La Fundación Ayú representa ya un factor real de desarrollo: Luis Antonio Ramírez

166

Por Luis Antonio Ramírez Pineda*

Amigos y amigas:

Quiero aprovechar mi intervención para hacer un balance de lo que hemos hecho y nos permita valorizar objetivamente el camino seguido y proyectar nuevos planes, apegados a las condiciones y posibilidades que nos ofrece la realidad y de acuerdo con las fuerzas y voluntad de todos nosotros.

Durante este año celebramos muchos encuentros; encuentros que nos han dado la oportunidad de revisar y evaluar con ustedes, muchas de las acciones que hemos venido realizando a lo largo de estos años.

Nos reunimos aquí, con las entusiastas mujeres de ITAN-YEE, compartimos las ilusiones que representan los niños CHISPITAS, apuntalamos a los comprometidos representantes de los COMPADRES, innovamos con las emprendedoras representantes de las cajas de ahorro, nos organizamos con los esmerados productores del campo.
Además visitamos sus pueblos, nos reunimos con los grupos, evaluamos con las familias, platicamos con las personas, de sus proyectos, de sus necesidades, de sus preocupaciones, de sus sueños.

Nos hemos comprometido a seguir del lado de ustedes, a juntos dar la batalla, cada quien desde su trinchera, cada quien en la medida de sus posibilidades, cada quién con la esperanza de progresar y poder transformar la forma de vida de nuestras familias y de nuestras comunidades.

Estamos convencidos de que juntos, organizados, podemos cambiar las condiciones de vida de las familias y sus comunidades. Nos inspira el deseo de transformar a nuestro pueblo, de hacer el bien común.
Nos guían nuestros valores, nuestros principios. Valores y Principios que en una sociedad como la nuestra se han ido perdiendo u olvidando, pero tenemos que rescatarlos.

Tenemos que hacer de nuestros hijos hombres de bien.Debemos hacerlos sentir orgullosos de la tierra de donde son.

Enseñarles con nuestro ejemplo lo que significa la RESPONSABILIDAD, que no es más que cumplir con el compromiso adquirido.

Actuar de manera HONESTA, DIGNA y LEALES con la palabra dada.

Busquemos que nuestros pueblos sean tierras de oportunidades para que nadie, nadie tenga que salir fuera a buscar su sustento.

Este año cumplimos 10 años del inicio de un sueño hecho realidad.

Esa es la filosofía de la Fundación Ayú, que hilvana principios y valores que son el sostén, la fuerza y el valor para soportar las vicisitudes de la vida.

Más de 350 cajas de ahorro en más de 200 comunidades que agrupan a más de 13 mil 500 ahorradores, han visto surgir los pequeñísimos bancos de las más humildes mujeres indígenas. Son cajas de ahorro con pequeñas cantidades de dinero, pero que muestran ya una razón, un valor, una filosofía, la inmensa voluntad de las mismas por liberarse de las ignominias cadenas de los agiotistas y usureros de la región.

Al ejemplo de sus mayores, se han sumado los chispitas. Hasta hoy, ya sumamos más de 3 mil niños ahorradores que se empiezan a forjar en la cultura del ahorro que cambiará, más temprano que tarde la geografía de la desconfianza, de la inequidad, de la injusticia.

En base a esta nueva cultura, como una estrategia más, hemos construido un intermediario financiero “Convengamos Todos”, que es el brazo microfinanciero del Instituto para el Desarrollo de la Mixteca.

A través de este, podremos otorgar crédito y con ello detonar muchos de los proyectos que están en puerta como el de la producción de maíz, el de jitomate en invernaderos, o para consolidar la comercialización de la jamaica, del chocolate, del hongo zeta, de la codorniz, del amaranto, del totopo, de la calabaza. Para reactivar las actividades comerciales como la pesca, o facilitar las actividades comerciales de las tiendas de abarrotes, de comida, de ropa. Eso sí, cuidando siempre el patrimonio de quien nos presta el dinero.

No proponemos dádivas, sino esfuerzos compartidos. No venimos a regalar sino a combatir prácticas que nos hicieron más miserables. No vamos a otorgar microcréditos para recibir a cambio la degradante disculpa de la impotencia. Venimos a construir juntos la cultura de la responsabilidad, del compromiso cumplido, del honor intachable.

La Fundación Ayú representa ya un factor real de desarrollo. En esta organización, quienes somos parte de ella, debemos de luchar por lograr nuestros ideales; son los ideales los que nos unen y por eso tenemos que defenderlos.

*Director General de “Convengamos Todos” y socio fundador de la Fundación Ayú.
Palabras pronunciadas por Luis Antonio Ramírez Pineda* en el X Aniversario de la Fundación Ayú. 22 de noviembre de 2008.




Agregar un comentario