El IMEF, los contadores del sector privado, también aconsejan a Calderón

144

pag63-187El efecto de la crisis mundial sobre la economía mexicana se ha intensificado. Los resultados en materia de exportaciones reflejan una caída importante en la demanda externa, lo cual ha tenido efectos adversos importantes en la producción manufacturera.

Asimismo, el mal desempeño del sector industrial en Estados Unidos ha tenido un impacto significativo sobre su contraparte en México. Al mismo tiempo, los flujos de recursos del exterior se mantienen limitados y prevalece la cautela en materia de financiamiento, especialmente dada la turbulencia en los mercados financieros a nivel mundial. Esto es congruente con una desaceleración importante de la actividad económica interna.

Por lo anterior, prevemos que el crecimiento del PIB durante 2008 se haya ubicado alrededor de 1.3%. Desafortunadamente, si se consideran las perspectivas globales en materia de crecimiento, anticipamos que en 2009 la economía mexicana pudiera contraerse 1.5%, con un riesgo de que esta contracción pudiera ser mayor.

La expectativa de mayor debilitamiento de la economía mexicana, especialmente dada la integración con la economía de Estados Unidos, se ha visto reflejada en el comportamiento del tipo de cambio, que mantiene un sesgo importante hacia la depreciación en un entono de alta volatilidad.

En este contexto, las acciones en materia de política cambiaria por parte de la Comisión de Cambios se han enfocado en contener la volatilidad del peso frente al dólar y no en defender un nivel específico del tipo de cambio. La experiencia ha mostrado que una de las ventajas de mantener un régimen de tipo de cambio flexible es que facilita un ajuste ordenado del sector real. Sin embargo, este ajuste debe darse de manera ordenada y lo más predecible posible ya que, de lo contrario, pudiera propiciar desequilibrios que no son congruentes con la situación estructural de la economía.

Por otra parte, consideramos que las autoridades han tomado medidas apropiadas para contener el impacto de la crisis en la economía interna. Como hemos comentado en varias oportunidades, es de reconocer el esfuerzo en materia de gasto público por parte del gobierno programado para este año.

No obstante, coincidimos con las autoridades en términos de que no puede perderse de vista la importancia de la disciplina fiscal para garantizar la estabilidad macroeconómica. Si bien es de gran utilidad diseñar mecanismos que otorguen flexibilidad a la política fiscal para enfrentar situaciones como la actual, no debe ponerse en riesgo la salud de las finanzas públicas, ya que de otra manera pudieran comprometerse los logros alcanzados a lo largo de años.

Por ello, reiteramos nuestra posición en torno a que se deben plantear acciones que den certidumbre a las cuentas públicas, no solamente en materia de ingresos, sino también en lo referente al uso transparente y eficaz de los recursos públicos.

Por lo que se refiere la política monetaria, en la medida que el efecto de la depreciación del tipo de cambio sobre la inflación y sus expectativas sea limitado, el Banco de México tendrá espacio para reducir su tasa de interés de referencia.

Las acciones en materia de precios públicos, junto con resultados favorables en materia de precios agrícolas, han favorecido que la inflación general se haya reducido conforme a lo previsto por el propio Banco Central. Nuestra expectativa es que esta variable se ubique alrededor de 4.0% al final del año.

Sin embargo, la inflación subyacente se ha mantenido al alza, especialmente las mercancías. Esto sugiere que el efecto de la depreciación del tipo de cambio sobre los precios de muchos bienes se ha materializado y existen riesgos en torno a que la inflación general pudiera mantenerse por arriba de lo previsto. Esto significa que el Banco de México deberá abocarse a garantizar que la inflación regrese a niveles congruentes con su objetivo de largo plazo. Es sabido que la mejor manera en la que un banco central puede contribuir al crecimiento económico sostenido y, consecuentemente, al bienestar social, es a través de promover la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda.

Con base en lo anterior y a partir de la experiencia internacional, consideramos que las propuestas en materia de política monetaria que buscan asignar al Banco de México un doble mandato de manera explícita, se basan en un conocimiento erróneo de lo que la política monetaria puede hacer.

El crecimiento económico sostenido depende de factores estructurales asociados a la competitividad -para lo cual la certidumbre asociada a la estabilidad de precios es una condición necesaria- y no de lo que la autoridad monetaria decida hacer en un momento determinado.

