La Academia Mexicana de Ciencias denuncia la sobrexplotación de yacimientos petroleros por los gobiernos actual y recientes

206

Por Dra. Rosaura Ruiz

Presentación

p043_180El Senado de la República ha abierto un proceso de consulta inédito para reflexionar, enriquecer y sugerir propuestas en torno a  las cinco iniciativas presentadas por el Ejecutivo Federal.
Atendiendo a esta afortunada convocatoria, la Academia Mexicana de Ciencias realizó en junio el Foro Ciencia, Tecnología y Reforma Energética, organizado con la profunda convicción de que la ciencia mexicana es fundamental para la búsqueda de alternativas viables y pertinentes para hacer frente a los desafíos que encara el país. En este foro participaron investigadores de la UNAM, del CINVESTAV, del Instituto Politécnico Nacional, del CICESE, del Colegio de México, del Instituto Mexicano del Petróleo y muchos otros.

El Foro Ciencia, Tecnología y Reforma Energética

El encuentro al que convocó el mes pasado nuestra Academia, permitió suscitar la reflexión, socializar información y elaborar propuestas conducentes a atender la compleja agenda energética del país. Los especialistas que participaron en el evento, están concientes de los retos que marca la incesante integración internacional y son sensibles a la transición energética en curso, así como al tema del cambio climático. Por ello, se comprometieron en auspiciar un modelo de crecimiento que contemple la equidad social y el desarrollo sustentable.

Certezas de la problemática petrolera y energética

El documento que hoy entrega la Academia Mexicana de Ciencias a este honorable Senado de la República, producto de décadas acumuladas de investigación en la materia condensadas en estas jornadas, tiene como propósito el de plantear los grandes consensos de la comunidad científica participante en el Foro.
A lo largo de tres días de presentaciones informadas y analíticas, y de un amplio debate, se coincidió en los puntos siguientes:

  1. 1. Se debe promover la estructuración de una propuesta integral para la reforma energética del país. Hacer modificaciones focalizadas en los hidrocarburos y en PEMEX no es suficiente. Las iniciativas presentadas por el Ejecutivo Federal no contemplan lo concerniente a otras fuentes energéticas. Tampoco abordan los problemas fiscales, ni el tema de los gravosos pasivos laborales o el de un blindaje financiero adecuado para el sector petrolero y energético.
  2. Política petrolera y desarrollo del sector anclados en función de un sólo objetivo prioritario: la producción y exportación de crudo. Esto explica la sobreexplotación de yacimientos, el descuido en la elaboración de petrolíferos, una política de exportaciones de materias primas en lugar de derivados o de bienes con valor agregado, y el poco o nulo interés en otras fuentes de energía, fundamentalmente en las renovables.
  3. Las oportunidades exploratorias en aguas someras del Golfo de México se han ido reduciendo desde el año 2000. Las evidencias invitan a explorar en aguas profundas, sobre todo si se toma en cuenta que la explotación actual se concentra en cuatro áreas fundamentales: Cuenca sureste, Chicontepec, campos abandonados y aguas profundas.
  4. En el entendido de que las mayores ganancias de las grandes compañías petroleras provienen de la refinación y petroquímica, se constata una parálisis en la producción de petroquímicos, de tal suerte que México pasó en pocos años de ser un país exportador a otro importador en el renglón.
  5. Los países petroleros se están moviendo hacia el control de sus reservas petroleras, aplicando normas de operación y regulación para la participación de empresas privadas, sin por ello dejar el control de las reservas en otras manos ni dejar la industria de petrolíferos en manos externas.
  6. Tanto en México como a nivel mundial, la dependencia respecto de los hidrocarburos para la generación de energía se mantendrá en los próximos años. Se estima que todavía en los próximos 50 años el mundo tendrá una dependencia de las energías fósiles por encima del 50%.
  7. El mundo está sometido al incremento de los gases de efecto invernadero, principalmente el bióxido de carbono, debido al uso intensivo de los hidrocarburos,  que son los precursores del incremento de la temperatura media global y consecuentemente del llamado cambio climático, con las consecuencias para los seres humanos  y para todo el planeta que ello implica. Es imprescindible un uso racional de la energía y la sustitución de los combustibles fósiles por otras fuentes de energía.
  8. México dispone de un potencial energético solar significativo. Además, existen otras fuentes renovables de energía como la oceánica (mareas y corrientes marinas), cuyo potencial en México es prometedor. Después de la solar, la eólica y la biomasa, son los recursos que se consideran más abundantes en el país.
  9. PEMEX carece de un esquema de financiamiento propio, a pesar de los cuantiosos recursos que aporta y de su relevancia para las finanzas públicas; esta situación se origina por: (a) la falta de una estrategia energética de largo plazo como parte de la seguridad de la economía nacional; (b) la existencia o falta de coordinación de las políticas energéticas entre PEMEX y CFE; (c) una política de extracción indiscriminada de los ingresos petroleros vía régimen fiscal, al transferir la carga impositiva sobre la renta petrolera.
  10. PEMEX carece de programas agresivos que le permitan articularse con universidades y organismos académicos para desarrollar la investigación y la tecnología que requiere, así como para la formación de recursos humanos.
  11. PEMEX tiene la disponibilidad financiera propia necesaria para iniciar una política de exploración, producción y rehabilitación y ampliación de su industria; de ello dan cuenta los 15,000 millones de dólares del superávit primario y la existencia de excedentes petroleros por 30,000 millones de dólares; además, la federación debe considerar   los 90,000 millones de dólares de reservas en el Banco de México.

