Barack Obama podría convertirse en el 1er. Presidente negro de los Estados Unidos, el 4 de nov.

150

pag08-182La lucha electoral norteamericana se acerca a su culminación con altas probabilidades para el triunfo de Barack Obama, el joven senador demócrata que podría convertirse en el primer Presidente negro de los Estados Unidos de América.

Los ideales del gran Abraham Lincoln sobre la igualdad y la libertad de los norteamericanos, sin distingos de raza ni condición económica y social se verían coronados después de siglo y medio y la lucha de Martin Luther King, que lo llevó al sacrificio al igual que Lincoln anteriormente, también se vería coronada: “Tuve un sueño…”, dijo Martin Luther King en el gran parque del Obelisco de Washington, frente a una multitud que buscaba la igualdad de los negros en la nación americana. Y ahora, por primera vez, ese sueño podría cumplirse a cabalidad de ser elegido Presidente de los Estados Unidos de América Barack Obama, hijo de padre keniata (africano) y madre blanca norteamericana.

“LA AUDACIA DE LA ESPERANZA”

En el libro “La Audacia de la Esperanza”, Barack Obama planteó como aspirante a la nominación presidencial los “reclamos del Sueño Americano”, que han conmovido al pueblo de aquél país y que lo llevó a vencer a la señora Hillary Clinton, primero, y después a ponerse a la cabeza en la carrera con John McCain, un viejo soldado y héroe de guerra norteamericano, que lamentablemente no supo o no pudo librarse de la sombra de George W. Bush, sobre todo en estos últimos tiempos de caos financiero y agudización del estado de guerra y tensiones internacionales.

“IGNORANTE E INOCENTE” LE LLAMO McCAIN A OBAMA

pag09-182En el primer debate por la Presidencia, el senador McCain llamó a Obama en repetidas ocasiones “ignorante” e “inocente”, “persona que no entiende ni sabe nada de los asuntos internacionales en los que está involucrado Estados Unidos de América”. Y esa ha sido la debilidad que las fuerzas republicanas han encontrado en Barack Obama.

Sin embargo, la esperanza que ha dado Obama al pueblo americano trabajador y pobre para un cambio que lo beneficie, y también a los agricultores pequeños y medianos, pequeños industriales y hombres de negocios, profesores, intelectuales, estudiantes y, en general, a la población que vive de su trabajo diario con esfuerzo, ha tenido un efecto enorme y lo ha puesto por encima de McCain en las encuestas.

Más recientemente, al estallar la gran crisis financiera y bancaria inmobiliaria, la popularidad de Obama ha crecido, toda vez que el plan de Rescate Bancario de George W. Bush estaba llevando a los “taxpayers”, pagadores de impuestos trabajadores y todo tipo de personas productivas, a destinar la fabulosa cantidad de 700,000 millones de dólares para el “rescate” de los banqueros que viven en lujosas residencias y que viajan en aviones particulares, que beben champaña y comen filetes todos los días, lo que indignó al pueblo americano.

George Bush había pedido al pueblo americano que pagara una especie de FOBAPROA, como el que impuso aquí Zedillo en beneficio de los banqueros entonces mexicanos y ahora extranjeros, rescate que no fue mucho menor al que ahora propuso Bush, ya que el FOBAPROA mexicano costó la enorme cantidad de 100,000 millones de dólares que el pueblo mexicano está pagando y pagará durante los próximos 50 años, a base de impuestos incluidos en el IVA, el IDE, el ISR, el IETU y otros. Pero el pueblo norteamericano no se dejó y protestó; envió cientos de miles de cartas a sus representantes en el Senado y en la Cámara de Representantes para que no votaran ese costoso y pesado rescate.

¿Por qué si las ganancias son para los banqueros de Wall Street, las pérdidas son para los trabajadores y los pagadores de impuestos en general? Preguntaron y repudiaron el Plan de Rescate de George W. Bush, quien vió caer su popularidad a 27% de los ciudadanos, arrastrando con él a McCain, que se sintió obligado a apoyar el Plan.
Está Estados Unidos cayendo en una recesión que puede ser larga, y Barack Obama podría tomar el papel de un nuevo Roosevelt.

El próximo 4 de noviembre veremos qué pasa en las urnas de la gran nación norteamericana.




Agregar un comentario