México 2009 en estanflación

167

Siempre hemos señalado que existe una dicotomía entre el mecanismo de controlar la inflación por un lado y el de tener una agenda de desarrollo por el otro, donde por una parte, el Banco de México toma las decisiones respecto al control monetario y por otra, se establece la política de desarrollo económico emanada del Poder Ejecutivo, a través de  la Secretaría de Hacienda, en compañía de la Secretaría de Economía y de la Secretaría del Trabajo, en algunos casos. Por esta razón, si se busca impulsar el crecimiento por la vía monetaria, nos encontramos con la barrera de las restricciones que el Banco Central establece.

En la actual coyuntura, varios de los síntomas del estancamiento económico de nuestro país vendrán como efecto de la recesión del mercado exterior y del desajuste derivado de la crisis financiera monetaria y mundial, por lo que, neutralizar los efectos negativos de este debacle económico requerirá de un gran talento y de una coordinación de todas las autoridades que tienen influencia en materia económica.

Esto nos lleva a la urgente necesidad de establecer de manera coordinada un PLAN NACIONAL DE FOMENTO ECONÓMICO que genere empleo remunerado en la economía formal y con el cual, se logre vigorizar al mercado interno. Para ello, es fundamental constituir un convenio específico con todos los actores económicos y políticos en donde cada sector, segmentado por región y por actividad económica, se comprometa a la generación de empleos, tratando de alcanzar conjuntamente por lo menos 600,000 empleos nuevos en 2009, en lugar de la miserable cifra de la que se habla ahora, de ni siquiera 50.000 empleos.

Lo anterior ayudaría a mantener la actividad económica y entonces, podríamos esperar el pequeño milagro de crecer por lo menos al 1.2% y, confiar que para el periodo 2010-2011 la inflación se ubique alrededor del 3% y soporte la plataforma de lanzamiento con las reformas estructurales, tanto política, económica y social que le urgen al país.




Agregar un comentario