Limitaciones, insuficiencias o riesgos de las iniciativas

Las iniciativas del Ejecutivo han dado pie a replantear la política en materia petrolera y energética. El acuerdo del Senado ha permitido dar solución a una crisis parlamentaria y concitar los talentos de la Nación para discutir y aportar elementos sobre uno de los pilares en los que reposa el desarrollo del país y que es parte de la identidad de los mexicanos. En el marco del debate, se advierten las siguientes inconsistencias, limitaciones o riesgos respecto a la reforma energética:

  1. La presumible cesión a inversionistas privados, iría en contra de las tendencias que se observan en las grandes petroleras mundiales, privadas y públicas, consistente en la integración y coordinación de las cadenas productivas, desde la exploración, pasando por la refinación y la valorización de los petrolíferos.
  2. Al no abordar el tema de las energías alternas, las iniciativas del Ejecutivo Federal dejan fuera la posibilidad de que México inicie una transición energética hacia fuentes renovables y limpias. Esto también pone en cuestión  la posibilidad de que el país disponga de un suministro energético a largo plazo, que se apueste por un desarrollo equilibrado, se cuide el medio ambiente evitando los efectos adversos del cambio climático y se propicie la generación de riqueza y empleo a través del desarrollo de una industrial nacional de energías alternas.

Propuestas
A partir de las aportaciones especializadas de connotados científicos y con base en las deliberaciones a que éstas dieron lugar, la AMC plantea las siguientes propuestas:

  1. La reforma en materia de hidrocarburos debe enmarcarse en una política integral de energía y de modificaciones en el régimen fiscal y laboral de PEMEX.
  2. Se debe considerar la riqueza petrolera como factor de industrialización, de generación de tecnología con capacidad de exportación y de conocimiento que pueda ser transferido a otros segmentos sociales. En esta circunstancia, se debe apostar por una política económica que coloque al petróleo como recurso que provea una renta a la Nación, pero, sobre todo, que promueva  la participación del capital nacional para procesar el crudo y producir derivados, en lugar de centrar la atención en el papel tradicional de México como exportador de crudo y no de gasolinas y derivados.El país cuenta con los recursos humanos capaces de generar investigación y desarrollo para apropiarse y/o desarrollar las tecnologías de Energía Renovable (ER) y promover una industria nacional. Ello implicaría la creación de algunos cientos de miles de nuevos empleos. Por lo anterior, las energías renovables son una solución al problema energético de México y de su desarrollo sustentable.Se requiere además una política energética que considere el ahorro de energía,  la diversidad de fuentes, la sustentabilidad y el cambio climático. Por lo mismo, se requiere crear una Comisión Nacional de Energías Renovables (CNER), un Instituto Nacional de ER (INER) y una red nacional de centros de investigación regionales en ER.En particular para el desarrollo de las energías renovables en México se recomienda, entre otras medidas, que el  gobierno mexicano:a) Desarrolle de un portafolio federal de energías renovables que estipule que un porcentaje específico de electricidad debe ser generado con fuentes renovables.b) Promueva incentivos fiscales que permitan la implantación de sistemas solares distribuidos,  incluyendo los captadores solares para calentamiento de agua, dado que estas tecnologías reducen dramáticamente el consumo energético.c) Promueva el uso de residuos agrícolas, forestales y municipales y otros materiales de bajo costo y bajo impacto ambiental como fuentes de energías renovables valiosas.d) Otorgue financiamiento importante que apoye a la investigación científica y tecnológica y a la innovación en nuevas tecnologías de eficiencia energética.e) Proporcione incentivos fiscales que permitan que la industria mexicana se convierta en líder internacional en tecnologías renovables. La industria mexicana podría proporcionar tecnología competitiva costo-beneficio en energías renovables y convertirse en proveedor mundial de tecnología eficiente.El desarrollo de los bioenergéticos debe cuidar, de manera prioritaria, que no constituyan una amenaza a la oferta alimentaria ni para el medio ambiente. No a bioenergéticos producidos de maíz, ni de caña de azúcar.
  3. Es preciso fortalecer y ampliar la planta de ingenieros, en particular expertos petroleros y en energía,  eficiencia energética y energía nuclear.
  4. Planteamos también la necesidad de que se promuevan la reinstalación y el fortalecimiento de firmas consultoras nacionales especializadas en la industria petrolera.
  5. Consideramos urgente definir una política integral en materia de exploración, orientada a mejorar los niveles de recuperación de las reservas, explotar yacimientos aparentemente agotados con nuevas tecnologías, trabajar sobre aguas someras y ampliar los trabajos en aguas profundas.
  6. Se deben explorar nuevos modelos de empresas públicas con niveles de eficiencia, calidad de productos y servicios, flexibilidad, racionalidad, transparencia y rendición de cuentas.
  7. Se requiere una reforma en el sector petrolero que incluya elementos como los siguientes:a) La propiedad nacional sobre los hidrocarburos.a)  El dominio del Estado sobre la exploración, explotación y de aquellos otros procesos que garanticen la seguridad energética.b) Asegurar el usufructo del patrimonio para las generaciones futuras.c) Sustraer a PEMEX del tutelaje de la Secretaría de Hacienda. se subraya la urgencia de conceder efectiva autonomía presupuestal y de gestión a PEMEX.d) Reconsiderar la desarticulación de la empresa, el desmantelamiento de los cuadros calificados, la excesiva burocratización, la solución a la carga laboral, una nueva relación entre las áreas de explotación y las de refinación y petroquímica, con el objeto de hacerlas competitivas.
  8. La tasa de reposición de las reservas petroleras requiere una mayor inversión en las actividades upstream (de exploración y producción).
  9. La reforma energética debe considerar las negociaciones internacionales sobre cambio climático que tendrán lugar en 2009.
  10. Se requiere una revisión creativa y moderna del tema de los contratos en el ámbito petrolero.
  11. No se puede pensar en el futuro energético, ni siquiera en el puramente petrolero, sin una estrategia de investigación y desarrollo tecnológico a la altura de los retos del país.