Así, el incluir una variable de crecimiento como mandato del Banco Central únicamente vulneraría su autonomía y propiciaría un entorno de mayor incertidumbre que, en última instancia generaría menor crecimiento y mayor inflación. En nuestra opinión, estas acciones constituirían una salida errónea a un problema de carácter estructural mucho más profundo

RECOMENDACIONES FISCALES PARA LA INICIATIVA PRIVADA Y EL SECTOR PÚBLICO ANTE EL ENTORNO ACTUAL

Desde el punto de vista fiscal, es muy importante que las empresas actúen con serenidad en tiempos de crisis y valoren los efectos financieros en todos los aspectos, antes de tomar medidas drásticas que las coloquen en situaciones económicas más difíciles, con contingencias que pueden ser graves.

Lo mismo se aplica a los diferentes niveles de Gobierno Federal a fin de que mantengan el padrón de contribuyentes, para lo cual deben ofrecer estímulos fiscales que faciliten directa e indirectamente a las empresas y personas físicas, el cumplimiento de sus obligaciones y así mantenerlas en la economía formal. Estas medidas coadyuvarán a promover el empleo y la inversión y ayudarán a evitar la disminución de la competitividad empresarial nacional e internacional.
En estos momentos, es muy difícil determinar cuánto tiempo durará esta crisis y en qué medida nos afectará. El Gobierno Federal y muchos de los Estados están elaborando programas de infraestructura para tratar de disminuir significativamente el desempleo que sigue incrementándose.

Ante este panorama, es importante hacer algunas recomendaciones a las empresas, empresarios, trabajadores, Gobierno Federal y estatal, sobre las acciones que deben tomar para enfrentar la situación económica actual.
Estas medidas se sumarían a lo que cada uno pueda hacer por separado, ya que el efecto económico y financiero es muy diferente para cada empresa y persona.

Estas acciones deben ser concertadas, desarrolladas y validadas por quienes forman parte de la empresa u organización y su implementación debe ser inmediata para que sean oportunas.

Recomendaciones Personales y Empresariales

  • Mantenerse permanentemente informado y analizar cómo los cambios y las variables de todos los días (tasas de interés, tipo de cambio, etc.) nos afectan para el devengado y exigibilidad en el pago de impuestos, tanto a cargo del contribuyente, como de los retenedores.
  •  Conocer la forma de aprovechar las aportaciones realizadas al Infonavit para concretarlas en obtención de financiamientos.
  •  Investigar la forma de aprovechar los beneficios del IMSS para los empleados, y en caso de despido, continuar con las aportaciones personales para seguir acumulando semanas para beneficio social y de inversión en la pensión.
  •  Las aportaciones a planes de retiro para personas físicas son deducibles de ingresos para la declaración del 2008 hasta por 152 mil pesos, independientemente de ir haciendo una inversión para el futuro.
  •  Resulta indispensable contar con buenos presupuestos a corto y mediano plazo.
  •  Analizar la opción de que los ingresos gravables para el IETU e ISR sean iguales, es decir con base al devengado.
  •  Tomar en cuenta opciones de cambio en porcentajes de depreciación fiscal por los activos.
  •  Evaluar el momento oportuno para llevar a cabo inversiones en activo fijo, cuál deberá ser el porcentaje de depreciación en ISR, y cuándo debe ser su pago para IETU.
  •  Analizar la factibilidad de anticipar ciertas compras y gastos.
  • Conocer cuáles son los niveles de inventarios y su efecto en la acumulación diferida, que deriva de la opción asumida a finales de 2004, con sus efectos a partir de 2005.
  •  Recordar que al pagar el IETU en un mes, causando ISR, se difiere su recuperación, o incluso se puede llegar a perder.
  •  Tener en cuenta que el pago de IETU no genera CUFIN, por lo que al pagar dividendos se tiene que pagar además el ISR.
  •  Estar consciente de que los pagos provisionales de ISR son estimados, se puede pedir su disminución o exceptuar pagos a partir del sexto mes; en el IETU no hay posibilidad de reducción.
  •  Saber que si hay amortización de pérdidas fiscales en ISR, el pago del IETU puede tener costos financieros muy importantes.
  •  Considerar que algunas provisiones en ISR no son deducibles, sino hasta recibir el pago, como las hechas a asociaciones civiles (AC), sociedad civil (SC), Sociedades Cooperativas, Donativos y transportistas y personas físicas, los cuales coinciden con IETU en tiempo.
  • Analizar que no se duplique el pago del ISR y del IETU por acumulación de ingresos en diferentes ejercicios.
  •  La implementación de la factura electrónica tiene grandes ventajas y a su vez costos, por lo que se sugiere llevar a cabo un diagnóstico al respecto.
  •  Mientras subsistan los dos impuestos, tomar en consideración la regla de tres de una base de 100 de ISR, que a la tasa de 28% resulta 28 de impuesto, mientras que una base de 165 de IETU a la tasa del 17%, resulta 28 de impuesto.
  •  Saber que se pueden acumular los ingresos de IETU en la misma fecha que se hacen acumulables para ISR, y que el efecto de no perder el acreditación puede ser importante.
  •  Tener en cuenta que la presentación de declaraciones al inicio del plazo de presentación tanto para las empresas (del 1 de enero al 31 de marzo), como para las personas físicas (del 1 de febrero al 30 de abril) puede significar ahorros en los pagos provisionales.

