Garza anuncia el triunfo de la Democracia el 4 de Nov.

107

pag30-184¡Bienvenidos todos! ¡Gracias por estar aquí con nosotros para festejar nuestras elecciones 2008! Es un honor que hayan decidido acompañar a nuestro equipo de la Embajada de los Estados Unidos, a los representantes de los partidos Republicano y Demócrata, a la American Chamber of Commerce, a la American Society y a la American Benevolent Society. De manera especial, quiero agradecer a Grupo Imagen por transmitir en vivo desde aquí esta noche. Así es que podemos decir que todos ustedes son parte de la noticia.

Gracias a nuestros invitados expertos que forman los paneles de discusión, dirigidos por la Dra. Isabel Studer, del TEC de Monterrey. También agradezco a Viviana Belsasso de “Opinión Pública” quien es nuestra maestra de ceremonias.

Al final de esta noche, el pueblo de los Estados Unidos habrá expresado su voluntad a través del voto para elegir a nuestro presidente número 44. La carrera hacia la Casa Blanca ha sido larga para ambos candidatos, y en muchos sentidos, histórica. En poco tiempo, por primera vez en nuestra historia, vamos a elegir a un afroamericano como presidente o tal vez a una mujer como vicepresidente.

Ya sea mexicanos o estadounidenses, todos aquí comprendemos la importancia de elegir a nuestros gobernantes. Nuestras dos naciones se forjaron en la lucha por este derecho que sienta las bases de la libertad en nuestras dos naciones. Durante más de dos siglos que han pasado desde que George Washington fuera electo como nuestro primer presidente, la democracia de mi país ha evolucionado al grado que no existen obstáculos que detengan los sueños de líderes de cualquier ámbito, ese anhelo de llegar a la presidencia. Y hoy celebramos este hecho.

Al reunirnos esta noche, festejamos todas las posibilidades que representa cada nueva elección. Y celebramos algo más: Celebramos el enorme privilegio y la gran responsabilidad que comparten los ciudadanos de todas las democracias: el poder expresarnos a través del voto.

Se ha dicho que nuestro voto es nuestra voz y, cuando participamos, nuestros líderes deben y tienen que escucharnos. Me queda claro que esta elección ha sido un poco distinta y percibo la emoción que sienten por ella no sólo en mi país, sino también aquí en México y en el mundo.

Hoy, todos los principales diarios, cadenas de televisión y estaciones de radio en México enviaron un equipo a cubrir las elecciones desde Estados Unidos, y desde México este evento se está transmitiendo en vivo por Internet.

De manera especial, quiero saludar a los estudiantes universitarios que nos acompañan. Ustedes más que nadie son quienes van a seguir construyendo la relación entre México y los Estados Unidos y queremos saber lo que están pensando, así que los invito a compartir sus ideas. Contamos con un espacio para bloguear donde pueden debatir y expresar sus opiniones además de compartirlas a lo largo del país. También los invito a participar en los paneles de discusión con nuestros invitados.

Apenas concluyeron una sesión que nos ayudó a entender mejor el Colegio Electoral. Y en unos minutos, otro grupo de expertos comentará sobre la importancia de las encuestas dentro de un proceso electoral. Y durante toda la noche, en esta pantalla podrán ver cómo van cambiando los colores del mapa electoral en tiempo real.

Sea quien sea el que gane esta elección, de una cosa sí estoy seguro: nuestro próximo presidente tendrá que reconocer que hoy y siempre México será uno de los amigos y aliados más importantes para los Estados Unidos. Nuestro próximo presidente tomará posesión con la seguridad de que México es un socio líder estratégico en materia de comercio y seguridad, y que hay que trabajar hombro con hombro por el bienestar de nuestros dos países.

Como he dicho, México y los Estados Unidos han llegado a una nueva era en nuestra relación. Una más abierta, madura, honesta y, sí, respetuosa. Nuestro próximo presidente encontrará una relación en la que enfrentamos los desafíos juntos, con una visión clara de lo que es posible. Y esta nueva era se debe en gran parte a los esfuerzos de muchos de ustedes.

Aunque no sea el protocolo ofrecer un brindis antes de conocer los resultados, lo que en realidad deseo hacer es brindar por la democracia que celebramos hoy y por la libertad que gozamos. Así es que les pido que me acompañen levantando sus copas para brindar, y ofrezco la sencilla oración que Dios bendiga no sólo a México y a los Estados Unidos, sino también a nuestro próximo presidente.

¡Salud!




Agregar un comentario