés a Tarjetas de Crédito

288

Por Julio A. Millán B.

Existen argumentos en contra de la regulación a las tasas de interés para tarjetas de crédito, como son la libre competencia, el ajuste propio del mercado y el alto grado de morosidad en el rubro del crédito al consumo.

El argumento relacionado con la gran morosidad de los acreditados es débil y ambiguo, ya que los acreditados son morosos debido precisamente a las altas tasas de interés que enfrentan y a las desproporcionadas líneas de crédito que los bancos les extienden y que promueven un uso irresponsable de las tarjetas. Por otro lado, los mismos bancos distorsionan el mercado al cobrar una misma tasa tanto a tarjetahabientes con buen historial de pagos como a los morosos; esto además de ser injusto, genera desequilibrios. Si los bancos han de hacer eficiente su operación deberían segmentar su mercado de tarjetahabientes de acuerdo con su historial de pagos, premiando a los cumplidos con una tasa muy por debajo de la actual y en adición, cobrando a los incumplidos una sobretasa.

En relación con la libre competencia, es cierto que existen decenas de emisores de tarjetas de crédito en el país, pero su débil posicionamiento en el mercado no les permite competir con los grandes bancos. Las condiciones para la competencia no son del todo favorables ya que existen barreras que promueven un mercado concentrado en un par de bancos.

En vista de que las instituciones bancarias no han tenido el ánimo de promover la eficiencia y de proporcionar un buen servicio a precios internacionales, resultaría positivo que las autoridades monetarias –escuchando la voz del Congreso – limitaran las prácticas bancarias ineficientes y que eventualmente pudieran ir más allá, encontrando mecanismos que sin violentar la libre competencia comenzaran a disminuir las tasas de interés para tarjetas de crédito. Es hora de que los bancos extranjeros tomen consideración de un mercado tan importante como el mexicano y que sean congruentes en sus cobros en todos los países donde operan.




Agregar un comentario