Gobiernos Locales y Federales, SHCP, SAT y Legisladores

La situación económica y financiera actual, representa el momento ideal para que los gobiernos estatales continúen buscando la aprobación e implementación de las recomendaciones sobre Federalismo Fiscal en los diferentes impuestos, los cuales generarían una recaudación estatal no dependiente de las participaciones que recibe el Gobierno Federal.
Es indispensable apoyar el Acuerdo Nacional en Defensa de la Economía Familiar y Empleo (ANDEFE), pero los sueldos y salarios resultan gravosos para determinar la base del IETU en la técnica fiscal del impuesto acreditable.La obligación de otorgar facilidades administrativas en época de escasa liquidez resulta clave para mantener el padrón de contribuyentes cumplidos, por lo que es indispensable que se den facilidades para declarar y pagar los impuestos federales a la SHCP.

Al analizar los resultados del primer año de recaudación del IETU y con los informes de las partidas de transición, pueden hacerse ajustes sobre la vigencia de este nuevo impuesto. Lo anterior no quiere decir que el impuesto haya sido un error, pero debe capitalizarse el conocimiento de lo sucedido en la práctica y aprovechar la curva de aprendizaje tanto operativo como en la recaudación, con el fin de acelerar la transición entre el ISR y el IETU.

Es indispensable que a la brevedad posible, las Comisiones de Hacienda de ambas Cámaras estudien, evalúen y obtengan toda la información necesaria por parte de la Dirección de Estudios Económicos de la Cámara de Diputados, para evaluar los cambios necesarios que apuntalen los cinco pilares del ANDEFE y en general para ayudar al país. Hoy, para que una reforma fiscal sea verdaderamente incluyente debe contener las recomendaciones de la OCDE.
Cabe destacar que no es suficiente la aprobación del Presupuesto de Ingresos y Egresos de 2009 y el respaldo de un blindaje por la cobertura de hidrocarburos en este año. A partir del 2010 habrá una diferencia importante de ingresos porque no hay excedentes de precios en 2009 y los excedentes de 2008 ya fueron utilizados para hacer frente a la crisis. Lo anterior, aunado a la actual y evidente reducción de producción de hidrocarburos, y que sobre la cual está basado el ingreso de este año, nos presenta un panorama poco sano.

Actualmente, algunos países ya han anunciado e implementado iniciativas fiscales con un enfoque específico en la crisis actual, tal es el caso de países como Estados Unidos, Luxemburgo, Alemania, Rusia, España e Italia.
Los conceptos específicos cuyo efecto económico y aplicación habría que analizar, no con el ánimo de proponer baja en las tasas de impuestos, ni de reducir la recaudación, sino para dar facilidades administrativas, operativas y financieras a los contribuyentes cautivos, entre otros serían los siguientes:

  • Apresurar el régimen de coexistencia de ambos impuestos
  •  Repatriación de capitales con atractivo de anonimato
  •  Reducción de pagos provisionales para ISR desde el primer mes
  •  Reducción de pagos provisionales para IETU
  •  Deducción total de gastos de viaje, hoteles, restaurantes y automóviles, en renta y adquiridos
  •  Flexibilizar la deducción de incobrables y en general cartera vencida, que ha venido creciendo de manera sustancial con motivo de la crisis.
  •  Pago en parcialidades, en forma inmediata, a cargo, propios y retenidos de terceros
  •  Diferir acumulación de inventarios en IETU por transición
  •  Permitir deducciones de compras, incluyendo la de terrenos adquiridos con anterioridad a la entrada en vigor del IETU
  •  Devoluciones rápidas, expeditas, de los saldos a favor, con actualización e intereses.
  •  Ampliar la deducción inmediata a todas las ciudades del país
  •  Pago de impuestos federales con tarjeta de crédito
  •  Respetar recuperación del Impuesto al Activo.
  •  Disminución de porcentaje de retención del ISR por intereses pagados por bancos
  •  Promover la industria automotriz eliminando el gravamen por la tenencia o uso de automóviles, que inhiben la adquisición de vehículos, así como proteger a dicha industria y las que por ende dependen de ella (autopartes, en general proveedores) por la importación de autos que incrementan significativamente la contaminación del medio ambiente
  •  Reglamentación fiscal de FIBRAS y SIBRAS para su bursatilidad
  •  Implementación de Impuestos directos al consumo y los ecológicos
  •  Exentar temporalmente creación de nuevos empleos
  •  Reducción temporal de los impuestos locales de sueldos y salarios.
  •  Incorporar la jurisprudencia a las leyes fiscales
  •  Que inicien las actividades de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente
  •  .Recomendamos enfáticamente una Reforma Fiscal integral seria, la necesaria para el país, no la posible para los legisladores.