Ciencia, tecnología y reforma energética

El crecimiento económico, el desarrollo social, el incremento de la productividad y más aún de la competitividad internacional tienen una fuerza motriz: el desarrollo científico y tecnológico. Baste con observar que los países desarrollados basan su crecimiento económico en la demanda creciente de conocimientos dirigida hacia los departamentos de investigación y desarrollo de las propias empresas o hacia diversas instituciones públicas o privadas de investigación (por supuesto, en México entre ellas, de manera fundamental, las universidades). Todo ese conjunto de instituciones o actores sociales que colaboran en generar conocimiento y aplicarlo de manera inmediata en la transformación de productos, procesos, modos de gestión, entre otros, constituyen sistemas nacionales de innovación que descansan en sistemas de ciencia y tecnología consolidados; de hecho, este circuito virtuoso hoy se conoce como I+D+I (Investigación, Desarrollo e Innovación).
Las economías emergentes, sobre todo las asiáticas, impulsaron su crecimiento desde 1970 con base en una acelerada y sostenida transformación productiva ligada a la inversión en ciencia y tecnología, sumada a importantes avances en materia de equidad social.
El desarrollo científico- tecnológico y la innovación ya no pueden seguir siendo considerados como procesos exclusivamente académicos y accesorios al desarrollo del país. No se puede mantener los ojos cerrados ante el hecho de que los indicadores internacionales coinciden en que la investigación y el desarrollo tecnológico constituyen un factor crítico en el desarrollo humano y en el crecimiento económico. El balance del estado de la ciencia y la tecnología, y de los beneficios que ha generado a economías desarrolladas y emergentes, obliga a plantear una perspectiva de amplio espectro, que atienda los rezagos, pero que también marque nuevas pautas y parámetros del papel de las ciencias en la vida cotidiana y productiva del país. Sólo bajo estas perspectivas podrán atenderse los desafíos como los que hoy se plantean.

Conclusiones

En suma, planteamos aquí la necesidad de que el Senado de la República y el gobierno federal aquilaten y tomen en cuenta la opinión de los expertos y de los diversos sectores sociales que se han pronunciado a favor de una Reforma Energética Integral. Esta reforma debe contemplar el tema petrolero dentro de una nueva política de desarrollo con sentido nacional, incluyente, que sea equitativa y cuidadosa del medio ambiente, y que comprenda el factor del conocimiento como la verdadera estrategia para reencauzar el desarrollo petrolero y energético del país en beneficio del desarrollo nacional y hacia niveles de competitividad internacional.
Estimamos por lo tanto que los principios que deben regir la configuración de un nuevo paradigma energético para el país son la seguridad energética, una visión integral y de largo plazo, una capacidad de conducción y el aprovechamiento y estímulo de las potencialidades de investigación, desarrollo tecnológico e innovación.

pag45-180La AMC, preocupada por los desafíos que enfrenta nuestro país, refrenda con estas reflexiones su profundo compromiso con el rigor científico, con las generaciones futuras y con México.
Senadoras y senadores, los científicos mexicanos estamos convencidos de que sin desarrollo en educación, ciencia y tecnología, seguiremos siendo un país con grandes sectores de población sumidos en condiciones económicas y culturales muy lamentables.
Señores senadores y senadoras: necesitamos ya aplicar el 1 por ciento en ciencia y tecnología lo más pronto posible. Creo que este año debería duplicarse el presupuesto. Actualmente se dedica el .3 del Producto Interno Bruto, según datos oficiales, a ciencia y tecnología. Tenemos que duplicarlo para lograr avances importantes.
Muchas gracias




Agregar un comentario