Conclusiones y recomendaciones:

  • En época de crisis se deben aprovechar las oportunidades financieras y políticas
  •  El cumplimiento debe ser oportuno y en forma
  •  Seleccionar opciones es un derecho y un beneficio de Ley
  •  Se debe conocer anticipadamente el efecto financiero para la toma de decisiones
  •  Resulta indispensable la preparación de presupuestos a corto (mensuales) y mediano plazo (semestral y anual)
  •  Definir la mejor estrategia y darle seguimiento a una verdadera reforma fiscal, la cual debe incluir un IVA generalizado.

MENSAJE DEL PRESIDENTE

El entorno financiero actual es sumamente complejo, hemos sufrido ya algunos de los impactos producidos por la crisis mundial y tenemos plena conciencia de que todavía seguiremos viviendo otros.
No podemos dejar de reconocer los impactos, tales como, menores exportaciones, menor turismo, menores flujos de remesas, menor generación de empleo, menor inversión extranjera y fuertes restricciones al crédito.
Al respecto hemos conocido muchísimos análisis por parte de todos los sectores y de muchos expertos, pero no dejemos que el análisis nos lleve a una parálisis, en IMEF nos hemos caracterizado por hacer importantes contribuciones siempre oportunas y siempre propositivas.

Por ello en IMEF reconocemos que es muy importante que en el presente año se incentive la actividad económica, para lo que proponemos medidas inmediatas en materia fiscal (ya antes expuestas) y cuyo objetivo es ayudar a los contribuyentes a que puedan cumplir en tiempo y forma sus obligaciones fiscales en momentos difíciles. Lo anterior evitaría reducir su capacidad de operación, facilitaría su existencia y fomentaría el pago de impuestos.
pag30-187Nuestras medidas de corto plazo atienden el fomento al empleo, el apoyo a la liquidez, el fomento al ahorro y la inversión, la reactivación de algunos sectores de la economía, entre otras.
Desde el punto de vista técnico fiscal, no podemos soslayar las implicaciones que en materia de recaudación habrá en una recesión. Sobre todo cuando coexisten dos impuesto “directos”, ISR e IETU, los cuales resultan ser muy diferentes en cuanto a la determinación de su base.

Las crisis económicas vienen y se van, lo importante es cómo enfrentarlas y cómo aprovechar las oportunidades que representan. Esta crisis puede ser una gran oportunidad para México, siempre y cuando reconozcamos con madurez la gravedad de la misma y actuemos con inteligencia en todos los ámbitos, incluso en el internacional y en particular en nuestra relación con los Estados Unidos. Pero también a nivel micro, en las empresas, cuidando los flujos de efectivo y en particular la relación con los clientes; y en las familias actuando con la prudencia necesaria.
En materia de escasez de crédito y los altos costos del mismo, es urgente que cada institución crediticia evalúe sus riesgos, establezca sus controles y reactive el otorgamiento de financiamientos que contribuyan a la reactivación económica.

Sin duda este año nos depara grandes retos en un entorno económico-financiero muy difícil, en el que veremos empresas nacionales y multinacionales tratando de sobrevivir y un gobierno luchando por reactivar las condiciones económicas básicas para el crecimiento de nuestro país. Es muy claro que todos los sectores de la sociedad debemos contribuir para sacar adelante a nuestro país de manera rápida y efectiva.

Tenemos un compromiso con nuestro país y por ello presentamos claramente cómo en IMEF podemos hacerlo:

  1. Constituir los Comités que sean necesarios para ayudar al legislativo y al ejecutivo en el análisis de iniciativas
  2. Participar en la creación de un órgano multisectorial de supervisión que asegure la realización con oportunidad, eficiencia y transparencia de las iniciativas del Acuerdo Nacional
  3. Colaborar con la SHCP en la difusión del Civismo Fiscal
  4. Difundir los Principios de Ética de los Ejecutivos de Finanzas
  5.  Contribuir con una ponencia que sirva de apoyo en propuestas de solución, que llevará por título “Motores para la Recuperación”
  6.  Impulsar la investigación a través del Premio Nacional de Investigación Financiera
    Finalmente, es importante que todos contribuyamos a recobrar la confianza de la comunidad internacional en nuestro país.



Agregar un comentario